Pontón le ofrece diálogo a Feijoo y este le reprocha que se dedique a alentar huelgas

El presidente de la Xunta, a Gonzalo Caballero: «Se lle chegamos a facer caso, hoxe estariamos en campaña electoral»

Gonzalo Caballero, Alberto Núñez Feijoo y Ana Pontón, en el Parlamento
Gonzalo Caballero, Alberto Núñez Feijoo y Ana Pontón, en el Parlamento

La de este miércoles fue la primera sesión de control parlamentario de la nueva legislatura autonómica. A un lado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, reelegido por cuarta vez para el cargo con una mayoría ampliada. Al otro, Ana Pontón, la portavoz nacional del BNG, que tras dirigir la fuerza minoritaria de la Cámara se estrenaba en el papel de líder de la oposición. Con el covid-19 como telón de fondo, la dirigente nacionalista tendió la mano al Gobierno para negociar «unha posición de país» que le permita a Galicia tener más fuerza en el reparto de fondos para hacer frente a los efectos de la pandemia, una invitación que el líder del PPdeG no despreció, si bien reprochó que el BNG, al mismo tiempo que invoca diálogo, se dedique a «alentar unha folga» en el inicio del curso escolar.

El jefe del Ejecutivo y la líder de la oposición, veteranos ya en este tipo de debates, dedicaron el primer cara a cara del nuevo curso político a tantearse mutuamente y ver hasta donde es posible entenderse. Aunque no ahorraron críticas en ambas direcciones, Ana Pontón se abrió a negociar con el Gobierno del PP un acuerdo en torno al «financiamento da reactivación» económica y social, con el fin de evitar «que Galicia fique discriminada ou reciba menos do que lle corresponde».

La portavoz del Bloque dijo que había dos elementos a tener en cuenta en dicha negociación. Uno es el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, donde cree que hay que evitar los «recortazos» que tanto el último Gobierno de Rajoy como el de Sánchez le reservaron a Galicia. Y el otro son los 140.000 millones de euros, 72.700 millones en ayudas directas, que recibirá España de la Unión Europea.

Feijoo no despreció la oferta de diálogo, pero dudó de su sinceridad, pues recriminó que el papel reciente del BNG fuera «alentar unha folga no inicio do curso escolar», antes incluso de conocer los protocolos elaborados para el regreso a las aulas. «É lamentable que nin siquera nunha pandemia se poña arredor das institucións», censuró el presidente gallego. También afeó que Pontón reclamase la apertura de una comisión de investigación sobre el impacto del covid-19 en las residencias de mayores, algo que compromete la vocación de diálogo, cuando en el Congreso rechazaron otra para investigar la gestión del Gobierno de Sánchez y «saber o número de mortos que houbo en España» en esta pandemia.

Pontón se revolvió acusando a Feijoo de hacer de «oposición da oposición», mientras el mandatario autonómico aseguró que el BNG va a tener ahora más posibilidades que nunca de hacer «política construtiva», pues a va tener la mano tendida del Gobierno gallego para hacer aportaciones en la comisión de reconstrucción. «Eu diría que vai ter as dúas mans tendidas», matizó Feijoo, «non vaia a ser que con una falemos co BNG e coa outra man o BNG convoque folgas en todos os sectores produtivos».

Caballero se centra en el «fracaso» de la planificación del regreso a las aulas

Las dificultades que rodearon la preparación del inicio del curso escolar fueron el asunto elegido este miércoles por el secretario general del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, para el primer cara a cara parlamentario que mantuvo con el presidente de la Xunta. Con un tono especialmente vehemente, el dirigente socialista construyó un relato sobre las «improvisacións» y los «fracasos» del Gobierno gallego en la planificación del regreso a las aulas, un reproche que Feijoo consideró «inxusto» por el desafío que suponía retomar la actividad lectiva con seguridad y en plena pandemia, y le recordó a Caballero que si le hubiera hecho caso con la fecha de la cita con las urnas, «hoxe estariamos en campaña electoral», con toda España inmersa en una segunda oleada de la pandemia de coronavirus.

Efectivamente, en el transcurso de los encuentros que Feijoo mantuvo con la oposición tras la declaración del estado de alarma se decidió aplazar las elecciones gallegas, fijadas inicialmente para el 5 de abril. El líder del PSdeG propuso convocarlas para el 27 de septiembre, es decir, el próximo domingo, propuesta que el líder del PPdeG rechazó en favor del 12 de julio, en plena desescalada del confinamiento, por entender que sería la época en la que habría menor riesgo de contagio.

Los hechos acabaron demostrado que la fecha elegida por el País Vasco y por Galicia para encajar las elecciones se situó en la franja con menos incidencia del covid-19, pues los rebrotes de la epidemia empezaron a generalizarse mucho antes de lo esperado, desde principios de agosto, provocando en septiembre un nivel de contagios y de víctimas mortales similar a la que registraba durante el confinamiento.

Con todo, Gonzalo Caballero insistió en hablar de fracaso y emplazó a Feijoo a rectificar su gestión de los últimos seis meses, «a pedir disculpas polos erros» y garantizar un nuevo escenario escolar con más diálogo con la comunidad educativa. El mandatario autonómico dijo que el fracaso que él conoce es el que obtuvo el PSdeG en las urnas, al convertirse en el grupo minoritario de la Cámara, dicho lo cual apuntó que su Ejecutivo seguiría trabajando para encarar este momento de dificultad, también en la educación, con la aprobación de un plan de contingencia para la educación no presencial, que verá mañana la luz en el Consello de la Xunta, y que permitirá a los centros educativos disponer de más recursos para desarrollar digitalmente, si fuese necesario, la actividad lectiva. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Pontón le ofrece diálogo a Feijoo y este le reprocha que se dedique a alentar huelgas