Trasladan contra su voluntad a Sito Miñanco de la cárcel de Zaragoza a una en Madrid

En el penal maño ya tenía una posición entre los presos; acaba de cumplir 65 años y muchas papeletas para llegar a octogenario entre rejas, siempre por narcotráfico

Imagen de archivo de José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco
Imagen de archivo de José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco

El preso José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, ha dejado la cárcel de Zuera (Zaragoza) tras dos años. Ingresó en régimen provisional, en marzo del 2018, por liderar su enésima organización de narcotraficantes en España. Un gran banda que, más que importar alijos sueltos, sería una mayorista de la cocaína con capacidad para repartir grandes portes por Europa, Asia o incluso México, concluye la investigación de la Audiencia Nacional. Miñanco duerme desde la semana pasada en la cárcel de Estremera, ya en Madrid. Acaba de cumplir 65 años y sabe que acumula numerosas papeletas para llegar a octogenario entre rejas.

Miñanco ya intentó subirse al tren del covid-19 para eludir la cárcel al considerarse persona de riesgo. Principalmente por su edad, pidió regresar a la calle para blindarse del virus por su cuenta. La petición cayó en saco roto y ahora, ya en el penal madrileño, tendrá que adaptarse a la nueva rutina y compañeros. Fuentes de Instituciones Penitenciarias explican que el de Cambados no quería dejar Zuera e intentó frenar el traslado. En Zaragoza, añaden las mismas fuentes, ya tenía un papel muy definido entre la comunidad reclusa, incluso ejercía de mediador con los funcionarios para solventar conflictos internos. Todo gracias a su posición relevante en el módulo.

También se encontró con la vecina del pueblo, cumpliendo por blanqueo y tráfico, Tania Varela. La que fue la mujer más buscada por Europol, hasta su caída en Cataluña con otra identidad, coincidía con él en la biblioteca del penal. Ahora, en Estremera, ya ocupa una de las 1.180 celdas, repartidas en 16 módulos, con capacidad para 1.500 internos. Entre ellos, el comisario Villarejo y, quién sabe, algún exsocio o extrabajador del propio Miñanco.

Auge y caída del narcotraficante Sito Miñanco

Javier Romero

Cuatro años más de cárcel, otros 18 pendientes de sentencia y el embargo del patrimonio familiar. Todo con 62 años de edad, cualquier tiempo pasado fue mejor para el primer gran narco de Galicia

Nadie mejor que José Ramón Prado Bugallo para retratar a Sito Miñanco. Ocurrió el 29 de octubre, en la primera vista de su último juicio: «Es muy duro exponer la vida de una familia aquí con tantos periodistas que luego van a escribir cada uno lo que quiera». El dardo del dos veces condenado por narcotráfico, y una por blanqueo de capitales, pone en bandeja al Sito Miñanco que José Ramón Prado Bugallo quiere mostrar en sociedad. Pero basta con analizar su trayectoria para encontrar más caras de Sito. Principalmente la ficcionada, cargada de opulencia. La del joven prodigio pilotando planeadoras que levantó un imperio de la nada. Primero en Bélgica con el tabaco y luego en Galicia, previo paso por Colombia, para pintar de blanco la costa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Trasladan contra su voluntad a Sito Miñanco de la cárcel de Zaragoza a una en Madrid