España sufre otra derrota en el pleito de Londres por los 855 millones del Prestige

Un juez da la razón a la aseguradora para que sea un árbitro el que decida. La decisión perjudica los intereses españoles, pero el complejo proceso judicial continúa

Edificio donde se dirime el pleito, en la sala Mercantil de la Corte Suprema de Inglaterra y Gales
Edificio donde se dirime el pleito, en la sala Mercantil de la Corte Suprema de Inglaterra y Gales

redacción / la voz

El laberinto judicial de demandas y contrademandas que se desarrolla en Londres para hacer efectiva la sentencia del Prestige del Tribunal Supremo, que obliga a la aseguradora del petrolero a pagar 855 millones de euros, ha emprendido un rumbo que va en contra de los intereses españoles y del legítimo anhelo de lograr una compensación por el desastre ecológico. Aunque el juicio del pleito matriz se celebrará en diciembre, un auto del juez Andrew Henshaw, también de la sala mercantil de la Corte Suprema de Inglaterra y Gales, devuelve las disputas al 2013, cuando la Justicia británica decidió que cualquier reclamación de España y Francia a este respecto debe desarrollarse bajo las condiciones de la codiciada póliza de 1.000 millones de dólares. Esto es, deberá dirimirse por medio de un arbitraje extrajudicial, quedando en un segundo plano que existe una sentencia firme de un tribunal comunitario como es el Supremo español. Hay que recordar que, a pesar del brexit, las normas de cooperación de Bruselas aún estarían vigentes, pues la orden de aplicación de la sentencia en la jurisdicción británica se registró a tiempo, en mayo del 2019.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

España sufre otra derrota en el pleito de Londres por los 855 millones del Prestige