Isabel Celaá: «La enseñanza concertada tiene que ser lo más homologable a la pública»

La ministra de Educación asegura que no debe haber desigualdades en centros con fondos procedentes de la Administración

Isabel Celaá, ministra de Educación
Isabel Celaá, ministra de Educación Pool

madrid / colpisa

Isabel Celaá (Bilbao, 1949) ocupa el centro del debate político. Está a punto de derogar la Lomce y de alumbrar la Lomloe, la octava ley educativa de la democracia, una vez más sin consenso. Tiene el apoyo de la izquierda y de nacionalistas como ERC y PNV, pero la concertada ha tomado la calle con su revuelta naranja y el PP ha convertido la norma, que asegura que derogará, en el eje de su oposición.

-¿Por qué hacer una nueva ley educativa? ¿No bastaba con derogar los aspectos más controvertidos de la Lomce?

-No. La Lomce fue una ley retrógrada y desfasada ya en el 2013. La sociedad ha evolucionado muchísimo. Cuando se produce un desfase entre lo que la sociedad demanda y lo que la escuela aporta a la capacitación de nuestros jóvenes hay que actuar. Las leyes son para la sociedad, no la sociedad para las leyes. Necesitamos una nueva ley porque la educación no puede esperar.

-La norma se ha aprobado por la mínima, con gran contestación en la calle y condenada a ser derogada por el PP si vuelve a la Moncloa. ¿Hace autocrítica por no haber sabido concitar un consenso mayor?

-No. Por una razón. La ley ha salido respaldada por mayoría absoluta, por siete fuerzas políticas diferentes. La Lomce fue respaldada por un solo partido (el PP) y además en situación de mayoría absoluta. Si observamos a lo largo de la historia qué apadrinamiento han tenido las leyes de educación, vemos que todas aquellas de cuño socialista han salido respaldadas por todas las fuerzas políticas excepto por una, el PP. Las del PP solo han sido respaldadas por el PP.

-¿El pacto de Estado por la educación es imposible?

-Es que es imposible acordar entre aquellos que pensamos que es necesario lograr el bienestar de todos y aquellos que solo cuidan del bienestar de los suyos o de algunos. Es casi imposible. Si como barrera siempre se establecen los mismos temas, la religión, la concertada, la lengua, en este caso ha surgido otro, que es la educación especial... Entonces es imposible centrar nuestra reflexión y nuestro contraste de ideas en temas educativos. ¿Alguien ha hablado de pedagogía?

-La Lomloe podría estar en vigor antes de la primavera. ¿Las nuevas directrices para la admisión de alumnos y el fin de la demanda social se aplicarán ya a la adjudicación de las plazas escolares el próximo año?

-Claro. Se nos dice que las nuevas normas pueden coartar la libertad. Es radicalmente falso. Todo lo contrario. Incrementan la libertad de las familias. Y se garantiza porque el servicio público de la educación se presta a través de la red pública y de los centros concertados. Lo que decimos es que algo que está sustentado con fondos públicos no puede tolerar la desigualdad en la admisión y el tratamiento de los alumnos. Un centro privado puede hacerlo, pero los centros sostenidos con fondos públicos tienen que mantener unas mismas reglas para la admisión y tratamiento.

-¿Por qué asegura entonces la concertada que los cambios le van a quitar alumnos y aulas?

-Lamentablemente el debate de esta ley ha venido acompañado de muchas falsedades. La concertada está perfectamente integrada en la Lomloe. Salvo que pensemos que afirmar que las administraciones públicas tienen la obligación de incrementar plazas públicas en aquellos lugares en los que se necesitan sea entendido como una vulneración de la concertada, no hay ninguna razón para pensarlo. No sé por qué una parte de la escuela concertada ha tenido una reacción tan catastrofista. No se corresponde con el contenido de la ley.

-La concertada alega que su financiación es insuficiente y que necesita las cuotas que pagan las familias. ¿Van a poder cobrar cuotas estos centros?

-El servicio que prestan los centros concertados tiene que ser lo más homologable al que prestan los centros públicos, en condiciones, en tratamiento, y en ser receptivos y acogedores con las necesidades. No queremos tener guetos en unos lugares mientras en otros está toda la diferencia económica. Los abusos del sistema hay que corregirlos.

-La acusan de legislar contra la concertada, que es donde educó a sus hijas.

-Mis hijas estudiaron en las dos redes, en la concertada y en la pública.

«Nuestro currículo es absolutamente caduco, enciclopédico»

El próximo curso estarán ya en vigor el máximo de dos repeticiones hasta el final de la ESO y la posibilidad excepcional de obtener el título de Bachiller con un suspenso.

-¿Cuánto se puede reducir con esta ley el abandono escolar?

-Los programas de refuerzo a los alumnos de manera individualizada son un aspecto capital. Pero también la reducción de las repeticiones es absolutamente necesaria. Hay que establecer con claridad cuáles son los aprendizajes esenciales y cambiar el currículo porque el que tenemos es absolutamente caduco, enciclopédico, está muy desfasado. El sistema educativo español ya no sirve para la sociedad.

-Siempre alude a la búsqueda de la excelencia. Sin embargo, su ley facilita la titulación y convierte la repetición en excepcional. ¿No es contradictorio?

-Es justamente complementario. El sistema educativo español abusa de la repetición. Esto es algo que sostienen hasta los países de nuestro entorno. Cuando nuestros alumnos terminan la primaria ya han repetido un 14 %. Si hablamos de secundaria, un 30 % lo ha hecho cuando llega a cuarto de la ESO. Si hacemos una comparativa con la OCDE, nuestro índice de repetición es de un 29 % frente a un 11 %. Y nuestro sistema no tiene alumnos ni más lentos ni más perezosos ni menos inteligentes que el resto de los países. Hay que impulsar y cultivar la evaluación colegiada y trabajar en las carencias identificadas en cada uno de los alumnos.

-El problema es que los proyectos personalizados se aplican cuando el alumno repite, no antes.

-Opiniones son legítimas todas, pero eso yo creo que es un error. Hay evidencia y conocimiento científico al respecto. La OCDE ha publicado un estudio con dos alumnos con el mismo perfil a los que se les aporta distinto tratamiento: a uno le permiten promocionar y el otro repite. Al cabo de un año el que ha promocionado tiene más conocimientos y mucho más desarrollo emocional. La ley lo que dice es que la repetición es un procedimiento. No lo vamos a tirar a la basura, pero no es el único ni es el mejor. ¿Cuándo ha de aplicarse? Ha de aplicarse en aquellos casos excepcionales en los que, tras un tratamiento personalizado del alumno, el profesional observe que el estudiante no sería capaz de asumir las dos tareas: la de enfrentarse a un nuevo curso y la de resolver sus carencias.

«No es aceptable que el PP llame a desobedecer la ley»

Las comunidades del PP han advertido de que tratarán de desactivar vía decreto las partes de la legislación que no les gustan. «Afirmar que no van a cumplir una ley orgánica respaldada por mayoría absoluta del Congreso, un poder del Estado, es una especie de llamada a la desobediencia. Y esto no es aceptable en un Estado de derecho.

-¿Si la religión quedase como está en la Lomce sería más fácil consensuar una ley educativa?

-Es que no estamos de acuerdo con la posición de la Religión en la Lomce. La Religión en la Lomce, y esto lo tenemos medido y también verificado, lo que ha hecho es elevar la nota. Por eso, alumnos que no cursaban Religión sí lo hacían en bachillerato, con lo que había disfunciones en la competencia para poder entrar en una carrera o solicitar una beca.

-¿Por qué quitó el término vehicular del texto original de la Lomloe si como dice es inocuo? ¿Fue una concesión a ERC para salvar los Presupuestos?

-No. El Consejo de Ministros aprobó un texto y luego en la tramitación parlamentaria se acordó un cambio, la disposición adicional 38, que refrendó la mayoría absoluta del Congreso. Yo diría que la Lomloe tiene la disposición más garantista de toda la legislación educativa en relación a las lenguas. ¿Puede haber algo con más garantías que la afirmación de que las administraciones educativas garantizarán que todo el alumnado reciba la enseñanza en castellano y en las lenguas cooficiales de conformidad a la Constitución y a los estatutos? Y que añade que todos al final de la enseñanza obligatoria serán capaces de tener dominio pleno y equivalente en ambas lenguas. Los debates lingüísticos en este país no son nuevos, y es una lástima, porque los debates lingüísticos son una materia poco recomendable para la controversia política, porque afectan al sentimiento de pertenencia de cada persona.

-¿Será posible estudiar en castellano y en el idioma cooficial?

-Tiene que serlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Isabel Celaá: «La enseñanza concertada tiene que ser lo más homologable a la pública»