La Xunta quiere hacer de Meirás «un faro de igualdade, sen obviar que alí vivíu un ditador»

Prepara un plan de usos para recuperar el pazo como un lugar de creación «que foi deturpado polo franquismo»


Redacción / La Voz

La Xunta está trabajando ya en la elaboración de un plan de usos para el pazo de Meirás, una vez que este edificio deje de ser propiedad de la familia Franco y sea entregado al Estado. La intención del Gobierno gallego es conseguir la gestión del pazo cuando este pase a ser patrimonio público, como recordó ayer en Santiago el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez. «O primeiro paso é a cesión da xestión do pazo, petición que xa fixemos chegar ao Goberno, e que tamén aprobou o Parlamento», señaló antes de añadir que le parece justo que se ceda esa gestión «porque foron os galegos os que mercaron ese pazo para entregarllo ao ditador, e foi Galicia a que impulsou o proceso xurídico para recuperar o pazo para o patrimonio publico».

A la espera de que se ejecute la sentencia que le da al Estado la propiedad del pazo y de que se produzca esa cesión de la gestión solicitada desde Galicia, el conselleiro reveló que la Xunta ya está trabajando en la elaboración de un plan de usos para el pazo de Meirás y que, a su juicio, debe tener en cuenta «para o que foi pensado e creado. Defínese como unha ensonación persoal de Emilia Pardo Bazán, que foi unha pioneira do feminismo en España». Rodríguez recordó que, en sus inicios, el pazo fue un lugar de creación cultural y literaria. Por eso, avanzó la idea que maneja su consellería: «Pensamos que Meirás debe converterse nun faro da igualdade, sen obviar en ningún momento que alí vivíu un ditador». Destacó, asimismo, que hay que tener en cuenta que «polas características e pola forza e a potencia da figura de Pardo Bazán, hai que apostar por facer deste espazo un referente para reivindicar o papel da muller, a forza creativa da muller».

El titular de la Consellería de Cultura apuesta por destinar el pazo de Meirás a ser un lugar de creación, «que foi deturpado polo franquismo». De todas formas, el conselleiro reconoció que ese plan de usos está en una fase inicial, y anunció que cuando el diseño esté «máis precisado», la intención de la Xunta es que en su desarrollo participe toda la sociedad y todos los que tengan algo que decir para conseguir que el pazo de Meirás «sexa un lugar aberto á cidadanía, un lugar de convivencia, de reivindicación da forza e da creación da muller partindo da idea inicial de dona Emilia, e que recorde toda a historia do pazo».

Vigilancia menos intensa

A la espera de que la jueza decida si atiende la petición de los Franco para que posponga la fecha de entrega del pazo, más allá del 10 de diciembre, para tener más tiempo para hacer la mudanza, en los últimos días se aprecia una menor presencia de la Guardia Civil en la zona. Fuentes consultadas al respecto indicaron que la vigilancia del pazo se mantiene, aunque es menos intensa. Esa vigilancia se estableció desde que la jueza prohibió que la familia Franco sacase bienes del pazo, a la espera de que termine el inventario de todo lo que hay en el interior.

Los otros desalojados por la sentencia del pazo de Meirás

José Manuel Pan
Acceso por el que se entra a diario en el pazo de Meirás
Acceso por el que se entra a diario en el pazo de Meirás

La familia de guardeses que cuida la propiedad deberá buscar nueva vivienda

Nadie los ha inventariado. No son bienes culturales ni aparecen en ningún lugar de la histórica sentencia que devuelve al Estado el pazo de Meirás. Pero sus vidas van a cambiar cuando se ejecute el fallo judicial y la familia Franco entregue las llaves del edificio. Son los guardeses del pazo, un matrimonio con dos niñas en edad escolar que trabajan cuidando el recinto amurallado y que residen en una de las casas que hay en el interior. Si no hay novedades, en el momento en el que la sentencia se ejecute, esta familia se quedará sin casa y sin trabajo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La Xunta quiere hacer de Meirás «un faro de igualdade, sen obviar que alí vivíu un ditador»