El pacto presupuestario de Sánchez y sus aliados deja al BNG fuera de juego

Pontón se abre a negociar, pero exige 1.000 millones de inversión en Galicia


santiago / la voz

El día que el BNG recuperó su presencia en el Congreso, tras las elecciones generales celebradas hace un año, se desató la euforia en la organización frentista. Hacía ya algún tiempo que la líder del Bloque, Ana Pontón, había aprendido a sonreír a la cámara, pero desde entonces tenía más motivos para hacerlo, pues el escaño de Néstor Rego abría enormes posibilidades para situar a Galicia en el debate estatal y hacer política. El apoyo a la investidura de Pedro Sánchez fue el corolario que le permitió al BNG exhibir como un trofeo las contrapartidas obtenidas del PSOE. Con la discusión de los Presupuestos Generales del Estado para el 2021 intentaron algo parecido, pero el pacto inicial de Sánchez con otros aliados, como ERC o Bildu, ha dejado al BNG, por ahora, arrinconado.

Pontón compareció ayer junto a su diputado en el Congreso para expresar su vocación negociadora y dejar claro, como dijo Néstor Rego, que al BNG le gustaría «votar a favor dos orzamentos para o 2021», si bien subrayó a renglón seguido que bajo ningún concepto puede participar «nunha discriminación a Galicia».

Los nacionalistas gallegos se quedaron fuera de la negociación inicial al defender -como hicieron PP, Vox, Coalición Canaria o la CUP- una enmienda a la totalidad de las cuentas. Ahora hace un nuevo intento de salir de la tierra de nadie y reengancharse a las conversaciones con la batería de enmiendas parciales esbozadas ayer, que elevarían de 832 a 1.300 millones de euros la inversión prevista para Galicia. Las demandas del Bloque abarcan desde la «modernización» del ferrocarril gallego, la compensación con inversiones en el puerto de A Coruña -similares a las recibidas por el de Valencia- o más fondos para la ley de dependencia hasta la mejora del saneamiento integral de rías como las de O Burgo, Ferrol, Betanzos o la de Muros-Noia.

El BNG aplaude que los Presupuestos recojan una partida de 55 millones para bonificar peajes en la AP-9, planteamiento que estaba recogido en su pacto de investidura, pero entiende que esa medida es insuficiente. De hecho, Ana Pontón advierte que «non se poden considerar sociais unhas contas que prevén aquí un recortazo mentres aumentan un 40 % en Cataluña e Andalucía». En plena fase expansiva del gasto público, con un incremento medio del 20 % en las cuentas para el 2021, el BNG no quiere comulgar con que la inversión en Galicia caiga un 11 % cuando sube un 58 % en Asturias o un 83 % en Murcia. Es un esquema de partida completamente inasumible.

Pero está por ver si esta vez suena el teléfono del BNG para negociar. Lo cierto es que el Gobierno de Sánchez logró reunir la semana pasada hasta 198 votos a favor del inicio de la tramitación de los Presupuestos, 22 por encima de la mayoría absoluta. El botón del Bloque, en estas circunstancias, puede ser accesorio, por mucho que el nacionalismo gallego quiera hacerse valer en Madrid. Con todo, ni Pontón ni Rego tiran la toalla. La líder del Bloque insistió ayer en que es sabido de antemano que el PP votará en contra, «recollan o que recollan os orzamentos», y que el PSOE votará a favor, «digan o que digan». Y en cuanto al BNG, solo se moverá de su «non» inicial si el Gobierno central mueve ficha.

Más información sobre los Presupuestos en las páginas 18 y 19

El PSdeG critica al Bloque por unirse al PP y a Vox para «tentar botar abaixo» las cuentas

La foto que retrató al BNG junto a la derecha votando en contra del inicio de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado está siendo utilizada a modo de munición por el secretario general del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, para cargar contra una fuerza con la que gobiernan en varios concellos y diputaciones provinciales.

Caballero volvió ayer a afear la conducta de los nacionalistas gallegos, pues dijo que era una «alta irresponsabilidade» que, ante la mayor crisis económica y social que sufre el país, unan su voto al del PP y al de Vox para «tentar botar abaixo» unos Presupuestos de compromiso social, que “defenden a subida das pensións e a rebaixa nas peaxes na AP-9».

Caballero puso de relieve que las cuentas del Estado son buenas para las personas y por ello son también buenas para Galicia, y advirtió a la vez al BNG que no se puede ignorar que la inversión media del Estado por cada gallego es 308 euros superior a la que reciben «un madrileño, un catalán, un vasco ou un andaluz», así que emplazó al BNG, pero también al PP, a que dejen de lado sus intereses políticos y se sumen a la tramitación de unas cuentas que considera más necesarias que nunca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

El pacto presupuestario de Sánchez y sus aliados deja al BNG fuera de juego