Un afectado por los okupas en Lugo: «Alquilaron mi piso turístico, y luego se quedaron»

El propietario calcula que pierde aproximadamente 1.000 euros todos los meses

El inmueble ocupado esta en la Praza do Campo
El inmueble ocupado esta en la Praza do Campo

lugo / la voz

A. Prado, que prefiere no desvelar su nombre completo para preservar su intimidad, invirtió los ahorros de toda una vida en un piso en la Praza do Campo de Lugo, en el corazón de la ciudad. Lo compró para alquilarlo por días a través de distintas plataformas de Internet. Sin embargo, desde el 14 de junio, una familia de okupas se ha asentando en la vivienda, y no hay «manera legal», cuenta, de desalojarlos.

Todo empezó, explica, cuando arrendó el inmueble durante una semana. Al terminar el plazo que había sido contratado a través de una plataforma de Internet, Prado se acercó hasta la puerta de su vivienda con la intención de recoger las llaves. Sin embargo, los inquilinos se convirtieron en okupas en cuestión de segundos. «Me dijeron que no se iban porque no conseguían un alquiler, y que, mientras buscaban piso o durante al menos un año, se quedarían en el mío», explica este propietario. Su piso tiene tres habitaciones con vistas a la céntrica plaza de Lugo, un baño y un salón, además de una terraza en la parte posterior. Además, el piso había sido reformado íntegramente unos meses atrás y los muebles eran nuevos.

Prado presentó una denuncia. Pero cuatro meses después la situación no varió, y la solución para este hombre parece no llegar nunca. «Meses después, ya no sé en qué estado estará el inmueble y tengo miedo a ver cómo lo dejarán... si es que se van», añade Prado, que adquirió el piso hace dos años y empezó a alquilarlo a finales del verano del 2019.

Este hombre bloqueó el alquiler en las plataformas en las que lo ofertaba y, de no haber sido usurpado, lo tendría arrendado hasta el mes de enero. «Estoy recibiendo llamadas continuamente, y tengo que decir que está ocupado. Ellos entienden que es porque hay otros clientes, pero en realidad es usurpado», cuenta este hombre, que calcula, entre recibos y lo que ha dejado de ganar ante la imposibilidad de alquilarlo pierde aproximadamente 1.000 euros todos los meses.

A estos problemas se suma que los vecinos se quejan, y el propietario del bajo —que también quiere alquilar su local—, tiene una fuga que tampoco puede arreglar.

Tras acudir a la policía y presentar la denuncia, Prado decidió contratar a un abogado para intentar agilizar los trámites y recuperar así su vivienda. Sin embargo, por el momento aguarda que las autoridades actúen cuanto antes para recuperar su casa.

Okupas «por necesidad»

Los motivos que llevan a una familia a usurpar una vivienda son variados, tal y como demuestran dos jóvenes que rondan los 20 años y que tienen un bebé de diez meses. Han ocupado una vivienda social en la rúa Fermín Rivera de Lugo. Estos chicos explican, desde la puerta del piso en el que viven desde hace un mes, que se vieron obligados a allanar la vivienda ante la imposibilidad de alquilar por ser de etnia gitana. Él se quedó sin trabajo por la pandemia, y ella está en paro, intentando encontrar empleo. «Queremos alquilar y no podemos. Vinimos a esta casa porque no queríamos dañar a ningún particular. Además, llevaba muchos años vacía y las llaves nos las cedió otro chico que estuvo aquí unos meses y al que le dimos 50 euros», explican ambos, que hacen hincapié en que no quieren «vivir así» y que tampoco puede «dormir debajo de un puente» con su bebé. El piso está impoluto y tanto ellos como los otros vecinos del inmueble aseguran que la convivencia es pacífica. «Queremos un alquiler social y pedimos por favor que nos lo concedan», reclaman estos jóvenes.

Okupas en el centro de Lugo que «atraviesan la zona peatonal en sus Audis»

María Guntín
El inmueble ocupado esta en la Praza do Campo
El inmueble ocupado esta en la Praza do Campo

Algunos vecinos aseguran que varias familias usurparon un piso turístico que nunca abandonaron

La usurpación de viviendas continúa a la orden del día en la ciudad de Lugo. Hay inmuebles usurpados en el centro histórico, tal y como ocurre en la Praza do Campo, en el corazón de la zona de vinos por excelencia de la ciudad. Algunos vecinos comentan que desde hace ya algunos meses varias familias de un mismo clan, algunas de ellas con niños de corta edad, se asentaron en la primera planta de las cuatro que tiene uno de los edificios de esta céntrica plaza. Desde entonces, los botellones sobre la conocida fuente de San Vicente, aseguran los residentes de la zona, son frecuentes y, muchas veces, terminan en trifulcas violentas que les obligan a llamar a la policía. Hace apenas unas semanas, varias dotaciones de bomberos y agentes de Policía local de Lugo acudieron a la vivienda ocupada tras recibir un aviso de incendio. Alguien se había dejado una cacerola al fuego.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un afectado por los okupas en Lugo: «Alquilaron mi piso turístico, y luego se quedaron»