Feijoo reconoce que podría haber «algún deslizamento de datas» en el arranque del curso

El presidente de la Xunta ve más riesgos fuera de las aulas que dentro

A la entrada de las aulas del CEIP Pérez Viondi de A Estrada se han instalado dispensadores de gel
A la entrada de las aulas del CEIP Pérez Viondi de A Estrada se han instalado dispensadores de gel

santiago / la voz

El presidente de la Xunta mantiene mediados de septiembre como fecha de referencia para el regreso a las aulas en Galicia, pero no lo garantiza al cien por ciento. De hecho, tras reunirse en la mañana de ayer con el comité técnico que asesora al Gobierno gallego admitió que puede haber un «deslizamento de datas», entendido como un retraso general en el comienzo del curso en todos los centros o de forma localizada, algo que ahora mismo depende de dos cuestiones.

La primera podría despejarse hoy mismo si en la reunión sectorial que van a mantener los responsables autonómicos de Educación con la ministra Celaá se establece alguna directriz conjunta o se avanza en alguna medida que se pueda ratificar en la anunciada Conferencia de Presidentes, que sigue sin fecha para «lamento» de Núñez Feijoo.

La segunda circunstancia que puede alterar el calendario escolar tiene que ver con las circunstancias epidemiológicas de determinadas áreas de la comunidad. «A situación do concello onde está o colexio ten que ter repercusión, é unha das cuestións que estamos pulindo», afirmó el jefe del Ejecutivo, que añadió que los criterios quedarán recogidos en el protocolo autonómico de regreso a las aulas, en el que se seguirá trabajando en las próximas dos semanas para incorporar medidas y experiencias que se están aplicando en otros países europeos y que Galicia estaría dispuesta a asumir si se consideran eficaces.

Sin miedo

Cualquiera que sea la fecha, Feijoo hizo un llamamiento a toda la comunidad educativa para afrontar con confianza el nuevo curso académico. Habrá brotes, advirtió, pero ese es uno de los escenarios que ya están recogidos en el protocolo de la Xunta, lo que le llevó a afirmar que «a aula será o lugar máis seguro que rapaces frecuenten, haberá máis risco de contaxio fóra das aulas que dentro», garantizó, de ahí que haya pedido a los progenitores que «non teñan medo» porque los controles serán estrictos.

También quiso tranquilizar al resto de la comunidad educativa, insistiendo en que las responsabilidades seguirán recayendo en las autoridades sanitarias, a cuyas directrices debe someterse toda la sociedad y en particular los docentes y el personal de los centros. Unas 4.000 personas van a recibir formación en los próximos días por parte de personal sanitario en cursos de ocho o diez horas para aclarar dudas sobre los protocolos y para que puedan transmitir las normas al resto de colegas, y unas 40.000 serán sometidas a pruebas serológicas. Como medidas complementarias, recordó que el próximo curso habrá 158 unidades más y un millar de profesores para reforzar la docencia «no caso de que fose necesario».

No improvisar

En clave política, Feijoo adelantó que la Xunta no asistirá hoy a la reunión con el Gobierno central como simple «espectadora», pero también espera que la ministra y su equipo aprovechen la cita para ofrecer respuestas «serias» para regresar a la escuela de forma «homoxénea, con coordinación e sen improvisación. As comunidades temos moitas competencias, e son indelegables, pero o Ministerio de Educación debería dicir cousas sobre a educación en España, porque doutro xeito non teremos un modelo educativo fronte a pandemia», criticó el líder autonómico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Feijoo reconoce que podría haber «algún deslizamento de datas» en el arranque del curso