El Gobierno estudia un permiso retribuido o baja para padres con hijos en cuarentena

Celaá aboga por la presencialidad en el retorno a las clases y lamenta la «alarma excesiva». También apuesta por la obligatoriedad de la mascarilla desde los seis años, medida avanzada por Galicia hace una semana

En centros como el de Recimil ultiman los preparativos para la vuelta a las aulas
En centros como el de Recimil ultiman los preparativos para la vuelta a las aulas

Redacción

El Gobierno estudia la puesta en marcha de un permiso retribuido o baja para aquellos padres cuyos hijos tengan que guardar cuarentena por el coronavirus.  La ministra de Educación y Formación Profesional ha recordado que una fórmula parecida, la del permiso retribuido, ya se utilizó al principio de la pandemia. «Si hay un menor, debe estar acompañado de una persona adulta», dijo Isabel Celaá en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, antes de aclarar que el mecanismo no está aún decidido: «Podría ser una baja por enfermedad o un permiso retribuido, son fórmulas que hemos de articular».

Se pedirá una declaración responsable a los padres

La ministra también ha indicado que se pedirá «una declaración responsable a los padres» para que sus hijos vayan a colegio sin fiebre. «La salud y la seguridad empieza desde casa», ha asegurado Celaá que, en cualquier caso, ha reconocido que «no hay riesgo cero» ya que puede darse «la circunstancia de que se incumpla».

Celaá reconoce que a pandemia «no ha evolucionado durante agosto de modo positivo» de ahí la importancia de la reunión con los consejeros de Educación de las comunidades autónomas del jueves, en la que estarán presentes los ministros de Sanidad, Educación y Formación Profesional, y Política Territorial.

«La reunión de mañana aborda cuestiones ya planteadas, no se parte de cero, hay algún ajuste en términos de revisión pero el plan de junio sigue vigente», ha insistido la ministra aunque ha avanzado que quieren «ajustar cuestiones como el uso más o menos generalizado de la mascarilla». En este punto, ha apostado porque sea «más generalizado y a partir de los 6 años», una medida que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, había avanzado hace una semana.

La ministra Celaá, en una sesión de control en el Senado
La ministra Celaá, en una sesión de control en el Senado

Toma de temperatura antes de entrar

La ministra también ha indicado que se tomará la temperatura a los alumnos antes de empezar las clases, un hecho que se «podrá hacer a la entrada, se puede pedir a los padres o se puede medir en las aulas». «Trabajamos en un modelo combinado», ha señalado, al tiempo que ha afirmado que también habrá geles en las aulas para que alumnos y maestros se puedan lavar las manos. «Son 4 reglas: ventilación, limpieza de manos, protección personal y distancia. Son las mismas reglas en todos los lugares», ha señalado la ministra, en alusión a otros países de la Unión Europea donde ya han comenzado las clases. «Todos estamos en esa adaptación de las medidas según la realidad que vamos a vivir en el ámbito escolar», ha aclarado.

La educación presencial, «insustituible y beneficiosa»

Además, Celaá ha hecho un llamamiento a los padres para que lleven a sus hijos al colegio pues, como ha reiterado, «la educación es insustituible y beneficiosa». «No puede ser sustituida por el ámbito domiciliario», ha zanjado. La ministra ha insistido en que las escuelas tienen que «estar abiertas» ya que la presencialidad sigue siendo «el concepto general», que se priorizará hasta los 14 años. «Los niños que no pueden trabajan delante del ordenador tienen que estar acompañados en su proceso educativo», ha explicado Celáa que ha pedido «no cargar a las familias con más preocupación e incertidumbre».

En este sentido, ha lamentado que se haya generado «una alarma excesiva» alrededor del regreso a las aulas. «Preocupa a las personas y a los centros que se diga que no se sabe. Sí se sabe: las escuelas van a abrir, la presencialidad es lo general y estamos buscando el entorno escolar más seguro», ha detallado. «Tenemos que enfrentarnos al virus para los niños hagan lo más importante: continuar con su proceso educativo», ha aseverado.

Rechazo de una supuesta improvisación en retorno a las aulas

Celaá ha negado que se esté improvisando el inicio del curso pues, como ha destacado, «todo está planteado desde mayo y junio». «No se está partiendo desde cero, solo hay que hacer algún ajuste a la realidad», ha indicado en relación a los dos documentos que se elaboraron con las comunidades en junio. «Uno de vuelta a clase con 14 puntos que sigue vigente. Y otro, elaborado con Sanidad sobre prevención e higiene», ha explicado. Al ser preguntada por el protocolo a seguir en caso de detectase un posible caso ha explicado que «lo primero» es la detección precoz. «Una vez detectado se notifica al centro de salud que define qué hacer. El profesor lo saca del grupo con mascarilla y lo aísla», ha indicado.

En cualquier caso, ha reiterado que las escuelas tienen que estar abiertas porque «hay un derecho del alumno a ser educado». «Tienen que permanecer abiertas con controles y seguridad y que haya un entorno escolar seguro que permita a las familia tranquilidad», ha insistido.

La Xunta no descarta retrasar el inicio del curso «nalgunha zona concreta»

La Voz
Carmen Pomar visitando unas obras en Ourense este martes junto a Manuel Baltar
Carmen Pomar visitando unas obras en Ourense este martes junto a Manuel Baltar

Mientras Pedro Sánchez insiste en que los colegios deben abrirse, Madrid cambia fechas para escalonar la vuelta a las aulas por edades y bajar ratios

Después de que el presidente de la Xunta indicase el lunes que su deseo es «empezar o curso no mes de setembro», este martes la conselleira de Educación precisó que la fecha concreta es la ya prevista. «Nun principio, se as circunstancias o permiten, as clases serán presenciais, e para infantil e primaria botarán a andar ese día 10 de setembro», señaló Carmen Pomar durante una visita a las obras de un centro de FP en Ourense, según informa Miguel Ascón.

Pero la conselleira estableció una salvedad y no descartó que pueda ser necesario retrasar la vuelta a las aulas en algún área geográfica: «Pode haber algún tipo de circunstancia, ao mellor nalgunha zona concreta, que leve ás autoridades sanitarias a facer algún tipo de restricións. Sempre estariamos supeditados a esas restricións sanitarias, que poden afectar aos centros escolares e a calquera outra actividade», reconoció. Precisamente, a la evolución de los datos epidemiológicos y a las recomendaciones del comité clínico de expertos volvió a cifrar Pomar cualquier cambio en el protocolo de la Xunta para el inicio del curso escolar.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

El Gobierno estudia un permiso retribuido o baja para padres con hijos en cuarentena