La exinterventora, sobre la etapa de Pachi Vázquez: «Había bastantes deficiencias»

La antigua trabajadora denuncia que existía «alguna nómina que no estaba en el expediente de contratación»

Uno de los testigos que acudió a declarar este jueves
Uno de los testigos que acudió a declarar este jueves Europa Press

ourense / La voz

La gestión en el Concello de O Carballiño durante los años de mandato de Pachi Vázquez se caracterizaba por una realidad en el día a día en la que se detectaban «bastantes deficiencias en los expedientes en general», la existencia de «alguna nómina que no estaba en el expediente de contratación», un funcionamiento que adolecía de la falta de rigor que debería haber en la gestión pública por contar el Concello «con muchos contratados laborales pero con pocos técnicos y personal cualificado» para realizar las tramitaciones y con advertencias sobre contrataciones recurrentes —como las referidas al profesorado del Conservatorio— que no se correspondían con los preceptivos procesos de selección. Así lo declaró la exinterventora del Concello en su comparecencia en el proceso que se sigue por las contrataciones en la administración local carballiñesa durante los años en los que ejercieron como alcaldes Pachi Vázquez y Carlos Montes.

Marifé González Marquina entró en la administración local carballiñesa en 1995, como administrativa, y dejó el Concello en el año 2015. Durante esos años fue promocionando y ejerció como interventora. A preguntas de la fiscal señaló que su cometido no era el seguimiento de los procesos de contratación y que las advertencias que había realizado por escrito se referían a expedientes que llegaban a su negociado —«el reparo se hace al iniciarse el expediente, si no me lo daban no había forma de emitir un reparo. Sí que hacía constar si el informe estaba completo o faltaba documentación cuando se me entregaba»—. Reconoció que hubo casos en los que apareció alguna nómina sobre la que no constaba que hubiese expediente previo y señaló que sobre las contrataciones del Conservatorio comentó la problemática con la concejala Inmaculada Ucha.

En la séptima jornada del juicio también compareció como testigo el exsecretario José Luis Mato. Apenas estuvo un año, entre 1999 y el 2000, pero nada más llegar ya advirtió por escrito «que el procedimiento que se seguía para las contrataciones no era el adecuado». Lo hizo presentando el documento por Registro y señaló que en su opinión Pachi Vázquez había tomado en consideración su postura ya que poco después fue cuando se promovió la primera RPT —Relación de Postos de Traballo— del Concello do Carballiño. Mato Rodríguez recordó que el interventor que estaba en aquel momento, Vicente Pastor, había presentado «un documento de reparo en febrero del 2000 con toda una serie de anomalías y de casos concretos».

Solo para limpiar cristales

A pesar de que el exsecretario se ofreció a aportar documentación que llevaba consigo, entre otra la referida a los importantes incrementos en algún expediente de obras, no le fue requerida.

La tónica de la declaración de los testigos se mantuvo en la jornada del jueves: alegando que había pasado mucho tiempo algunos no recordaban como habían entrado a trabajar en el Concello ni cuándo habían pasado a adquirir la condición de indefinido. Tampoco recordaban haber firmado varios contratos —en algún caso sí— y una extrabajadora —que no sabía desde cuándo estaba jubilada— dijo que solo limpiaba cristales: «A min chamáronme para ir ao Concello e dixéronme que tiña que limpar os cristais. E foi o que fixen ata que me xubilei: só limpaba cristais».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La exinterventora, sobre la etapa de Pachi Vázquez: «Había bastantes deficiencias»