«Cando collemos o coche para ir á neve temos que ter claro a onde imos»

José Antonio Argibay, de la Axencia Galega de Emerxencias, y Jesús Villanueva, experto en seguridad vial de la autoescuela D&T Logistics ofrecen una serie de consejos para circular con nieve y granizo resumidos en el principio de «conduce tan despacio como puedas, tan rápido como sea necesario»


redacción

Es casi invierno. A nadie ha de extrañar entonces la llegada de la nieve y el granizo durante este fin de semana. Pero para disfrutar de las montañas nevadas o, únicamente, para desplazarse en coche a hacer la compra o a ver a un familiar es necesario ser precavidos al volante. Recordar ese principio fundamental que dice «conduce tan despacio como puedas o tan rápido como sea necesario». José Antonio Argibay, de la Axencia Galega de Emerxencias, y el profesor de autoescuela en D&T Logistics, experto en seguridad vial, Jesús Villanueva, ofrecen una serie de consejos para realizar una conducción segura con unas condiciones meteorológicas adversas. 

Antes de salir de casa, revisar el estado del vehículo

«Cando realmente se quere disfrutar do espectáculo da neve, o primeiro que hai que revisar é que o coche estea en perfectas condicións mecánicas. Mantemento e máis mantemento. Hai que revisar as rodas, pero tamén todo o sistema de iluminación para ver e ser visto», explica Argibay. Además,a su juicio, resulta imprescindible cuando se va a la nieve llevar cadenas: «Non me imaxino ir á neve sen elas ou levar unhas boas rodas de inverno que che permitan non ter que andar poñendo e sacando as cadeas». 

En este sentido, Jesús Villanueva coincide con Arjibay en la importancia del buen mantenimiento del vehículo. No solo para salir a conducir con nieve, también con lluvia. «Los neumáticos han de estar en perfectas condiciones, con el dibujo perfecto, porque cuando no tienen dibujo no despejan el agua». Además, comenta como a la hora de saber conducir con nieve «en otros países como Alemania cuidan mucho los tipos de neumáticos que pueden utilizar en nieve o hielo». Es más, dice, a la hora de formarse para sacar el carné de conducir exigen pruebas en nieve o hielo. 

consultar el estado de la vía en el teléfono de Tráfico 011

«Cuando vamos por una vía no sabemos qué nos vamos a encontrar -explica Villanueva-. De ahí la importancia de circular con prudencia». Para evitar sorpresas, Argibay recomienda hacer una llamada previa al número de la Dirección General de Tráfico 011, donde informan del estado de las vías: «Podemos chamar e comentar ''quero ir a este lugar e a estrada é esta'' Vanche dicir cómo está a vía porque pode ser que, de súpeto, haxa un vehículo atravesado e che entorpezan a viaxe». 

Pautas para conducir con nieve 

«El mayor problema de la nieve -dice Villanueva- es que da paso al hielo». Es por ello que, como apunta Argibay, «con neve, igual que con calquera outro fenómeno meteorolóxico, hai que adecuar a velocidade ás condicións meteorolóxicas, mover o volante con suavidade, facendo unha condución suave e progresiva que evite calquera tipo de volantazo, usando o pedal do freno o xusto. É mellor frenar coas marchas. Unha cousa fundamental tamén é manter a distancia de seguridade». Tanto Villanueva como Argibay coinciden además en que cuando hay nieve en la carretera hay que ir despacio, pero con marchas largas. «Cuando hay poca nieve lo mejor es seguir las rodadas, pero cuando hay bastante debe de circularse sobre la nieve limpia», dice Villanueva. 

¿Qué pasa cuando hay hielo?

El mayor problema es que no se vea la placa de hielo. «Debemos agarrar con firmeza el volante, evitar un giro brusco, los acelerones... pero con hielo nunca sabemos qué puede pasar. Hay que ir muy despacio, con una marcha larga y fijarse en indicadores que nos pueden marcar dónde puede haber hielo», explica el experto en seguridad vial. Además, recuerda que hay pistas que delatan la presencia de hielo: «Cuando la temperatura está en el entorno de los cero grados, o cuando es muy temprano por la mañana o al atardecer; zonas de sombra...». 

La lluvia también puede ser peligrosa

No es lo mismo conducir cuando están cayendo unas gotas que cuando cae agua a mares. Pero en ambos casos hay que ser precavidos. Según explica Jesús Villanueva, cuando caen las primeras gotas sobre el asfalto, esto hace que haya un firme deslizante al juntarse el agua con restos de carburantes o aceites que pueda haber sobre la vía. «Es cuando más accidentes suele haber», comenta. Por ello, dice que en esos casos «debemos regular la velocidad e ir más lentos».

Qué pasa después de esas primeras gotas, cuando la carretera llega a anegarse. «En esos casos que el agua inunda la calzada el problema que hay es que no sabemos cómo está el pavimento. Circular no es lo más óptimo, pero no lo es tampoco detenerse porque podría entrar agua en el tubo de escape y provocar problemas». Al mismo tiempo, recuerda que puede producirse el fenómeno de aquaplaning, que es una banda entre el neumático y la vía que lo provoca es que el neumático no tome contacto con el suelo y, por tanto, acaba deslizándose. Aunque la rueda tenga bien el dibujo puede deslizarse igual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Cando collemos o coche para ir á neve temos que ter claro a onde imos»