El PP intenta forzar la salida de Jácome, pero este resiste con un solo concejal

Cinco ediles de su partido y los siete populares han dejado ya el gobierno

El alcalde de Ourense, en su despacho, tras la salida de doce concejales de su gobierno
El alcalde de Ourense, en su despacho, tras la salida de doce concejales de su gobierno

ourense / la voz

Ourense es la tercera ciudad de Galicia, tiene 105.233 habitantes y su corporación municipal la forman 27 concejales. Pero ahora mismo solo dos personas están al frente del gobierno local: el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, y el único concejal de su partido, Democracia Ourensana (DO), que aún le es fiel, Armando Ojea Bouzo. Los ceses y renuncias que se produjeron este martes han dejado a Jácome prácticamente solo. Para ello ha sido determinante el paso a un lado del PP, que ha dejado en suspenso temporalmente su pacto con DO.

El líder de Democracia Ourensana empezó la jornada retirando las competencias a dos de los cinco concejales de la formación que lo denunciaron ante la Fiscalía por supuestas irregularidades en la gestión de las cuentas del partido. Son Miguel Caride, que ejerció como portavoz de los críticos en el comunicado que pedía la dimisión del alcalde, y Manuel Álvarez, que acusó a Jácome de gastarse 800.000 euros del partido de forma totalmente opaca.

Esa decisión obligaba al alcalde a asumir las competencias de ambos (por un lado, Infraestructuras y, por el otro, Servicios Generales), pero el día solo acababa de empezar. Después de una última —y tensa, pero rápida— reunión de la Junta de Gobierno Local, el grupo municipal del PP convocó a los medios de comunicación. En ella, su coordinador, el senador y exalcalde Jesús Vázquez, explicó que habían decidido suspender «temporalmente» el pacto de su partido con Democracia Ourensana.

Los siete concejales del PP renuncian, por lo tanto, a las competencias que tenían delegadas, rompiendo así el gobierno local. «Está a recibir acusacións moi graves que requiren unha explicación inaprazable», señaló Jesús Vázquez, en alusión a la denuncia contra Jácome. «Esperamos que isto sirva para que o alcalde reaccione», explicó el líder popular, que señaló que la respuesta debería llegar «inmediatamente» y que el alcalde debería aportar «moita documentación» y «aclarar moitas cousas» para evitar la suspensión definitiva del pacto. En todo caso, el líder popular aseguró que, por ahora, «non estamos a falar dunha ruptura».

Los críticos piden su dimisión

Justo después intervinieron los críticos, que en los últimos días perdieron un miembro (Mario González, que dimitió), pero recuperaron a otra (María Teresa Rodríguez, que este martes se unió a las peticiones de dimisión pese a que hace unos días se había desmarcado de esa estrategia). El encargado de hablar en nombre de los cuatro ediles de DO críticos con el líder del partido fue Miguel Caride, que cree que pronto el PP pedirá también al regidor que dimita porque este no dará las explicaciones que se le reclaman para reconducir la situación. «Se non nolas dá a nós, non llas vai dar ao PP», reflexionó el edil, que se mostró abierto a buscar un acuerdo para relevar al regidor. Según dijo, cualquier concejal de PP, DO, PSOE, Ciudadanos o BNG sería un alcalde «infinitamente mellor» que Jácome.

Por otra parte, las dos únicas concejalas de Democracia Ourensana que seguían teniendo competencias porque Jácome no se las había retirado renunciaron a ellas al igual que los miembros del PP. De este modo, al regidor solo le queda el apoyo de un único concejal, Armando Ojea, a quien ya ha nombrado teniente de alcalde. Ambos gobiernan ahora en solitario la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El PP intenta forzar la salida de Jácome, pero este resiste con un solo concejal