Cambiar de comunidad, la advertencia de las aldeas para ponerse en el mapa y hacerse oír

Antes de Fuente Oliva hubo otros casos, como Porto en Zamora o Pradorramisquedo en Ourense; sus demandas quedaron a medias

Los vecinos de Porto salieron a protestar en el 2018 para pedir que les arreglaran la carretera
Los vecinos de Porto salieron a protestar en el 2018 para pedir que les arreglaran la carretera

redacción

Es probable que buena parte de los que viven al oeste de Pedrafita o más allá de Villafranca jamás hubieran oído hablar de Fuente Oliva hasta que esta pasada semana el nombre de esa aldea de Balboa, en León, se coló en más de una conversación. Su junta vecinal, harta de que nadie hiciera caso a la petición de que mejoraran las vías de comunicación que conducen a este pueblo suspendido a 1.200 metros de altura, elevó formalmente a la administración leonesa su deseo de dejar de pertenecer a Castilla y León para ingresar en Galicia. No es la primera vez que ocurre que un pueblo se siente olvidado toca a las puertas del gobierno vecino con la esperanza de que sus golpes hagan el ruido suficiente para abrir la puerta a sus demandas. «Es una forma de hacerse notar porque, al menos aquí, no veo un sentimiento de querer anexionarse a Galicia. El sentimiento es de pertenencia al Bierzo», dice Antonio Moldes, el alcalde de Sobrado, otro ayuntamiento a 40 kilómetros de Balboa.

Ocurrió en el 2005 en Pradorramisquedo, un pueblo de Viana do Bolo levantado en la sierra de O Eixe, un territorio que la provincia de Ourense comparte con las de Zamora y León. Los nueve vecinos que entonces tenía esta aldea querían protegerse bajo el paraguas de Porto de Sanabria, el último municipio de Zamora antes de cruzar a Galicia. Pensaban que de esa forma podrían lograr que, por fin, les habilitaran un autobús que, al menos una vez por semana, los acercara hasta la cabecera municipal ubicada a 36 kilómetros para hacer gestiones e ir al centro de salud.

Dos de los vecinos que en el 2005 pedían que Pradorramisquero fuera de Zamora
Dos de los vecinos que en el 2005 pedían que Pradorramisquero fuera de Zamora

Pradorramisquedo no tenía muchos habitantes, solo nueve, pero antes de que las noticias acabaran haciéndose virales en Internet, ellos lograron mover su protesta hasta que tocó algún despacho.

Durante un tiempo tuvieron su bus, pero solo fue eso, un tiempo. Lo recordaba trece años después alguno de los que estuvo en aquella lucha. Lo comentaba en el 2018, cuando sus vecinos de Porto, el ayuntamiento al que ellos habían pedido pertenecer más de una década antes, organizaron un referendo oficioso para preguntar a qué comunidad querían pertenecer. En el resultado de la votación quedó claro: 207 a favor de ser gallegos, 19 en contra.

«Aquel referendo fue una forma de llamar la atención sobre la desatención a la que estábamos sometidos por parte de la Junta de Castilla y León. Llevábamos años y años reclamando que nos arreglaran una carretera, la ZA-102, que fue construida a mano para acceder a las centrales eléctricas de la zona. La votación fue un éxito porque la gente estaba harta. No solo pedíamos el arreglo de la carretera. También la mejora de las urgencias o que fomentaran más el turismo o el cuidado del parque natural de Sanabria porque todo el municipio esta dentro de él», explica por teléfono una de las portavoces de la Plataforma 102, nacida para reivindicar el arreglo de la vieja vía. El referendo surtió efecto, tanto que cuando se anunció que arreglarían la carretera, algunos de los que habían secundado el cambio a Galicia dieron marcha atrás.

Imagen tomada hace unos quince días por la plataforma 102 en la carretera de Porto, justo dos semanas después de acabar la obra
Imagen tomada hace unos quince días por la plataforma 102 en la carretera de Porto, justo dos semanas después de acabar la obra

Ahora en Porto, donde hacen más vida en Viana y Verín que en Zamora y donde el idioma es el portexo, el debate es otro. Es verdad que arreglaron la carretera. Tardaron dos años en terminar los trabajos en los 28 kilómetros de vía, 8,9 de los que están en Galicia. «La obra acabó hace poco más de un mes —comenta la portavoz de 102—, pero hace quince días quedó anegada porque no filtran las cunetas. La verdad es que es un peligro porque al verla arreglada la gente se confía». Puede que haga falta otro referendo.

El pueblo leonés que pide ser gallego: «Non lle debemos ningún favor a Castela e León»

suso varela
;
Los vecinos de Fuente de Oliva, en Balboa, solicitan formalmente el ingreso del pueblo en Galicia Los vecinos de Fuente de Oliva, en Balboa, solicitan formalmente el ingreso del pueblo en Galicia

Los vecinos de Fuente de Oliva ven su estilo de vida más vinculado a Lugo

A un kilómetro de Fuente de Oliva, en el municipio berciano de Balboa, se puede ver un cartel en un árbol que dice: «Sigue que vas bien». Y se agradece la referencia, porque esta aldea de León, de apenas seis casas, además de no tener una pista asfaltada, carece hasta de señales. «Puxemos o cartel hai anos, porque aquí había xente que viña a facer sendeirismo ou a coñecer a zona, e perdíase entre tanta lama», cuentan los vecinos. Para llegar a esta aldea, a casi 1.200 metros de altitud, y con unas hermosas vistas del valle por el que transcurrió la vía romana XIX de Astorga a Lugo, los caminos son como los de hace medio siglo en muchas parroquias de Galicia. «Pedín limosnas durante vinte anos e só recibín promesas, sentímonos abandonados», explica Pepe Núñez, vecino de 66 años y antiguo pedáneo (la figura similar al alcalde en los pueblos). «Cando falas con Valladolid ou con León e lles explicas como está a pista ou lles presentas un proxecto, non nos entenden, por iso queremos ser galegos», apunta el actual pedáneo, Fernando Cerezales.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Cambiar de comunidad, la advertencia de las aldeas para ponerse en el mapa y hacerse oír