La comunidad educativa cree indispensable que el curso sea presencial

Equidad, conciliación y aprendizaje fuera del currículo, ventajas de la presencialidad. Pedagogos y profesores resaltan la importancia de volver físicamente a las aulas

Preparativos en el CEIP Pérez Viondi de A Estrada
Preparativos en el CEIP Pérez Viondi de A Estrada

Políticos y comunidad educativa insisten en que todos los esfuerzos deben ir dirigidos a lograr una vuelta a clase presencial. Pero ¿por qué? ¿Cuáles son los beneficios de una docencia con presencia física en lugar de telemática?

La importancia de la convivencia con otros niños y adolescentes es el factor destacado por profesionales de la pedagogía, la didáctica e incluso de la salud mental. «Estar na casa, sen ter interacción con outros rapaces, xeroulles moito estrés. A socialización é importante, por regra xeral, e permite aprender cousas diferentes ás que pode aportar o núcleo familiar», indica la psiquiatra y psicoterapeuta Anabel González.

«Somos seres sociais e necesitamos percibirnos en todas as nosas dimensións, non nas dúas que nos permite o contacto en liña», apunta Sandra Fernández, pedagoga del Centro Lingoreta, que destaca la cercanía «humana e social» que supone asistir a clase, y lo que aporta también en cuanto a cuestiones como tener que cumplir unas normas sociales o realizar pequeñas tareas cotidianas. «Apréndese máis alá do libro. Os profesores saben que na escola hai todo un currículo oculto que tamén é ensino», señala.

«A aprendizaxe é un proceso social. Un aprende entre iguais, compartindo, discutindo... A escola é o lugar onde a rapazada aprende a convivir na sociedade», resalta también Susana Vázquez, profesora y una de las participantes en la puesta en marcha del portal colaborativo Aulas Galegas. Esa experiencia de apoyo a la docencia telemática le permitió comprobar la existencia de una brecha que va más allá del simple acceso a los recursos. «A fenda dixital é evidente mesmo entre os profesores. Pero máis que iso, os problemas aos que tivemos que enfrontarnos como docentes foron ás distintas habilidades, nivel cultural e posibilidades de conciliación laboral das familias para acompañar aos seus fillos na aprendizaxe».

 

En ese sentido, las expertas destacan el papel de la escuela como elemento igualador y garante de la equidad, algo en lo que también insisten ANPAs, sindicatos de educación, Xunta y Ministerio de Educación. «A distancia é máis difícil percibir, por exemplo, que a un alumno lle está custando máis seguir a explicación e atendelo, apoialo», añade Sandra Fernández.

Esta pedagoga también considera que la docencia presencial deja más lugar a la improvisación y la creatividad, mientras que la enseñanza a distancia supone retos en la gestión del aula. «Se están na casa ¿como controlas que un se levanta, outro se desconecta e non sabes por que...? Ese traballo recae nuns pais que, en moitos casos, se viron desbordados ao ter que suplir roles que coa presencialidade cumpre o profesor», dice.

Aún reconociendo las bondades de la vuelta a las aulas, Anabel González censura la insistencia en una presencialidad a toda costa: «A experiencia do colexio non é a mesma para todos os nenos, por exemplo. E que pasa cos fogares onde hai persoas de risco? Boto de menos que haxa flexibilidade, a opción de poder valorar cada caso de maneira particular. Iso tamén permitiría baixar as ratios e garantir a educación presencial para quen non ten recursos (materiais, de formación, de conciliación) para a ensinanza en liña», reflexiona.

Por su parte, Vázquez insiste en que la asistencia al aula debe ser prioritaria: «O éxito escolar está directamente relacionado co vínculo social e emocional coa escola, cos compañeiros e compañeiras, co acompañamento e os ritmos e hábitos de traballo», justifica.

Feijoo: «Nós queremos empezar o curso no mes de setembro»

Domingos Sampedro
El presidente del Parlamento, Miguel Santalices, con Alberto Núñez Feijoo
El presidente del Parlamento, Miguel Santalices, con Alberto Núñez Feijoo

La Xunta mantendrá la ratio de 25 alumnos por aula y el uso obligatorio de la mascarilla en clase

Clases presenciales, uso obligatorio de mascarillas y ratios que no rebasarán nunca los 25 alumnos por aula (la ratio legal). Son las características que, según insistió este lunes el presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijoo, tendrá el nuevo curso escolar, sobre cuyo inicio, previsto inicialmente para el 10 de septiembre en infantil y primaria, y para el 16 en secundaria, bachiller y FP, no ha dejado de preguntarse la comunidad escolar en las últimas semanas. 

«Nós queremos empezar o curso no mes de setembro. Esa é a nosa decisión, cremos que debemos facelo ou, polo menos, debemos intentalo», manifestó Feijoo, sin llegar a citar las fechas exactas. Sí puso día a cuándo se conocerá la última redacción del protocolo de vuelta a clase. Será el lunes siete de septiembre e incorporará, dijo, las propuestas salidas tanto de la reunión del Ministerio de Educación con los consejeros del ramo que se celebrará este jueves, como de la Conferencia de Presidentes que abordará el inicio de curso. «A partir do luns día sete ata que empecen as clases a dar moitísima información a todos os pais e a todas as nais e sobre todo a todos os grupos de profesores (...) o que non queremos é perder o tempo e dicir unha cousa para acabar matizándoa, polo que cando teñamos o protocolo definitivo, trasladarémolo de inmediato», señaló el presidente en funciones, que insistió en que deben fijarse criterios unitarios para todo el país.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La comunidad educativa cree indispensable que el curso sea presencial