La Voz viaja en el primer tren que llega a Madrid antes que el coche

La vuelta por carretera es ahora casi 60 minutos más lenta que en ferrocarril tras la apertura del tramo entre Pedralba y Zamora

Llegada del Alvia procedente de Galicia a la estación de Chamartín
Llegada del Alvia procedente de Galicia a la estación de Chamartín

Madrid / la voz

Solo a Marika, una peregrina italiana que terminó el Camino Francés en Fisterra, se le adivina una sonrisa bajo la mascarilla al bajarse en Chamartín. «Estoy muy contenta, pero ahora tengo que esperar dos días en Barajas para volar a Roma», dice la joven, que carga con una mochila de la que cuelga una concha de vieira. Los pasajeros que salen de los vagones del primer ferrocarril que llega a Madrid antes que un coche pueden contarse con los dedos de las manos. La mayoría están aquí por trabajo, ninguno por turismo. Entre ellos, María, que se subió en Santiago para comenzar una rotación en un departamento de psiquiatría; o Soli, que viene a dar un curso a la capital y optó por la comodidad del tren.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La Voz viaja en el primer tren que llega a Madrid antes que el coche