Feijoo: «Parece razonable que en diciembre podamos abrir en parte la hostelería»

GALICIA

G. VázquezR. Santamarta

El presidente de la Xunta se sometió a una parte de las seiscientas preguntas que le enviaron los lectores de La Voz, que pusieron el foco en la pandemia y en sus consecuencias socioeconómicas; el líder autonómico también dejó claro su posicionamiento sobre la nueva ley educativa del Gobierno y su apuesta por la convivencia en armonía del castellano y el gallego. Esta fue la conversación

24 nov 2020 . Actualizado a las 18:46 h.

Dani (Viveiro) y Luis (Vigo)

¿Qué pensaría usted si un político le obligara a inyectarse un compuesto químico y usted no quisiese?¿Ha considerado la idea de que sean ustedes, los políticos, los primeros en ponerse la vacuna y esperar un año para ver que no tiene efectos adversos, para así dar ejemplo?

Estamos hablando de una enfermedad infectocontagiosa, por lo que inevitablemente muchas personas quedan infectadas, y un 0,8 % aproximadamente, mueren. Con carácter general las vacunas no son obligatorias. Lo que pretende la ley que se tramita en Galicia es gestionar esta pandemia u otra, y prevé la posibilidad de que, si en algún caso las autoridades sanitarias considerasen que fuese obligatoria, obligar a los ciudadanos a vacunarse. En Galicia vamos a tener una ley que dice que las autoridades podrán obligar a vacunar, pero en ningún caso se deduce que sea obligatoria la vacuna contra el Covid, que no tenemos todavía. No será obligatoria.

Luis (Ferrol)

¿Hasta cuándo durará el cierre perimetral y la exclusividad de reunión con personas convivientes?

Nosotros tomamos una decisión porque se estaba disparando el número de infectados. Hasta octubre eran 4.400 infectados, y el día 15 de ese mes superamos los 9.000, en 15 días, y por eso saltaron las alarmas. Cuando sobrepasamos los 10.000 tomamos la decisión de perimetrar municipios, por eso pedimos un sacrificio a la hostelería que será compensado en parte con ayudas por 100 millones de euros. Las cosas van mejor, hay una bajada del 14 %, pero nos gustaría que todo fuese más rápido. Hemos contenido las entradas de UCI y hospitalización, pero antes la curva señalaba una alta ocupación de camas y entraríamos en un colapso hospitalario. En Ourense, Santiago y A Coruña las cosas van a la baja, y en Pontevedra, Vigo y Lugo está costando más. Albergamos la esperanza de dar alguna buena noticia a mediados de diciembre. El objetivo es resetear, disminuir las ocupaciones y los nuevos infectados, pero todavía quedan dos semanas. Parece razonable que en diciembre tengamos buenas noticias en la mayoría de los territorios y abrir en parte la hostelería. SI las cosas van a así lo podemos conseguir, pero vamos a ser muy prudentes.

María Eiras (Santiago)

Como médico especialista con contratos encadeados nos últimos 6 anos, estou na primeira liña sempre, con covid e sen el. A min e aos meus compañeiros gustaríanos saber cal é a razón pola que en Galicia non se convoca unha OPE por concurso de méritos, sen exame, como a que se fixo en 2004 ou a que se fará proximamente en Canarias?

Levamos convocadas en Sanidade unas 5.000 prazas. Temos 3.500 prazas que poderiamos convocar mañá, pero para iso precisamos unha lexislación que permita sacar todas as prazas. So deixan sacar as vacantes de cada ano, as veces incrementadas ata o 108 %, pero nunca todas. É un problema legal. Acabamos de sacar mil prazas máis. Sobre a forma de entrada, entendo que na mesa sectorial se pode falar deste tipo de cousas, se se pode pasar a unha situación de estatutario indefinido por un concurso de méritos.

Pablo (A Coruña)

¿Nos están contando toda la verdad sobre el covid, y, si es así, qué medidas tomaría usted si fuera el presidente del Gobierno? 

Probablemente el principal problema en España fue que el Sistema de Alerta Epidemiológica falló estrepitosamente. Es de los pocos cometidos que tiene el Ministerio de Sanidad. En Galicia, el Sergas empezó a comprar respiradores el 1 de marzo. Si todos hubiésemos hecho lo mismo, España no se hubiese colapsado. Si fuera presidente del Gobierno hubiera dicho la verdad sobre el número de muertos en España, y también sobre el número de mayores fallecidos en residencias o en hospitales procedentes de residencias. También hubiese hecho una ley específica y no hubiera jugado con el IVA de las mascarillas. Sería muy prudente con la vacuna, y muy sensato y riguroso para no crear expectativas que ojalá se cumplan. El Gobierno de España tomó decisiones sin un comité de expertos, que no conocemos a día de hoy, porque se gestionó con decisiones políticas, no clínicas.