Ábalos no muestra sus cartas sobre el pago en las autovías

La estrategia de movilidad de Transportes incluye un nuevo sistema para financiar la conservación de carreteras

Autovía A-55 en Semana Santa durante la alarma sanitaria por el coronavirus
Autovía A-55 en Semana Santa durante la alarma sanitaria por el coronavirus

redacción / la voz

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, presentó ayer la nueva estrategia de movilidad que asumirá el Estado en el contexto de recuperación de la pandemia y para cumplir con los objetivos europeos de descarbonización, seguridad y sostenibilidad. Se hace difícil extraer de la retórica que rodea a la nueva movilidad y la digitalización -que parece que va a solucionar todos los males- contenidos contantes y sonantes, o decisiones que conduzcan a cambios de verdad profundos. Pero hay dos vectores que ayer se avanzaron que darán mucho que hablar en los próximos meses, durante la tramitación de la futura Ley de Movilidad.

Por un lado, el ministerio va a ser muy selectivo en los proyectos de infraestructuras que asuma, con exigentes análisis de coste y beneficio en el plano socioeconómico, pues los recursos son escasos. Por otro, se aventura que va a ser necesario definir «un nuevo modelo de gestión y financiación de infraestructuras viarias que garantice la adecuada conservación de la red». Este modelo debe ser «predecible» para poder conservar «el importante stock de infraestructuras con el que está dotado nuestro país, todo ello en el marco de la normativa europea». En este amplio paraguas se incluiría el pago por el uso de autovías que han adoptado países como Portugal, pero no se afina tanto en el documento presentado ayer, quizás porque Ábalos espera mutualizar un asunto tan espinoso con un pacto político en una subcomisión en el Congreso, después de haber lanzado varios globos sonda al respecto en los últimos años.

Sí son más explícitos los estrategas de Transportes cuando recuerdan que «solo» el 8 % de la red del Estado se financia con cargo al usuario de la vía, una proporción que va a ser aún menor por el fin de los plazos concesionales de algunas autopistas. «Por tanto, en el 92 % de la red de carreteras es difícil asegurar el cumplimiento de quien contamina paga ni de que el usuario paga». En esta última frase queda bastante claro cuáles son las intenciones, aunque sigan sin concretarse para evitar reacciones adversas. Aunque se aclara que, «en un contexto de exigencia de reducción del déficit», será «difícil comprometer mayores dotaciones de presupuesto» para la conservación. Y ahí es donde entrará las nueva fiscalidad del transporte y las fuentes de financiación alternativas.

Los constructores proponen un peaje de 9 céntimos por kilómetro en las autovías

Cristina Vallejo

Seopan también defiende recuperar el modelo concesional, ausente de la contratación pública desde el 2012

Las grandes concesionarias y constructoras han vuelto a insistir en la necesidad de cobrar peajes en todas las carreteras de alta capacidad, no solo en las autopistas. Y, según su propuesta de ayer, con una vuelta de tuerca en cuanto a la factura a pagar respecto a la que efectuaron en el otoño de 2018. Si entonces se planteó un peaje de tres céntimos el kilómetro para los turismos y catorce para los vehículos pesados, ayer, Julián Núñez, presidente de Seopan, la patronal del sector, habla ya de nueve céntimos y de 19, respectivamente. Núñez explicó esta sustancial diferencia aludiendo a su intención de plantear un «debate de máximos», que coincide con la media de los peajes que se pagan en los países europeos. Porque, afirmó, esta discusión «seguramente» formará parte de la más amplia que el Ministerio de Transportes pretende abrir para redactar la Ley de Movilidad que anunció su titular, José Luis Abalos, en su primera comparecencia ante la comisión parlamentaria del ramo la semana pasada. El peaje que propone la patronal de la construcción sería aplicable sobre los 14.130 kilómetros de autovías titularidad de las Administraciones Públicas. Núñez alega que España concentra el 73,5% de la red de autovías libres de peaje europeas. Y que si bien en 23 países europeos tienen tarificada la totalidad de su red viaria, en España, solo el 17% de las carreteras son de pago. «En 2018, Alemania aumentó su red de peaje, y eso que tuvo un superávit presupuestario récord», aseveró Julián Núñez.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ábalos no muestra sus cartas sobre el pago en las autovías