Los nuevos contagios hacen peligrar el inicio presencial del curso universitario

Mientras crecen las dudas, el ministro de Universidades lleva sin comparecer ante la prensa desde abril

Limpieza en la Facultade de Económicas de Vigo en marzo
Limpieza en la Facultade de Económicas de Vigo en marzo

REDACCIÓN / LA VOZ

Las universidades tienen un poco más de margen que colegios e institutos antes de reabrir las puertas de sus aulas. El inicio de curso se ha retrasado en todos los campus gallegos, y con los planes de prevención y las guías docentes entregadas en julio, abordan el habitualmente poco activo mes de agosto con la incertidumbre de cuáles serán las condiciones sanitarias cuando toque iniciar las clases a finales de septiembre.

¿Quién decide cómo será el curso universitario?

Con la pandemia aún activa, las autoridades sanitarias tienen la última palabra. La evolución epidemiológica marcará las decisiones que haya que tomar en cada momento. Pero los escenarios para adaptarse a esas distintas situaciones ya han sido dibujados, con la participación de varios actores. En junio, el Ministerio de Universidades publicó sus recomendaciones para adaptar el curso 2020-2021 a la amenaza del covid-19. A finales del mismo mes, la Secretaría Xeral de Universidades, dependiente de la Consellería de Educación, remitió sus propias instrucciones, requiriendo a las tres universidades gallegas sus planes de adaptación. No hay, pues, un protocolo conjunto. Cada una ha aprobado su propio plan general de prevención y control sanitario y también las bases que regirán la actividad docente.

¿Han aprobado sus planes las universidades?

Sí. El 31 de julio las tres universidades gallegas tuvieron que remitir a la secretaría xeral sus planes de prevención, y también están ya publicadas las medidas que regirán la docencia el próximo curso. A partir de esos documentos, cada facultad y titulación ha tenido que elaborar sus propios protocolos, tanto sanitarios como de enseñanza. Centros y departamentos son quienes, en última instancia, deciden cómo se organizarán las clases, en función de las necesidades formativas y de los espacios disponibles.

También se han actualizado las guías docentes de cada materia. Cada asignatura incluye un plan de contingencia en el que se explica cómo se adaptará la metodología y la evaluación en el caso de que un nuevo cierre de las facultades obligue a recurrir otra vez a la enseñanza online.

¿Cuándo arrancará el curso 2020-2021?

Con el retraso en las pruebas de selectividad y en los plazos de matriculación como telón de fondo, las tres universidades gallegas han retrasado el inicio del curso 2020-2021 con respecto al año pasado. El primer cuatrimestre arrancará el 21 de septiembre

¿Empezará con clases presenciales?

La evolución de la situación sanitaria lo determinará. Hasta el momento, la apuesta de las universidades es retomar las clases con presencia física de los alumnos. El rector de la Universidade de Santiago (USC) Antonio López insistió el lunes en que su intención es «arrancar coa máxima presencialidade que permitan as circunstancias sanitarias». Los planes de las universidades de Vigo y A Coruña también marcan como el horizonte más deseable el trabajo en las aulas, aunque reconocen que el exigido distanciamiento social obligará a combinar esta modalidad con las clases virtuales. De hecho, la UVigo ya hizo oficial que el curso arrancará con docencia mixta, aunque 17 grados y 30 másteres tienen previsto iniciar el año académico solo con docencia presencial, tras adaptar sus instalaciones y recibir el visto bueno del Consello de Goberno de la universidad.

¿Hay previsión de docencia virtual?

Las universidades gallegas han preparado distintos escenarios, según las diferentes exigencias sanitarias y de prevención que puedan ir estableciéndose. No solo barajan tener que combinar las clases presenciales y las aulas en línea en distintas medidas, también tienen preparados planes de contingencia que, aseguran, permitirán pasar a una docencia exclusivamente telemática en caso de que se vuelvan a decretar medidas drásticas como el cierre de los centros de enseñanza o el confinamiento domiciliario de la población.

¿Se van a revisar los protocolos?

De momento no hay noticia de ninguna revisión. Desde la Consellería de Educación recuerdan que las universidades, en coordinación con la secretaría xeral, ya diseñaron el inicio del curso barajando los distintos escenarios posibles, y señalan que, en el mes que falta para que arranquen las clases, se seguirá con atención «a evolución epidemiolóxica e o que ditaminen as autoridades sanitarias». Desde el Ministerio de Universidades no se ha vuelto a comunicar nada respecto a las condiciones del nuevo curso.

El ministro Castells no comparece ante la prensa desde el 23 de abril

Pese a las dudas que rodean al inicio y desarrollo del próximo curso en el sistema universitario español, el ministro de Universidades Manuel Castells continúa manteniendo el perfil bajo que le ha caracterizado desde que tomó posesión del cargo el pasado mes de enero.

Poco dado a comparecer ante los medios, su primera rueda de prensa llegó ya avanzada la crisis sanitaria, el 23 de abril, para abordar la situación que estaba viviendo la enseñanza universitaria. Aquella cita dejó frases curiosas, como la previsión de que el curso siguiente comenzaría cuando estaba previsto «si el mundo no se viene abajo».

Desde entonces, el mundo no se ha venido abajo, pero la pandemia ha vuelto a repuntar, haciendo temer que el año académico podría no arrancar bajo las premisas de la «nueva normalidad» prevista. Y sin embargo, Castells no ha vuelto a enfrentarse a la prensa en una comparecencia. Sí ha concedido un par de entrevistas y durante el mes de junio compareció varias veces ante el Congreso y el Senado. Se le ha visto en algunos (pocos) actos oficiales e interviniendo en cursos y se sabe que participa en reuniones telemáticas, pero sigue sin poner rostro ni voz a las decisiones de su ministerio.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

Los nuevos contagios hacen peligrar el inicio presencial del curso universitario