La Xunta pide explicaciones al ADIF por la corrosión en el puente de Pontedeume

El administrador asegura que la estructura ferroviaria será inspeccionada este año y que su estabilidad no corre riesgos

Corrosión en el puente metálico ferroviario de Pontedeume
Corrosión en el puente metálico ferroviario de Pontedeume

redacción / la voz

Pandillas de jóvenes procedentes de la playa de A Magdalena, en Cabanas, circulan por la pasarela peatonal del puente ferroviario metálico de Pontedeume a media tarde. Poco antes, un solitario tren con destino Ferrol cruza esta estructura azul de tres vanos que se ha convertido en un icono, pero que el paso de los años -fue inaugurada en 1913- y el efecto del salitre han ido desgastando con las huellas visibles de la corrosión.

Los jóvenes cruzan despreocupados la pasarela, a una altura de unos 25 metros sobre la desembocadura del Eume, y se sientan a escuchar música muy cerca de las vías, aprovechando el escaso tráfico de la línea A Coruña-Ferrol, agravado por las escasas circulaciones programadas a causa de la pandemia. Si se supera el vértigo, son perfectamente visibles los múltiples tramos de vigas de acero que están desconchados por la corrosión, acentuada por su cercanía al mar. Distintos testimonios del mal estado del puente surgieron hace unos días en las redes sociales y el eco de estas denuncias llegó a la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade.

Otro aspecto de la corrosión
Otro aspecto de la corrosión

A la vista de las imágenes con un alto grado de corrosión, el director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, remitió una solicitud de información a la Dirección General de Conservación y Mantenimiento del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). En ella mostraba su preocupación por el estado del puente. «La situación denunciada es, en mi opinión, lo suficientemente grave para que desde el ADIF se responda a la misma zanjando el tema sin ningún género de dudas sobre la seguridad de esta infraestructura y poniendo de manifiesto la labor de mantenimiento preventivo y auscultación que sobre la misma se realicen», escribía el director xeral. «No parece que el estado del puente sea el mejor y eso nos tiene preocupados», añadió.

Un tren circulando por el puente de Pontedeume
Un tren circulando por el puente de Pontedeume

Mensaje de tranquilidad

La respuesta del ADIF fue inmediata, precisamente para zanjar cuanto antes las dudas sobre la seguridad de esta infraestructura, en una línea (A Coruña-Betanzos-Ferrol) que, por otra parte, es una de las que se ha quedado más postergada en las grandes inversiones que ha recibido el ferrocarril gallego en los últimos quince años.

De acuerdo con las explicaciones del administrador ferroviario, la corrosión en múltiples puntos del puente no suponen un riesgo «para la capacidad portante del puente», es decir, para su estabilidad. De esta forma, el ADIF quiso transmitir un mensaje de tranquilidad para los usuarios del ferrocarril y los peatones que utilizan a diario esta estructura de paso con más de un siglo de existencia. Al tiempo, aseguran que estos puentes metálicos roblonados son inspeccionados más a menudo que otras tipologías, y en este caso más por su situación en un ambiente «más agresivo» por su proximidad al mar. En este sentido recuerdan que se aprobaron dos actuaciones para tratar la estructura en los últimos 25 años y anuncian que la próxima inspección está prevista para este mismo año.

En un intercambio posterior, el director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, solicitó más datos sobre el contenido y alcance de las inspecciones, así como el resultado de las pruebas en la estructura. Sergio Couto, ingeniero y uno de los responsables de K2, una empresa especializada en la inspección de este tipo de estructuras, constata que la situación del puente a la orilla del mar «y la acción de los cloruros» puede afectar a la vida útil de la pintura, a pesar de que los recubrimientos actuales son más resistentes.

El ADIF detecta 448 puentes con deficiencias en la red ferroviaria gallega

pablo gonzález
El puente ferroviario sobre el río Cabe, cerca de Monforte
El puente ferroviario sobre el río Cabe, cerca de Monforte

30 necesitan reparaciones urgentes y 13 de ellos están en el corredor atlántico central

El informe que sustenta el Plan Director para el Corredor Atlántico, cuyas líneas generales ya adelantó La Voz hace unos días, supone un pormenorizado estudio de la situación de la red ferroviaria convencional, que en los últimos años ha sufrido un serio deterioro al centrarse las inversiones en el acceso de alta velocidad, descuidando en cierta medida las vías convencionales. El plan es en realidad un inventario de deficiencias de la red y de las perspectivas de modernización que pueden llevarse a cabo, especialmente en el eje estratégico incluido recientemente de forma oficiosa -aún queda el pronunciamiento del Consejo- en la red básica transeuropea. Se trata de acabar con la falta de fiabilidad de estas infraestructuras para hacerlas más atractivas a los operadores logísticos y reducir al máximo las incidencias que causan retrasos, 3.731 en solo cinco años. Para ello se prevé una inversión en Galicia y en la provincia de León de 989,8 millones de euros, de la que el 60 % se desembolsará entre el 2020 y el 2022. Aunque habrá reformas en los distintos trazados hasta el 2025.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Xunta pide explicaciones al ADIF por la corrosión en el puente de Pontedeume