Los narcopisos y las casas de citas se fusionan por el covid y el cierre de los clubes de alterne

Consumidores de drogas y de prostitución van a los mismos apartamentos y cada mujer ofrece estupefacientes a su cliente


vigo / la voz

Un reciente caso en Vigo ha destapado la fusión entre narcopisos y casas de citas como la nueva tendencia en el mundo de la prostitución y el narcotráfico. El confinamiento por el covid-19 y el cierre de muchos clubes de alterne ha obligado a trasladar los prostíbulos a los narcopisos, lugares donde se vende droga a toxicómanos para consumirla allí.

La prueba saltó en Vigo. Una madre venezolana, vulnerable por ser una refugiada y que trabajaba de prostituta en una casa de citas, fue obligada a ofrecer o vender droga a sus clientes cuando ejercía. La pareja que regentaba el piso fue enviada a prisión provisional por, supuestamente, explotar a la víctima con condiciones de trabajo draconianas a cambio de alojamiento para ella y su familia y por traficar con drogas.

Fuentes de una oenegé de ayuda a las prostitutas advierte que cada vez se están montando más casas de citas donde también acuden consumidores a drogarse. Estos coinciden con clientes de las mujeres, las cuales les ofrecen estupefacientes durante el servicio sexual. El caso de Vigo evidencia que ya no son negocios separados, sino que operan fusionados. El objetivo principal es vender droga y la prostitución es el gancho para captar a clientes que no son toxicómanos.

Todo apunta, según las mismas fuentes, a que la policía pondrá en marcha numerosas investigaciones en los próximos meses en Galicia para desmantelar narcopisos y casas de citas fusionados.

«En todos los pisos donde se ejerce la prostitución se consumen drogas. Esto es de siempre. Pero ahora mismo la prostitución se concentra en los pisos. Hay más pisos porque las mujeres ya no están en los clubes», pues estos han ido cerrando al tener cada vez menos demanda, dice una experta ligada a una asociación de ayuda a mujeres prostituidas. También explica que la futura legislación quiere acabar con los prostíbulos, sobre todo las barras americanas de carretera. El debate giró en torno a si las mujeres de los clubes cerrados podrían percibir una renta mínima básica para sobrevivir, pero muchas no pueden cobrarla porque son extranjeras que no cumplen el requisito de residir legalmente. Ahora se están mudando a los pisos.

Pisos y clubes dedicados a la prostitución en Galicia continúan activos y con «duchas anticovid»

maría hermida

Cataluña y Castilla-La Mancha ordenaron ya el cierre de prostíbulos y la Xunta dice que depende de las licencia que tengan

Azuzadas por los rebrotes, dos comunidades autónomas, Castilla-La Mancha y Cataluña, ordenaron el cierre de todos los prostíbulos, tanto de clubes como de pisos u otros lugares donde pueda tener lugar esta actividad, por el peligro que supone para controlar la pandemia. Estas regiones cumplían así también con la petición de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que en una carta a las autonomías reclamó el cierre en toda España de los clubes de alterne al considerar que «la salud y los derechos de las mujeres son fundamentales». ¿Qué ocurre en Galicia? De momento, y a expensas de lo que pueda ordenar la Xunta, algunos clubes donde las mujeres son prostituidas y que tienen licencia de pub, café concierto o cafetería especial cerraron porque están incluidos en el ocio nocturno pero otros, con permisos distintos, siguen operativos. Y lo que dice la consellería de Vicepresidencia es que no existe una licencia de club de alterne como tal, que cada local depende del permiso concedido por el ayuntamiento correspondiente y, por tanto, no hay una pauta común.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los narcopisos y las casas de citas se fusionan por el covid y el cierre de los clubes de alterne