El Gobierno sitúa en el segundo semestre del 2021 la llegada del AVE

El ministro de Transportes inauguró el penúltimo tramo en Zamora

El ministro de Transportes y la Ministra de Trabajo recorriendo en tren el tramo entre Zamora y Pedralba en la mañana del lunes
El ministro de Transportes y la Ministra de Trabajo recorriendo en tren el tramo entre Zamora y Pedralba en la mañana del lunes

vigo / la voz

Solo falta un tramo para que Galicia se enganche sin interrupciones a la alta velocidad ferroviaria. Son 101 kilómetros que, según el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, entrarán en uso en el segundo semestre del 2021. La nueva fecha fue lanzada ayer por el dirigente socialista en la estación en obras de Puebla de Sanabria en la inauguración del penúltimo tramo de la línea de alta velocidad Galicia-Madrid entre Zamora y Pedralba de la Pradería. «El impulso que estamos imprimiendo en esta fase final a los trabajos permite al ADIF trabajar con la previsión de tener todas las obras concluidas a finales de año, y la puesta en servicio, siempre que la agencia (de seguridad) nos autorice, la esperaríamos para el segundo semestre del 2021», comprometió.

El ADIF llegó a indicar el viernes que espera poder dar el permiso de explotación el 31 de julio, pero ayer el ministro eludió concretar tanto, pese a que antes de su intervención la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, requirió un horizonte definido para la llegada del AVE, que la Xunta, dijo, desconoce. «Necesitamos planificar en serio nuestro futuro», inquirió la conselleira en medio de un discurso más cargado de agradecimiento que de reproche.

El ministro subrayó el recorte de tiempos que permite la entrada en servicio del nuevo tramo de alta velocidad, así como que permite sumar nuevas frecuencias e itinerarios como el que desde Pontevedra partirá cada madrugada uniendo la comarca de Arousa con Madrid tras más de seis décadas desconectada.

898 millones

Tras recorrer los 110 nuevos kilómetros de alta velocidad junto a la ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz, Ábalos Meco puso en valor el trabajo llevado a cabo en la línea, que cuenta con 14 viaductos y 9 túneles y cuyo coste cifró en 898 millones de euros. Para el ministro, el tramo abierto hoy a su uso comercial permitirá al tren competir con el coche en los desplazamientos entre Madrid y Galicia, al recortarse hasta en 1 hora y 26 minutos en el caso de Pontevedra comparando el nuevo tiempo requerido con el mejor existente antes del recorte de frecuencias a causa de la pandemia. Renfe y el ADIF señalan que el ahorro en el caso de Lugo llega a 1 hora y 2 minutos; a 41 minutos desde Santiago; 39 en el caso de Ourense; 31 en el de Vigo, y 24 para A Coruña. Tiempos superiores en todo caso a los que operadora y administradora ferroviaria publicitaban en otoño del año pasado o ayer en el vídeo de presentación y que situaban A Coruña a 4 horas y 50 minutos de Madrid, en lugar de los 5 y 22 programados ahora, o 5 horas y 6 minutos para Vigo, que requerirá de 5 y 45, si bien seguirá su tren directo por la vía del Miño, limitada en tramos a 80 por hora y con vía única hasta Ourense.

El ministro de Transportes, que reconoció los retrasos que acumula el proyecto, puso el acento en el esfuerzo inversor y las soluciones técnicas adoptadas en el nuevo tramo y en el que sigue en obras entre Pedralba y Ourense, aludiendo a la puesta en servicio también del sistema de seguridad y control ERTMS 2 entre Olmedo y Zamora. La misma implicación técnica, dijo, es fundamental para solventar las dificultades orográficas del tramo fronterizo entre Galicia y Castilla y León, «el de mayor complejidad de la alta velocidad ferroviaria de España y Europa», aseveró José Luis Ábalos. Casi el 80 % del trazado se levantará en dos plataformas independientes, una por sentido de marcha, y el 66 % discurrirá por túnel. «Esta complejidad es la que explica el monto de las inversiones de la alta velocidad gallega», factura que elevó a 4.750 millones de euros.

Descarrilamiento y corte de la conexión con Madrid

Poco después de que el ministro Ábalos inaugurara oficialmente el penúltimo tramo de alta velocidad del nuevo acceso ferroviario a Galicia, un tren de mercancías descarriló sobre las 15.50 horas mientras hacía unas maniobras -no especificadas oficialmente- en la estación de Taboadela, a unos quince kilómetros de Ourense. El incidente no tendría mayores consecuencias si no fuera porque uno de los tres vagones que descarrilaron invadió el gálibo de la vía general de la estación, lo que de hecho significa el corte de la conexión ferroviaria con Madrid. Este hecho obligó a Renfe a organizar transbordos en autobús para los viajeros de tres trenes que realizaban ayer el recorrido entre la capital y Galicia. El ADIF no manejaba al cierre de la edición una previsión para poder reabrir la línea a Madrid, pero creen que los equipos técnicos desplazados al lugar del suceso podrán liberar la vía antes de que haya que transbordar los primeros servicios ferroviarios que se beneficiarán de la apertura del tramo de alta velocidad entre Zamora y Pedralba. Entre ellos, el nuevo tren madrugador que sale de Pontevedra al filo de las seis de la mañana.

«El corredor atlántico tendrá el mismo peso y presupuesto que el mediterráneo»

El ministro de Transportes puso al proyecto del AVE a Galicia como ejemplo de cohesión territorial, espíritu que se comprometió a mantener en las inversiones para integrar a España en los corredores ferroviarios de mercancías europeos. «Este Gobierno tiene una visión de futuro para el noroeste peninsular, el cuadrante de España más afectado por el reto demográfico y la despoblación», dijo en la intervención que realizó ayer en la estación de Puebla de Sanabria, al tiempo que pidió «no quedarse anclado en una competición de agravios y resentimientos».

Ábalos aseguró que el corredor atlántico, el eje ferroviario para mercancías diseñado para conectar Vigo y A Coruña con Europa, «recibirá un impulso inversor igual al del corredor mediterráneo. Ambos corredores tendrán el mismo peso presupuestario y los dos son una prioridad», prometió. «No estamos por crear más focos artificiales de enfrentamiento», zanjó. «El noroeste nos importa, Galicia, Asturias y Castilla y León porque se lo merecen», manifestó cifrando en 2.830 millones la inversión de su Gobierno en dicha zona, «el 24,3 % del total, casi el doble de su peso demográfico», comparó Ábalos.

Antes que el titular de la cartera de Transportes, la conselleira Ethel Vázquez demandó precisamente un esfuerzo en poner en valor dicha infraestructura. «Pedimos al ministro que repare en la mano tendida del noroeste para apostar por el corredor atlántico y sumar todos juntos el corredor a esa España que necesita la reconstrucción, esa España más equilibrada y unida», clamó tras agradecer el trabajo de técnicos, obreros y del ministerio en el AVE a Galicia.

De un día entero a cinco horas y media: la lenta llegada de la alta velocidad a Galicia

manuel varela
Un Talgo, en la estación de Santiago, en el 2003
Un Talgo, en la estación de Santiago, en el 2003

La apertura del nuevo tramo recorta la distancia con Madrid en unos 50 minutos de media

Cualquier quinto que se desplazase entre Galicia y Madrid de noche, en el tren correo, para ir a la mili, se enfrentaba a un día entero de viaje y más de cien paradas a lo largo de 800 kilómetros. La alternativa era hacerlo de día, en el Expreso, un trayecto mucho más costoso y que, a finales de los años cuarenta, empleaba algo menos de 20 horas. «Uno no iba pendiente del tiempo, sino de pasárselo bien, ver paisaje y conocer gente. No podemos comparar cómo es el viaje hoy. Era otro mundo», advierte el ingeniero de obras públicas Xosé Carlos Fernández, autor de varios libros especializados como El ferrocarril en Galicia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Gobierno sitúa en el segundo semestre del 2021 la llegada del AVE