Causa Galiza y Ceivar planeaban crear otra organización juvenil para captar jóvenes radicales independentistas

Los documentos fundacionales de Causa Galicia, decomisados por la Guardia Civil, defienden el uso de cualquier método para alcanzar la independencia

Todos los acusados juzgados en la Audiencia Nacional por la operación Jaro de la Guardia Civil.
Todos los acusados juzgados en la Audiencia Nacional por la operación Jaro de la Guardia Civil.

La trama de enaltecimiento del terrorismo independentista gallego, protagonizada por Causa Galiza y Ceivar y juzgada esta semana en la Audiencia Nacional, planeó la reactivación del movimiento radical gallego a partir del 2014. Causa Galiza, según declaró el responsable de la investigación de la Guardia Civil, asumía el papel de enaltecimiento de presos terroristas; mientras que Ceivar se ocupaba de organizar los actos de recibimiento a presos que dejaban la cárcel. A mayores, para cerrar el círculo, ambas organizaciones independentistas idearon la creación de otra organización juvenil «para captar nuevos adeptos a su movimiento radical. Tenían dificultades manifiestas para captar militancia por la presión policial». Los arrestos de la Guardia Civil frenaron este plan, que surgió tras la disolución de la organización juvenil AMI, también por enaltecer el terrorismo y actos violentos

Precisamente uno de los acusados esta semana en la Audiencia Nacional, Uxío Caamaño, siendo integrante de AMI, intentó poner colocar una bomba, de día, en una sucursal bancaria del centro de Santiago. La Guardia Civil lo impidió arrestándolo. Él iba disfrazado, portaba documentación falsa y dentro en un coche con las matrículas falsas.

Además de la nueva organización juvenil, Causa Galiza y Ceivar planeaban igualmente la creación de una gran coordinara independentista que las aglutinara con ese nuevo grupo juvenil para fortalecer su presencia en la sociedad. El mismo mando de la Guardia Civil expuso, añadiendo que los documentos figuran en el procedimiento, que Ceivar y Causa Galiza «legitiman el uso de la violencia en la documentación intervenida sobre el proceso constituyente de Causa Galiza y se plasma en el documento final de fundación». La concreción de lo declarado por el mismo mando policial generó tensión con los letrados. Tanto que el presidente de sala, Alfonso Guevara, tuvo que llamarles reiteradamente la atención por el tono y contenido de sus preguntas.

El trato penitenciario de presos terroristas, o condenados por violencia o tenencia de explosivos, forma parte de la trama juzgada. Dicha competencia sería únicamente de Ceivar, pero con matices, sostiene la investigación y la Fiscalía. «Para mantener el apoyo a los presos tienen que seguir abrazando la disciplina de Ceivar, que implica no pedir perdón por los delitos cometidos. A cambio reciben dinero cada mes, abogado y procuradores pagados e, incluso, felicitaciones de cumpleaños. Pero si se renuncia a la violencia o se cambia de abogado, incluso si solicita el acercamiento a Galicia por su cuenta, se les excluye de todo y se le retira cada apoyo». El funcionario puso de ejemplo a Suso Rodríguez: «Tenía un juicio en la Audiencia Nacional y renunció a la violencia, a partir de ahí lo dejaron fuera. La estrategia la marcan Ceivar y Causa Galiza con la ayuda del Colectivo de Presos Independentistas Galegos».

Traductores

La traducción a castellano de documentos requisados a los 12 encausados, para los que se piden 102 años de cárcel, supone otro libro abierto a ojos de la Fiscalía y de la Guardia Civil. Principalmente en redes sociales, donde llamó la atención de los investigadores proclamas como «la lucha es el único camino» o «antes muerto que esclavo». Para otro agente, ya encargado del análisis de la redes sociales y del portal web de Causa Galiza, los mensajes de enaltecimiento iban más allá al defender a las bandas terroristas ETA y el GRAPO, además de «delitos contra la Corona, de odio y contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado". Otro analista de la documentación requisada en los registros policiales (2015, operación Jaro) se encargo de estudiar el documento publicado por Ceivar con motivo de su sexto aniversario.

«Legitiman todos los medios de lucha, legales y alegales. Ese uno de sus pilares, legitimar este movimiento radical. El otro es la solidaridad, que si se analiza resulta interesada. Ese apoyo moral y económico a los presos independentistas, y vinculados con el terrorismo, no es altruista, tiene por objeto sacar un rédito para mantener el discurso desde la calle. Hablamos de unas organizaciones que no solo aplauden a todo este movimiento violento y lo enaltecen, asumen como ejemplos a seguir a condenados, pero no solo del pasado, también del futuro. Muchos de los homenajeados fueron condenados en la última década».

En lo que coincidieron todos los investigados es que ambas organzaciones, para las que se pide la disolución, son opacas y nunca publicaban en sus webs o redes sociales los escritos que sí aprobaban en los órganos internos y cuyo contenido es más radical, tal y como consta en el procedimiento con la inclusión de toda esa propaganda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Causa Galiza y Ceivar planeaban crear otra organización juvenil para captar jóvenes radicales independentistas