La negativa de varios grupos complica la aprobación en el Congreso del acuerdo del superávit

El PPdeG no descarta llegar a presentar un recurso de inconstitucionalidad

J. Hellín. POOL

redacción / la voz

Gobierno central y FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) rubricaron el martes el polémico acuerdo que permitirá a los ayuntamientos poner sus ahorros a disposición del Estado a cambio de participar en un fondo de hasta 5.000 millones de euros. Pero ese pacto aún tendrá que ser convalidado en el Congreso. Y todo apunta a que no será fácil. A la oposición de PP, Ciudadanos y PDeCat, manifestada directamente con su voto negativo en la FEMP, no dejan de sumarse críticas de otras fuerzas con representación parlamentaria. Desde Galicia, el BNG ya ha advertido que su diputado Néstor Rego votará en contra de lo que consideran una «apropiación» de los remanentes municipales.

El PSOE tampoco podrá contar con otro de los votos que en enero dio la investidura a Pedro Sánchez, el de Nueva Canarias, que ya anunció su rechazo a una decisión que «resquebraja el municipalismo».

Esquerra, con doce escaños, ha tildado de «nefasto» el acuerdo para «recentralizar» recursos y «financiar la mala gestión» del Ejecutivo. Por su parte, Joan Baldoví, único representante de Compromís, lo calificó de «atentado» y anunció su voto en contra una vez llegue al Congreso. Mientras que desde el Partido Regionalista de Cantabria, Miguel Ángel Revilla tachó el acuerdo de «impresentable». Este miércoles, Bildu, que cuenta con cinco diputados, se ha sumado a quienes censuran el pacto mostrando su «rechazo más rotundo» y exigiendo que se le dé marcha atrás

Otras fuerzas presencia en el hemiciclo, como Navarra Suma, Coalición Canaria o Foro también manifestaron su rechazo a la solución pactada para usar los remanentes municipales. Algunos cargos locales y provinciales de Vox (partido con 52 diputados en el Congreso) han llegado a tachar de «chantaje» el sistema aprobado en la FEMP, y el portavoz del grupo parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, calificó de «rendición» el hecho de que Abel Caballero votase a favor del acuerdo.

Así las cosas, al Gobierno se le complica lograr los votos que le permitirían convalidar el acuerdo en la Cámara Baja. Necesita más síes que noes, y por el momento solo parecen asegurados los apoyos de los 120 diputados que suma el PSOE. Sus socios de gobierno, Unidas Podemos, que suman 35 escaños, aún no han revelado cuál será su postura en el hemiciclo, pero en la votación celebrada en el seno de la FEMP sus representantes se abstuvieron.

Recurso del PP gallego

Los alcaldes gallegos del PP creen que el acuerdo alcanzado en el seno de la (FEMP) supone «a ruptura do municipalismo» y anuncian que su intención de «chegar ata o final» para romper un acuerdo adoptado de «mala fe». Por ello, no descartan la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra el pacto. Así lo explicaron este martes en rueda de prensa varios cargos populares, entre ellos el presidente de la Deputación de Ourense, Manuel Baltar, que acusó a Sánchez de utilizar al alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, Abel Caballero, como «tonto útil» para sacar adelante su propuesta. Por su parte, el alcalde de Lalín Xosé Crespo admitió que, si no se corrige el texto, a los concellos no les va a quedar otra opción que firmarlo si no quieren quedarse sin nada. Por eso puso en duda que sea realmente voluntario: «Non vai quedar máis remedio que ir ao matadoiro», remachó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La negativa de varios grupos complica la aprobación en el Congreso del acuerdo del superávit