Audasa declara pérdidas en la AP-9 pero de momento no reclama compensaciones

Cierra con -664.159 euros el primer semestre a causa del covid, aunque no computa 12,2 millones pendientes de pago por el Gobierno

El peaje de Teo, en la autopista del Atlántico
El peaje de Teo, en la autopista del Atlántico

Vigo

Las restricciones a la movilidad impuestas para hacer frente al coronavirus han dejado en números rojos el balance Audasa. La gestora de la autopista AP-9 declaró ayer ante la Comisión del Mercado de Valores unas pérdidas de 664.159 euros en el primer semestre del año, período en el que se incluyen los tres meses de estado de alarma, en los que el tráfico del vial llegó a bajar a 5.440 vehículos al día en abril frente a los 23.968 de ese mes en el año anterior.

Audasa no registraba pérdidas desde que se completó el trazado de la autopista en 1993, dejando en ese momento atrás diez años de balances negativos, aunque compensados desde las arcas del Estado. Pese a la caída en el tráfico (8.320 vehículos menos al día), la gestora de la AP-9 recaudó en peajes de enero a junio 46,7 millones de euros, 24,7 millones menos que en el primer semestre del 2019. El balance adverso fue mitigado en cierta manera por la triple subida que desde el 1 de enero elevó en un 2,69 % el precio de los peajes de la AP-9 y que se aplicada por tercer año consecutivo para devolverle a Audasa los 227,9 millones de euros que adelantó para ampliar el puente de Rande y la circunvalación de Santiago, sufragar la gratuidad del viaje de vuelta entre Vigo y Pontevedra, y aplicar la propia evolución de los precios del sector.

La concesionaria de la autopista gallega mantiene que el precio por kilómetro de sus peajes es de 0,116 euros frente a los 0,125 en los que sitúa la tarifa media en España. Asegura la empresa que en la red estatal hay once autopistas más caras (sin tener en cuenta descuentos y tarifas para usuarios frecuentes) y son ocho las más asequibles.

Los gastos de Audasa

Los cerca de 50 millones en ingresos por peajes declarados por Audasa fueron insuficientes, según el balance presentado ayer, para cubrir en este semestre partidas como la del gasto de explotación (11,2 millones); gastos financieros (15,1 millones); retribuciones de personal (4,7 millones), y sobre todo la amortización de la infraestructura (20,8 millones).

En todo caso, la concesionaria de la AP-9 presenta por cautela un balance negativo, pues admite que tiene a su favor pendientes de registrar 12,2 millones de euros, y que corresponden al importe reconocido por sentencia judicial contra la decisión del Ministerio de Transportes de reducir a la mitad el canon que paga a cambio de la gratuidad para los usuarios de los tramos de Rande y A Barcala. La concesionaria esperará a que se resuelva el recurso presentando por el propio ministerio, que estima como inadecuado el método que determina cuántos coches pasan por ambos puntos.

Aún le resta por amortizar el 60 % de los 1.535 millones en los que valora la autopista

Aunque gran parte del sector de las autopistas ha advertido que reclamará del Estado una compensación por la pérdida de ingresos sufrida a causa del coronavirus, Audasa no ha tratado de momento esa posibilidad, según señalan fuentes de la empresa, que cumple al tener pérdidas la primera de las condiciones exigidas por el Gobierno para conceder bien fondos para contrarrestar los números rojos o alargar el plazo de concesión de la autopista.

La explotación en manos privadas de la AP-9 vence en agosto del 2048, momento en el que Audasa acabará de recuperar todo lo invertido en la infraestructura. La amortización de la autopista, que tiene a día de hoy un valor de 1.535,8 millones de euros, ha alcanzado un 39,11 % de ese importe (600 millones de euros), según la documentación entregada a la CMNV. Le resta por tanto a la concesionaria un 60 % que amortizar, pero en realidad el coste de la adquisición de la autopista, más las obras de mejora y ampliaciones y la asunción de 1.000 millones de deuda existentes en el balance de la empresa cuando se privatizó, disparan hasta 2.085 millones de euros los que la empresa indica que le quedan por recuperar.

Audasa afirma que nunca ha repartido dividendos entre sus accionistas, aunque el nuevo balance cifre en 41,3 millones los distribuidos a finales del año pasado. La compañía alega que todos son destinados al pago de deudas por la adquisición y obras del vial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Audasa declara pérdidas en la AP-9 pero de momento no reclama compensaciones