El movimiento vecinal llega a plantear que no se pague la risga a los okupas condenados

La Xunta reclama un endurecimiento de las penas y asegura que no le consta que haya ocupantes que le solicitasen una vivienda

Casas ocupadas reconvertidas en narcoviviendas. Vecinos de Cantodarea, en el casco urbano de Marín, denuncian la ocupación de tres casas abandonadas y su conversión en narcoviviendas: «Hacen ruido por las noches, están traficando y consumen», aseguran
Casas ocupadas reconvertidas en narcoviviendas. Vecinos de Cantodarea, en el casco urbano de Marín, denuncian la ocupación de tres casas abandonadas y su conversión en narcoviviendas: «Hacen ruido por las noches, están traficando y consumen», aseguran

vigo /la voz

Representantes vecinales de Galicia solicitaron ayer a la Xunta que reclame al Gobierno central un endurecimiento de las penas contra los okupas. En una reunión mantenida por dirigentes de las federaciones de asociaciones vecinales de Vigo, Ourense, Lugo y Ferrol, subrayaron el perjuicio que dicho fenómeno supone para los vecinos que residen junto a un inmueble ocupado.

«No es cierto que no pase nada porque se ocupe una vivienda de un banco. Sí que les pasa a quienes viven en la zona: aumenta la inseguridad, abundan los altercados y se enganchan a sus servicios de agua y electricidad sin que puedan atreverse a cortárselos, si no quieren ser denunciados por acoso», señala la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Vigo, María Pérez.

Endurecer las penas judiciales para los que hacen de la ocupación su modo de vida fue el criterio coincidente en la reunión de ayer con la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, que manifestó su acuerdo con que se lleve a cabo una reforma legal a nivel estatal para castigar con más firmeza los allanamientos y usurpación de viviendas.

En el encuentro surgió entre los representantes vecinales de las cuatro ciudades la propuesta de que se deje de pagar la renta de integración social de Galicia (risga) a quien resulte condenado por ocupar una propiedad. «Parece que hablar de propietarios es hablar de personas con una situación desahogada, pero, por ejemplo, la ocupación le está afectando a gente mayor que tiene una segunda propiedad en sus pueblos o por herencia, o por lo que fuese, y que ven que se la han destrozado y no tienen dinero ni salud para afrontar un proceso judicial para recuperarla o que les paguen lo que le han destrozado», mantiene María Pérez.

Empadronar solo a quienes demuestren ser inquilinos de un inmueble es otra de las propuestas planteadas. La conselleira Ángeles Vázquez aseguró que la Xunta no conoce ningún caso de okupas en la comunidad que hayan optado por hacerse con una propiedad ajena siendo demandantes de una vivienda social ante la Administración autonómica. Negó además Vázquez que la ocupación haya repuntado en Galicia por falta de viviendas sociales.

Tanto la conselleira como los dirigentes vecinales coincidieron en reclamar desalojos de okupas más ágiles y que se produzcan en cuanto una persona demuestre que es dueña de un inmueble usurpado, contemplando para el okupa penas de cárcel en lugar de multas. «É inadmisible que a ocupación ilegal dunha vivenda só se castigue cunha multa e non cunha pena de prisión», dijo la conselleira, que añadió que en Galicia hay ahora más de cien denuncias activas por ocupación de inmuebles.

Okupan tres casas del centro de Marín y las transforman en narcoviviendas

López Penide

Vecinos de Cantodarea impidieron la okupación de un cuarto inmueble

Aseguran que la situación ha llegado a ser insostenible y critican la dejadez de todas las instituciones. Vecinos de Cantodarea, en  el casco urbano de Marín, denuncian la okupación de tres casas abandonadas y su conversión en narcoviviendas: «Hacen ruido por las noches, están traficando y consumen. Viene gente de fuera y se meten dentro», relató una de las afectadas para explicar el día a día que tienen que soportar de un tiempo a esta parte.

Añadió que ya han comunicado esta situación a la Policía Nacional, «pero no pueden hacer nada. Los conocen, saben quienes son, pero no pueden hacer nada». Ante esta tesitura, los vecinos están pensando en movilizarse para dar visibilidad a la situación «muy difícil» que están soportando. «Tenemos una situación muy complicada. Necesitábamos llamar la atención, ya que en Marín nadie nos hecha una mano», insistió al respecto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El movimiento vecinal llega a plantear que no se pague la risga a los okupas condenados