El pueblo leonés que quiere ser gallego precisa una ley orgánica por mayoría absoluta en Cortes

Los cambios de límites provinciales debe aprobarlos Madrid

Imagen de Fuente de Oliva, donde hay cinco casas, y el monte del fondo ya es Galicia
Imagen de Fuente de Oliva, donde hay cinco casas, y el monte del fondo ya es Galicia

santiago / la voz

La Constitución ha acudido al rescate diplomático de la Xunta, que se remite a su artículo 141 para eludir cualquier pronunciamiento sobre el conflicto de lindes administrativos que ha planteado la localidad leonesa de Fuente de Oliva, que quiere abandonar el municipio de Balboa y la comunidad de Castilla y León para incorporarse al Concello de Cervantes y, por tanto, a Galicia. Según la Carta Magna, «cualquier alteración de los límites provinciales habrá de ser aprobada por las Cortes Generales mediante ley orgánica», lo que implica una mayoría absoluta que se cobra muy cara en estos tiempos.

Pero esa solo sería la coronación de un largo y complejo proceso con el que han amagado sin dar otras aldeas y hasta municipios enteros incómodos en su encaje local, provincial o autonómico, movidos siempre por una sensación de abandono por parte de las autoridades que se retroalimenta por su situación geográfica, siempre perimetral con respecto a los centros de poder. De hecho, la pequeña aldea ubicada a 1.200 metros de altura está a una hora escasa de la capital lucense y a dos largas de Santiago, mientras que León y Valladolid están a casi dos y tres horas, respectivamente. De ese tiempo de distancia en coche, una parte hay que dedicarla a recorrer el camino sin asfaltar «triturado con baches, grietas y barrizales, maleza superando las cunetas y árboles caídos», tal como describe Fernando Cerezales en su misiva, que llegó a San Caetano hace unos días, probablemente con más retraso del ordinario, porque la falta de servicios básicos es otro lastre de una aldea ejemplar para explicar el fenómeno de la España despoblada.

Y de eso va la reclamación auspiciada por el pedáneo de Fuente de Oliva, uno de los lugares bercianos en los que se habla gallego, que ha planteado formalmente la solicitud para integrarse en Galicia a las autoridades locales, provinciales y a las respectivas consejerías autonómicas. Pero es al Gobierno de España al que deben seducir, porque cualquier movimiento de marcos provinciales acaba siempre en Madrid, incluso antes de la redacción de la ley orgánica, porque si no hay mayoría en el pleno municipal los promotores podrían forzar la decisión a través de un referendo entre los vecinos del municipio (290), lo que también precisaría el visto bueno del Ejecutivo central, además de la supervisión de los consejos consultivos de ambas comunidades.

Más peticiones similares

La frontera entre Galicia y Castilla y León ya ha generado reivindicaciones similares a ambos lados (Porto, en Zamora, o Pradorramisquedo en Ourense) logrando alguna reacción tibia y medidas que no solucionaron los problemas de fondo. De momento, el Gobierno de Fernández Mañueco (PP, en coalición con Cs) guarda silencio.

 

El alcalde de Balboa: «Aquí as fronteiras son virtuais, pero se todo estivera ben, non habería guerras territoriais»

El regidor berciano comprende a los vecinos de Fuente de Oliva «e a súa xusta petición dunha estrada», pero considera que su marcha de León les generaría problemas administrativos que hoy no tienen

suso varela

Al alcalde de Balboa, Juan José López Peña, no le ha cogido por sorpresa que los vecinos de Fuente de Oliva se hartasen de las promesas de las Administraciones castellano leonesas y se quieran ir para entrar en Galicia. «Teñen todo o seu dereito, pero quizais habería que buscar doutro xeito a xusta reivindicación que teñen coa estrada e non entrar en guerras territoriais». El regidor, ahora del PP y antes de Coalición por el Bierzo, lamenta que su concello, que no supera los 290 habitantes, apenas tiene un presupuesto anual de 200.000 euros para 18 núcleos de población: «Co pago en nóminas e seguros e gastos fixos, xa non nos queda nada».

Por este motivo afirma que el protagonismo de la gestión de los servicios a los vecinos «debería estar nos concellos, o resto de administracións terían que estar para lexislar e asesorar, pero somos os concellos os que temos que ter os cartos para que funcione un municipio, porque ata o peor alcalde quere o mellor para o seu pobo». El regidor reconoce que la toma de decisiones que afecta a municipios que están lejos de los centros de poder acaba pasando factura a vecinos como los de Fuente de Oliva. «É que Castela e León é unha comunidade moi grande, con problemas moi diversos, mentres que por exemplo en Galicia os problemas son máis homoxéneos e hai unha maior sensibilidade polo rural que a que hai en Castela».

La diferencia con Galicia

El alcalde pone un ejemplo: «Cando houbo os incendios gordos de hai tres anos, que afectaron tanto a Cervantes como a Balboa, en Galicia modificouse a lei, que agora obriga aos propietarios a facer desbroces preventivos. Iso aquí non o podemos facer, eu non llo podo esixir aos donos dos montes. Ese problema non o teñen en Valladolid, non o perciben igual que nós, e habería que modificar a lei para un territorio que non é homoxéneo».

Cuando se le explica el modelo que tiene la Diputación de Lugo, que a través de un Plan Único reparte de manera objetiva los fondos a los municipios -con un mínimo de 150.000 euros para el más pequeño, llegando a recibir Negueira de Muñiz solo de la entidad provincial 190.000 euros o su vecina Cervantes, 311.0000 euros-, el alcalde de Balboa lamenta la diferencia de trato que recibe de la Diputación de León, que está gobernada por el PSOE. «Aquí os plans provinciais apenas supoñen 50.000 euros de ingresos e con iso van tapando furados, como a renovación do alumbrado que fixemos en dúas aldeas».

Sobre el conflicto en Fuente de Oliva cree que con menos de 200.000 euros se podría hacer la ansiada carretera, pero que ellos no pueden asumir ese gasto. «A pista está boa de facer, porque hai pasos de auga, hai cruces de cunetas, o firme se non chove ten boa base, pero claro, é un problema que tiña que estar solucionado hai anos».

Cuando se le pregunta a Juan José López por la reivindicación de los vecinos de irse de León e integrarse en Lugo ya no lo ve tan claro: «Aquí as fronteiras son virtuais pero a nivel técnico e administrativo xa non é tan fácil. Por exemplo, os veciños de Fuente de Oliva pasarían a ser de Cervantes, cuxa capitalidade, onde está o colexio e o centro médico, queda moi lonxe, ao mellor case a unha hora, mentres que Vega de Valcarce está a 20 minutos».

El alcalde de Balboa cree que «se todo estivera ben, como tería que estar, xa non habería guerras territoriais, porque iso son perdas de tempo, cando seriamos más rápidos e efectivos se gastasemos o tempo en mellorar os problemas». El regidor señala que hace años se pensó en la opción de marcharse de León, pero afirma que «ao final seriamos unha esquina para Galicia como somos agora unha esquina para León. Do que se teñen que preocupar é de que as cousas funcionen ben no rural, porque somos os que damos de comer. Habería que facer unha copia de seguridade das aldeas». Por eso espera que la reclamación de los vecinos de Fuente de Oliva sea tenida en cuenta en la Diputación de León y en la Junta «porque se eu estivera na mesma situación que eles, faría o mesmo, porque teñen razón e é lóxica a súa petición de que lles fagan unha pista. Creo que é un exemplo de que se necesitan consensos entre partidos, porque só así se saca adiante un país, unha comunidade ou un concello».

Duro golpe con el coronavirus

Por otra parte, el alcalde señala que el pueblo de Balboa está sufriendo a nivel económico de manera más acusada la pandemia que sus vecinos municipios del Bierzo debido a que viven case exclusivamente del turismo. El pasado sábado, por ejemplo, apenas había un par de personas paseando por el pueblo y las pallozas, cuando un fin de semana normal de otoño estaría llenos de visitantes, con buses procedentes de Galicia. Municipios como Trabadelo o Vega de Valcarce tienen la autovía, el Camino de Santiago, oficinas administrativas y polígono industrial, mientras que Balboa es el núcleo turístico y cultural por excelencia de esta parte del Bierzo. Eso sí, Juan José López señala que desde que comenzó la pandemia solo hubo una persona contagiada, «que xa están ben, pero claro, se chegaran aquí visitantes hai máis riscos e coa poboación envellecida que temos, sería un grave problema. Por iso, hai que aguantar, que imos a saír para adiante». 

El pueblo leonés que pide ser gallego: «Non lle debemos ningún favor a Castela e León»

suso varela
;
Los vecinos de Fuente de Oliva, en Balboa, solicitan formalmente el ingreso del pueblo en Galicia Los vecinos de Fuente de Oliva, en Balboa, solicitan formalmente el ingreso del pueblo en Galicia

Los vecinos de Fuente de Oliva ven su estilo de vida más vinculado a Lugo

A un kilómetro de Fuente de Oliva, en el municipio berciano de Balboa, se puede ver un cartel en un árbol que dice: «Sigue que vas bien». Y se agradece la referencia, porque esta aldea de León, de apenas seis casas, además de no tener una pista asfaltada, carece hasta de señales. «Puxemos o cartel hai anos, porque aquí había xente que viña a facer sendeirismo ou a coñecer a zona, e perdíase entre tanta lama», cuentan los vecinos. Para llegar a esta aldea, a casi 1.200 metros de altitud, y con unas hermosas vistas del valle por el que transcurrió la vía romana XIX de Astorga a Lugo, los caminos son como los de hace medio siglo en muchas parroquias de Galicia. «Pedín limosnas durante vinte anos e só recibín promesas, sentímonos abandonados», explica Pepe Núñez, vecino de 66 años y antiguo pedáneo (la figura similar al alcalde en los pueblos). «Cando falas con Valladolid ou con León e lles explicas como está a pista ou lles presentas un proxecto, non nos entenden, por iso queremos ser galegos», apunta el actual pedáneo, Fernando Cerezales.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El pueblo leonés que quiere ser gallego precisa una ley orgánica por mayoría absoluta en Cortes