El Colegio de Administradores de Fincas constata el efecto llamada de los okupas en Galicia

Ponen en marcha un registro de viviendas y locales usurpados para conocer el alcance de un fenómeno que, avisan, va a más

Edificio ocupado en el centro de Vigo
Edificio ocupado en el centro de Vigo

redacción / la voz vigo / la voz

La ocupación de un inmueble genera muchas posibilidades de que otra vivienda de la misma zona sea usurpada. Así lo constata el Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia tras observar un aumento en los casos de ocupaciones de inmuebles en la comunidad y que estos se llevan a cabo en puntos de las ciudades, fundamentalmente, donde algún grupo okupa ya ha probado suerte y tiene vigilada la actividad en locales y edificaciones para promover otros asaltos. «Si hay un okupa en una zona tendrás muchas papeletas para que se ocupen otros inmuebles de alrededor», advierte Carmela Lavandeira, vicepresidenta del Colegio, que alude a un efecto llamada en Galicia de los que han tenido éxito al hacerse con una vivienda de manera ilegal.

«Una de las primeras preocupaciones de los propietarios ha pasado a ser el defender sus propiedades. Hay inquietud fundada, pues es evidente que cada vez hay más casos en Galicia», atestigua Lavandeira.

La representación colegial de los administradores de fincas en la comunidad ha decidido llevar a cabo un censo de propiedades ocupadas, para lo que piden a todos los propietarios afectados que comuniquen sus situaciones. «Les están dando muchos problemas, no solo a los dueños que sufren el asalto de sus propiedades, sino también los vecinos de esas viviendas y locales, que sufren desde incendios, altercados y otras situaciones de inseguridad», añade la portavoz del Colegio de Administradores de Fincas. El colectivo profesional asegura estar recibiendo numerosas llamadas y consultas sobre ocupaciones, tema que hoy protagonizará un encuentro monográfico en el Observatorio da Vivenda de Galicia, foro ante el que los administradores de fincas tratarán de hacer ver la necesidad de contar con una legislación que frene el avance de dicha práctica.

Alquiler entre okupas

«Te piden dinero por irse, o te advierten sin tapujos que hasta que encuentren otro punto que poder ocupar no se irán», señala la vicepresidenta del Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia, que también indica que cada vez se generaliza más en la comunidad gallega los casos en los que grupos organizados piden dinero por albergarse en un inmueble ocupado a indigentes y personas sin hogar.

«Y cuando llega la policía para desalojarlos, te enseñan un contrato de alquiler que les han dado los que asaltaron el inmueble», concluye la vicepresidenta de los administradores de fincas de Galicia, advirtiendo que esos casos suelen derivar en procesos judiciales largos sin que el propietario tenga la posibilidad de recuperar de manera cautelar su propiedad para evitar destrozos o poder utilizarla.

Un reforma de la ley que ampara al propietario

El Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia pretende poner ante las administraciones públicas los números de la ocupación en la comunidad y con ellos reclamar una nueva reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que ampare a los propietarios afectados y a sus vecinos también. Abogan por que se regule que el desalojo de okupas se pueda realizar en solo 48 horas, como ocurre en los principales países de Europa, y que el desalojo se adopte siempre de manera cautelar.

El movimiento vecinal llega a plantear que no se pague la risga a los okupas condenados

c. punzón
Casas ocupadas reconvertidas en narcoviviendas. Vecinos de Cantodarea, en el casco urbano de Marín, denuncian la ocupación de tres casas abandonadas y su conversión en narcoviviendas: «Hacen ruido por las noches, están traficando y consumen», aseguran
Casas ocupadas reconvertidas en narcoviviendas. Vecinos de Cantodarea, en el casco urbano de Marín, denuncian la ocupación de tres casas abandonadas y su conversión en narcoviviendas: «Hacen ruido por las noches, están traficando y consumen», aseguran

La Xunta reclama un endurecimiento de las penas y asegura que no le consta que haya ocupantes que le solicitasen una vivienda

Representantes vecinales de Galicia solicitaron ayer a la Xunta que reclame al Gobierno central un endurecimiento de las penas contra los okupas. En una reunión mantenida por dirigentes de las federaciones de asociaciones vecinales de Vigo, Ourense, Lugo y Ferrol, subrayaron el perjuicio que dicho fenómeno supone para los vecinos que residen junto a un inmueble ocupado.

«No es cierto que no pase nada porque se ocupe una vivienda de un banco. Sí que les pasa a quienes viven en la zona: aumenta la inseguridad, abundan los altercados y se enganchan a sus servicios de agua y electricidad sin que puedan atreverse a cortárselos, si no quieren ser denunciados por acoso», señala la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Vigo, María Pérez.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Colegio de Administradores de Fincas constata el efecto llamada de los okupas en Galicia