El Gobierno estudia cómo compensar a los padres con hijos en cuarentena

La fórmula aún se está definiendo, y podría ser un permiso retribuido o una baja

Después de hacerlo en Ourense y Pontevedra, ayer se inició la realización de test de anticuerpos a profesores y personal no docente de los centros educativos del área sanitaria ferrolana
Después de hacerlo en Ourense y Pontevedra, ayer se inició la realización de test de anticuerpos a profesores y personal no docente de los centros educativos del área sanitaria ferrolana
R. S.
La Voz / Redacción

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, avanzó que el Gobierno está estudiando un permiso retribuido o baja —el mecanismo todavía está por definir— para aquellos padres que deban quedarse en casa para cuidar a sus hijos, si los niños tuviesen que cumplir cuarentena por coronavirus. «Si hay un menor, debe estar acompañado de una persona adulta», explicó en una entrevista en Cadena Ser. Durante el confinamiento, se puso en marcha el programa Me cuida, que permitía reducir o adaptar la jornada para aquellos trabajadores que tuvieran a su cargo personas con situación de dependencia. Sin embargo, esta fórmula no estaba retribuida.

Asimismo, Celaá adelantó que se les requerirá a los padres una declaración responsable de que sus hijos acuden a los centros educativos sin fiebre. A su parecer, la salud y la seguridad empiezan desde casa. Sin embargo, la ministra reconoce que no habrá «riesgo cero», pues puede que en algún caso se incumpla la petición. De todos modos, lamenta que se haya generado una «alarma excesiva» con la vuelta a las aulas e insta a todos los padres a que lleven a sus hijos a sus respectivos centros. «Preocupa a las personas y a los centros que se diga que no se sabe. Sí se sabe: las escuelas van a abrir, la presencialidad es lo general y estamos buscando el entorno escolar más seguro», explica Celaá.

En la conferencia sectorial sobre el inicio del curso que se celebra hoy, la ministra tendrá que aclarar cuáles son las consecuencias a las que se pueden exponer los padres que no lleven a sus hijos a clase en etapas obligatorias. También está previsto que se consensúen cuestiones como el uso generalizado de la mascarilla a partir de los 6 años de edad.

Respecto al protocolo a seguir en el caso de detectarse un caso positivo por coronavirus en los centros educativos, Celaá explicó que lo primero es la detección precoz. «Una vez detectado se notifica al centro de salud, que define qué hacer. El profesor lo saca del grupo con mascarilla y lo aísla», indicó. No obstante, Celaá apuesta por unas escuelas abiertas con controles de seguridad y en las que se genere un entorno escolar seguro que permita tranquilidad a las familias.

En Galicia, el protocolo presentado por la Xunta a mediados del mes de julio, y que será revisado y adecuado a las necesidades del momento, contempla que si se detecta un caso positivo en un aula, se pondrá a todos los miembros en cuarentena. Cuando se confirmen tres positivos en los últimos siete días se podrá acordar el cierre del nivel educativo en el que tuviese lugar el brote o, en su defecto, de la totalidad del centro educativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Gobierno estudia cómo compensar a los padres con hijos en cuarentena