A juicio por enviarse amenazas a sí misma y quemar su coche para culpar a una rival amorosa

Se causaba todo tipo de fechorías para hacerse la víctima


vigo / la voz

Una viguesa se causaba a sí misma todo tipo de fechorías para hacerse la víctima y culpar a una rival amorosa. Denunció por acoso a una amante de su exnovio y ahora es ella la que se sienta en el banquillo. Afronta una petición de casi diez años de cárcel y el pago de 34.717 euros de indemnización por daños morales. El juicio se iba a celebrar ayer en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo, pero se suspendió.

La rocambolesca historia empezó en el verano del 2019, cuando la acusada se negó a asumir la ruptura con su entonces novio, quien mantuvo una relación con una compañera de trabajo de ella. Entre agosto y octubre del 2019, la acusada se presentó como una víctima de hechos que atribuía a su rival amorosa, pero eran acusaciones falsas.

Según la Fiscalía, ella se enviaba amenazas a sí misma a los grupos de WhatsApp o mandaba ramos de flores a su exnovio a nombre de la otra mujer. La cosa fue a más y un día denunció que había aparecido su perra colgada de las patas por unas cadenas. Poco después, aseguró que alguien había quemado su coche y, más adelante, que un asaltante le cortó un labio y le sacó fotos con un cuchillo en el cuello mientras dormía, imágenes que luego distribuyó por WhatsApp. Se lamentaba de que le suplantaban la identidad en las redes sociales. Quiso contratar un seguro del hogar, pero la compañía se negó por el alto riesgo. Al poco, ardió su cama y murieron dos gatos. Y se quemó la caseta del perro.

Notas manuscritas

Todas las acciones eran firmadas con la inicial M, y dejaba jocosas notas manuscritas en la escena en las que se burlaba de la ineptitud de la Policía Científica para capturarla. ¿Quién era M? Resultó ser la propia denunciante. Fue descubierta porque, tras ingresar en un hospital, encargó a un paciente y a dos cómplices que robasen dos bicicletas y una herramienta de su propio domicilio. El plan era acusar del robo a la rival, pero detuvieron a los ladrones y afloró la verdad.

Debido a la multitud de falsas acusaciones contra ella, la rival amorosa fue citada como investigada en los juzgados, sufrió dos ataques de ansiedad y solicitó la baja médica laboral. La Fiscalía acusa a esta mujer de los delitos de acoso a su rival y a su exnovio, de denuncia falsa continuada y de simulación de delitos, de incendio de bienes propios, de revelación de secretos, de maltrato animal y estafa. La acusada está diagnosticada con un trastorno mixto adaptativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

A juicio por enviarse amenazas a sí misma y quemar su coche para culpar a una rival amorosa