«Este tren me viene de lujo y me siento más segura que en el avión»

Cuatro de los 26 viajeros que usaron el Alvia se subieron en la estación arousana, que perdió su conexión con Madrid en 1958

;
Llegada del tren Alvia con destino Madrid a Vilagarcía Cuatro de los 26 pasajeros subieron en la estación arousana

vilagarcía / la voz

Aunque hace tiempo que aparece orillada en las crónicas sobre la materia, Vilagarcía forma parte del núcleo histórico del ferrocarril en Galicia. En 1873, el primer tren que circuló en la comunidad lo hizo entre Cornes y Carril. La estación antigua se conserva y es hoy un pequeño museo. En los talleres de Renfe, ya desaparecidos, se construían vagones de pasaje y mercancías. Muy cerca, en el magnífico edificio de Bamio, se formaban ferroviarios de toda España. En 1958, la capital arousana perdía su conexión directa con Madrid. Tres frecuencias semanales que tardaban 16 horas y media en completar el viaje. Ayer, 62 años después, en una madrugada de orballo, la ciudad volvió a subirse a la historia del camiño de ferro, en forma de Alvia con destino a Chamartín a tiro de cinco horas.

José Membrives, el jefe de estación, no está de servicio, pero ha madrugado para sumarse a este primer viaje, que no se perdería por nada del mundo. Nacido en 1966, obviamente no pudo conocer aquel viejo tren directo. «Personalmente me parece la mejor noticia de un 2020 tan malo; por fin se consigue esta relación directa no solo con Madrid, sino también con Ourense. Y en realidad con toda España, pues el horario te permite estar comiendo en Barcelona o en Sevilla».

 

Clara Vázquez, esperando el tren a Madrid
Clara Vázquez, esperando el tren a Madrid

Faltan pocos minutos para las seis, y de la estación se apodera un cierto bullicio para ser la hora que es. Tino Diz, empresario del ramo del transporte, ha venido para asistir a la llegada del Alvia: «Pensei que non o ía ver, levamos anos detrás disto, que si, que non...». Cuatro viajeros se adelantan al andén. Un quinto, de unos ochenta años, compró el billete para ir a Madrid a por lotería y a ver a la familia, pero sus amigos le quitaron la idea de la cabeza. Clara Vázquez tiene 26 años y vive en la capital: «Este tren me viene de lujo. Me siento mucho más segura que en el avión, y que solo tarde cinco horas está genial; pienso utilizarlo para venir a casa», garantiza, algo que hace cada dos meses.

;
Llegada del tren Alvia con destino Madrid a Vilagarcía Cuatro de los 26 pasajeros subieron en la estación arousana

El Alvia llega a las 6.03 horas y se marcha un minuto más tarde. Cinco horas y veinte minutos después arriba a Chamartín, con un pequeño retraso. Membrives levanta el teléfono. Está entusiasmado: «El nuevo tramo es una maravilla, el tren vuela a partir de Pedralba», donde rozó los 250 kilómetros por hora. A bordo, 26 pasajeros. El aspecto de la estación madrileña, confiesa, «es desolador con la que está cayendo, pero es un día histórico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Este tren me viene de lujo y me siento más segura que en el avión»