La vigencia de la Tarxeta Básica para familias vulnerables se amplía hasta los seis meses

La Xunta alarga así esta ayuda rápida de entre 450 y 900 euros trimestrales

El presidente de la Xunta y la conselleira de Política Social confirmaron la extensión de la medida durante una visita a Ecos do Sur en A Coruña
El presidente de la Xunta y la conselleira de Política Social confirmaron la extensión de la medida durante una visita a Ecos do Sur en A Coruña

En plena pandemia, tras los meses de confinamiento que dejaron sin ingresos a más de un hogar, la Tarxeta Básica surgió en Galicia como una ayuda de emergencia para familias en situación vulnerable, que con esta iniciativa disponen de entre 450 y 900 euros trimestrales para comprar productos de alimentación, higiene o farmacia. Concebida inicialmente para durar tres meses, la Xunta ha decidido ampliar su vigencia hasta los seis. De hecho, los beneficiarios que ya la tuvieron concedida durante los meses de julio, agosto y septiembre pueden volver a solicitar esta tarjeta monedero para recibir la ayuda por otros tres meses.

La prórroga de la medida fue confirmada este lunes por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, durante una visita a las instalaciones de la entidad Ecos do Sur en A Coruña. El titular del Gobierno gallego destacó que se trata «dunha axuda urxente e case inmediata, que facilita o traballo dos servizos sociais dos concellos e que non estigmatiza, ao ser unha tarxeta anónima». Puede solicitarse a través de Cruz Roja o de los servicios sociales municipales.

Casi 7.000 tarjetas repartidas

La Tarxeta Básica entró en funcionamiento en el mes de julio, gracias a una triple colaboración entre la Xunta, Abanca (la entidad que emite la tarjeta bancaria), los ayuntamientos gallegos y Cruz Roja. Esta última organización se encarga de coordinar todo el proceso y de entregar las tarjetas, una vez que los concellos han determinado los beneficiarios. «Los trabajadores sociales de los concellos examinan los casos y determinan si la persona necesita esa ayuda y si se le concede. Lo novedoso es que todo se tramita dentro de la historia social electrónica y llega digitalmente hasta Cruz Roja, por lo que es muy rápido, pero con todo el rigor», explica Joaquín Varela, coordinador autonómico de Cruz Roja en Galicia.

Según el balance trimestral de esta organización, a 30 de septiembre, ya se habían entregado 6.860 tarjetas (el 50 % de ellas en la provincia de A Coruña, el 24 % en la de Pontevedra, el 14 % en Ourense y el 12 % restante en Lugo), que suponían la movilización de 4,5 millones de euros, beneficiando a unas 16.000 personas. El objetivo es terminar el año habiendo entregado unas 14.000, sumando ayudas por valor de 11 millones. Cada día se expiden algo más de cien tarjetas y, de media, se tarda entre dos y tres días en entregarlas. «Es una medida excepcional para tiempos excepcionales. Tuvimos que simplificar lo complejo, porque para que funcione tiene que ser una ayuda rápida, que permita paliar una situación de emergencia familiar mientras no se accede a otros apoyos con una tramitación más compleja, como la risga o la renta mínima», explica Varela, que destaca que la iniciativa ha sido «eficaz y eficiente» y muy respaldada por ayuntamientos de todo color político. «Todas las entidades implicadas en el proyecto han trabajado y se han involucrado. Abanca siempre nos está dando soporte. La Amtega desarrolló el sistema necesario para que todo funcione. Los trabajadores sociales se implican incluso más allá de lo que les obliga su trabajo, siempre pendientes de ayudar a que las tarjetas llegan a los usuarios. Y la red local de Cruz Roja está haciendo un gran esfuerzo. Todos hemos puesto de nuestra parte, es una de las claves de que haya salido bien», añade.

Uso limitado a ciertos establecimientos

Existen tarjetas para familias de uno, dos y tres o más componentes. Su cuantía va de los 450 a los 900 euros trimestrales. El monedero se recarga de manera periódica, y puede usarse solo en ciertos establecimientos (las tarjetas están limitadas según el código CNAE de actividad del local). Además, hay que conservar los tiques de compra, por si se exige cualquier comprobación posterior. Personas solas y familias monomarentales son algunos de sus usuarios habituales. Para algunos de ellos, explica Varela, esta es la primera vez que utilizan una tarjeta bancaria, por lo que Cruz Roja se encarga de explicar su funcionamiento y resolver todas las dudas. La entidad ha atendido más de 9.000 llamadas de usuarios para la activación de la carta bancaria o información sobre la misma. El esfuerzo de atención y logístico se extiende a las cuarenta asambleas locales que la oenegé tiene repartidas por Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La vigencia de la Tarxeta Básica para familias vulnerables se amplía hasta los seis meses