Audasa reclama una compensación al perder tráfico en la AP-9 por el covid

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

La AP-9 a su paso por Vigo, sin coches circulando el pasado mes de abril, en pleno estado de alarma
La AP-9 a su paso por Vigo, sin coches circulando el pasado mes de abril, en pleno estado de alarma Óscar Vázquez

Pide además a la Xunta más plazo de concesión en las autopistas autonómicas

13 nov 2020 . Actualizado a las 22:52 h.

Audasa, gestora de la autopista AP-9, ha solicitado al Gobierno central una compensación económica con la que recuperar lo que la empresa dejó de recaudar en peajes desde que se implantaron en marzo restricciones de movimientos a la ciudadanía para frenar el avance del coronavirus. El Ministerio de Transportes, que corrobora la existencia de dicha reclamación, evalúa ahora su legitimidad y las cantidades exigidas, así como también las solicitadas por la sociedad Acega para la autopista AP-53 (entre Santiago y Dozón) por el mismo motivo.

La concesionaria de la AP-9 apuró en su caso hasta el final el plazo dado por el Ejecutivo para reclamar la restitución del equilibrio financiero de sus cuentas, y circunscribe su petición a una retribución económica que compense la pérdida de ingresos causada por descensos de tráfico que, en algunos momentos del confinamiento, fueron de más del 80 % sobre el nivel habitual. Audasa descartó plantear una prolongación de la concesión de la autopista más allá del año 2048, al gozar ya del máximo tiempo legal de explotación en régimen concesional autorizado en España (75 años), plazo solo otorgado en su caso, al otro vial de pago estatal en Galicia y a la AP-66 (León-Campomanes).

Sí solicita en cambio más tiempo de explotación Autoestradas de Galicia, empresa también del grupo de Audasa, para las autopistas autonómicas A Coruña-Carballo y Vigo-Baiona, ambas con cincuenta años de concesión. La reclamación, planteada ante la Xunta en esos casos, se argumenta igualmente con que ninguna decisión de las administraciones pueden alterar la previsión de ingresos y gastos de la concesionaria. El Gobierno central reconoció ese derecho con un real decreto a los tres días de iniciarse en marzo el confinamiento general, indicando que las medidas que se adoptasen para combatir al coronavirus «darán derecho al concesionario al restablecimiento del equilibrio económico del contrato». Admitía así que las restricciones podrían afectar a la recaudación de las autopistas, dando derecho a dicha compensación con dinero, o aumentando hasta en un 15 % el período de concesión.