El nuevo modelo de residencias de Galicia incorporará grupos burbuja y atención sanitaria

GALICIA

La conselleira Fabiola García llegando con su equipo a la comisión de presupuestos
La conselleira Fabiola García llegando con su equipo a la comisión de presupuestos Sandra Alonso

El presupuesto de Política Social crece un 15 %, hasta los 894 millones, con el objetivo de reforzar la red de cuidados

01 dic 2020 . Actualizado a las 17:52 h.

La conselleira de Política Social, Fabiola García, compareció este martes en comisión parlamentaria para explicar las grandes líneas del presupuesto que manejará su departamento para el próximo año, en el que se alcanzará la cifra histórica de 894,4 millones de euros destinados a prestaciones sociales, lo que supone un 15,3 % respecto al año en curso, y «un 90 % máis en relación a cando chegamos ao Goberno, no 2009», puntualizó. Algo más de 197 millones los gestionará la recién creada Dirección Xeral de Atención Integral Sociosanitaria, que tiene el cometido de diseñar el nuevo modelo gallego de residencias para mayores y discapacitados. García aportó algunas pistas, pues aludió a que en las residencias se crearán grupos burbujas de en torno a 20 convivientes para frenar el riego de contagio, e incorporarán atención sanitaria.

Los 197 millones que manejará el área de Atención Integral Sociosanitaria permitirá afrontar los gastos extraordinarios derivados del covid-19, pues 21,5 millones están reservados para habilitar espacios adecuados en los que atender a los residentes positivos y para suministrar el material de protección que necesitan estos centros.

Fabiola García dijo también que, a lo largo del 2021, «avanzaremos no novo deseño do modelo de residencias», con el nuevo comité asesor que se va a constituir en las próximas semanas. No prejuzgó los fundamentos que tendrá el nuevo modelo, pero sí aludió a la «modificación das normativas» para la mejora estructural de las prestaciones, también habló de «aproveitar as novas tecnoloxías» para monitorizar la salud de las personas dependientes y, finalmente, de integrar «a atención médica e hospitalaria» en las propias residencias.