Gonzalo Caballero: «Eu non son dos que abandona o barco en circunstancias adversas»

LA VOZ SANTIAGO DE COMPOSTELA

GALICIA

xoan a. soler

El candidato socialista atribuyó buena parte del resultado del 12J a la baja participación y a la crisis sanitaria

24 jul 2020 . Actualizado a las 15:34 h.

No tenía esta tarde una papeleta fácil Gonzalo Caballero, el candidato socialista, que se presentaba ante el comité nacional de su partido para explicar el mal resultado electoral del pasado 12 de julio, cita en la que el PSdeG cosechó su peor resultado en unas autonómicas; fue tercera fuerza, ampliamente superado por el BNG, y con un agravante: no haber sido capaz de quedarse con ni uno solo de los 14 diputados que perdió la marea. Hace días que en corros del partido se apunta a algunas causas endógenas, propias, para explicar esto: la estrategia de seguidismo a Pedro Sánchez en asuntos comprometidos o la falta de un perfil galleguista propio, entre otras.

Pero Caballero ha apuntado esta tarde a los factores exógenos, a los que ha atribuido una buena parte de un resultado que ha calificado de «insatisfactorio». El candidato socialista, que ha mostrado su intención de seguir al advertir que no es «dos que abandona o barco en circunstancias adversas», ha atribuido la falta de apoyo social a la baja participación, que penaliza más su granero de votos, y a la crisis sanitaria del covid, que echó por tierra la ola de entusiasmo progresista que se había evidenciado en las generales y municipales. También apuntó a otro factor externo: el tremendo arraigo del poder conservador en el territorio gallego. «Só unha vez logramos formar un goberno de progreso», dijo en referencia al 2005, cuando Touriño lideró el cambio en la Xunta que puso fin a 16 años consecutivos de fraguismo.

Solo al final de su intervención, Caballero apuntó algunas causas endógenas para explicar el mal resultado electoral: no haber sabido conectar con el electorado de centro izquierda, sobre todo en las ciudades; y no haber sabido trasladar con nitidez «que a nosa causa é Galicia». El líder socialista dejó claro que continuará como secretario y como diputado, que para eso fue elegido, y que no es momento de hablar de la candidatura de dentro de cuatro años, pero sí recurrió a ejemplos que dejan entrever cuál es su intención, porque incluso llegó a mirarse en el espejo de Ana Pontón, cuando recordó que hace cuatro años se registraron los peores resultados del BNG y ahora es segunda fuerza. 

En parte de su discurso, Caballero tiró de la retórica a la que se recurre para tratar de digerir los reveses electorales, y apeló a la frase de que de los «errores se aprende». El líder socialista llamó a los suyos a reflexionar, a debatir sin límites, y a trabajar para devolver al PSdeG al lugar que corresponde. Por eso lanzó un recado a quienes quieran moverle la silla. «Non é o momento de cuarteis e de despachos», dijo. E insistió en que si el problema fuese el candidato, todo sería mucho más sencillo. Pero no lo tendrá fácil Caballero. Porque el resultado electoral ha generado malestar en una parte del partido, sobre todo en el poder municipal, que ayer le dio la espalda al comité. Ayer no acudieron ni las alcaldesas de A Coruña y Lugo; ni los alcaldes de Vigo, Vilagarcía, Ames, Viveiro, O Barco y As Pontes (los alcaldes de Santiago y Ferrol no acudieron al no formar parte del comité nacional). De los 427 miembros que forman el comité nacional, el órgano, solo asistieron 135, lo que supone el 31,6 % del total.