El Sergas sumará 1.319 profesionales tras resolver oposiciones pendientes

Juan María Capeáns Garrido
Juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Oposiciones en el recinto ferial de Silleda
Oposiciones en el recinto ferial de Silleda Picasa

Feijoo asegura que estabilizaría 3.500 puestos si el Estado se lo permite

04 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Alberto Núñez Feijoo ha retomado el mensaje de que son buenos tiempos para preparar una oposición en Galicia. Tras el silencio administrativo y la paralización de procesos al que obligó la pandemia, el Gobierno gallego ha recuperado el pulso del empleo público aprobando las ofertas referidas al ámbito sanitario y a los servicios generales que se prestan desde distintas consellerías. La acumulación de ofertas ha provocado que en el 2021 se vaya a alcanzar una cifra «histórica», en torno a las 7.600 plazas, la más alta de los últimos doce años.

El Gobierno aprobó en su última reunión ordinaria sendos decretos y, en el caso del Sergas, ha decidido incorporar a la nueva oferta todos los procesos acumulados, para sumar un total de 1.319 plazas de médicos. 652 son de la oferta del año acaba, y las demás son de las anteriores, que se van a resolver en el 2021. Ahí se mantienen las de enfermería y las 46 de servicios generales. En el campo de Saúde Pública se suman también convocatorias pasadas y serán 82 las plazas convocadas.

La novedad del 2021 para los aspirantes a integrarse de forma estable en el Sergas es que aquellos sanitarios que hayan desarrollado su actividad en hospitales comarcales tendrán un plus que ayudará en su valoración.

Feijoo reconoce que esta «gran» oferta se sustenta en las convocatorias no ejecutadas, pero insistió en que no se trata ni de lejos de la cifra que le gustaría alcanzar, que ronda las 3.500 plazas. Con esa dimensión, aseguró, se resolverían en buena medida los problemas de inestabilidad laboral en el Sergas, pero para ello es necesario que el Gobierno de España elimine las limitaciones a la tasa de reposición, solicitud que ha sido ignorada en los últimos años. «Se non nos deixan ofertar todas as prazas vacantes inevitablemente temos que facer contratos temporais», afirmó Feijoo, que advierte que con la inestabilidad laboral sufren «o persoal, o servizo e a xestión».

Para las consellerías

A la espera de la convocatoria educativa, que tradicionalmente celebra sus oposiciones en el mes de junio, son los trabajos asignados a las distintas consellerías los que suman más plazas accesibles a través de las pruebas que se van a desarrollar en los próximos meses. La oferta de la Administración Xeral roza los tres mil puestos, un 67 % más con respecto a los que se convocaron el año pasado. Buena parte de ellos están centrados en el sector social, con especialidades destacadas como las de técnicos en jardín de infancia (539), personal de limpieza y cocina (476), educadores (224), gerocultores (151) o los auxiliares de cuidadores (25). Y para el personal de las consellerías destacan los 102 puestos para el cuerpo auxiliar C2, los 160 para integrarse en el personal forestal o las 126 para los cuerpos superiores (A1) y de gestión (A2).

Del total, 2.567 plazas son de acceso libre, aunque la Xunta aclara que al menos 1.276 servirán para la estabilización y consolidación del personal del Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar.

Además, se crean 3.410 plazas más, pero estas tienen como objetivo la funcionarización del personal fijo ya existente, un proceso que se está desarrollando con éxito y que busca homogeneizar las condiciones laborales y estatutarias de los trabajadores de la Xunta. Para discapacitados se reservan un 13,7 % de las plazas libres.

Aprobado el régimen de teletrabajo en la Xunta, que ya tiene 602 beneficiarios

Además de consolidar a trabajadores e incorporar nuevas caras a través de la convocatoria de plazas, el ambiente laboral de la Administración gallega va a dar un giro importante tras la aprobarse ayer el régimen de teletrabajo de los empleados de la Xunta, que Función Pública acordó con la CIG y que tendrá una vigencia de tres años. En estos momentos 602 trabajadores ya se han acogido a esta modalidad y la previsión es que sean muchos más los que pidan algún tipo de reducción presencial. Según Feijoo, el teletrabajo es aplicable a unos 7.000 empleados, aunque existen condicionantes que obligarán a limitar o a denegar peticiones, como la garantía de un 40 % de atención presencia en cada unidad.