Alcaldes gallegos exigen al Gobierno que les permita ya gastar su millonario superávit

Hacienda dice que está buscando una solución, pero evita aclarar cuándo será. «Es una cuestión de justicia que nos dejen ya», claman regidores socialistas

Abel Caballero y el alcalde de Valladolid, en foto de archivo en Vigo, reclamaron a Sánchez que el Gobierno desbloquee los fondos
Abel Caballero y el alcalde de Valladolid, en foto de archivo en Vigo, reclamaron a Sánchez que el Gobierno desbloquee los fondos

redaccion

El frente abierto en el municipalismo español al exigir al Gobierno poder usar los fondos ahorrados en los últimos años ha prendido en Galicia. Regidores de la comunidad reclaman al Ejecutivo central tener las manos libres ya para utilizar sus superávit en un momento de máxima necesidad por los desequilibrios causados por la pandemia, un ahorro que solo pueden ahora emplear en amortizar deuda, por una ley del ministro Montoro pensada para evitar desfases en la administración local en los años de crisis financiera.

Esa exigencia fue formulada el lunes por Abel Caballero a Pedro Sánchez en una reunión de la ejecutiva federal socialista que diversas fuentes describen como «tensa», al considerar el presidente que ese no era el foro donde plantear la reivindicación. Los mismos testimonios apuntan a que Caballero adujo una notable presión de los alcaldes del PP para exigir al Ejecutivo que autorice la utilización de los fondos propios de los ayuntamientos.

El alcalde vigués y presidente de los alcaldes españoles pidió este martes a sus homólogos que eviten romper la unidad y fortaleza de la Federación de Municipios y Provincias, mientras agradecía poder hablar con el Ejecutivo de los remanentes de caja municipales, algo que dijo no ocurría desde el 2012. En paralelo, señaló que pedirán una compensación de los gastos que entrañará la gestión de la renta mínima vital.

Las palabras contemporizadoras de Abel Caballero contrastan con la beligerancia de alcaldes del PP, que acusan a Pedro Sánchez de incumplir su palabra de abordar con los ayuntamiento el uso de la hucha municipal. Solo en Galicia está en juego que los concellos movilicen unos 176 millones de euros; es el dato del último ejercicio completo auditado, el del 2018. Un fondo considerable que, a expensas del cierre del 2019, están en un cajón.

El Ministerio de Hacienda aseguró ayer que busca soluciones para desbloquear esa situación. «Los ayuntamientos son imprescindibles para ayudar en la reconstrucción, han tenido ahorros importantes estos años y estamos trabajando con la FEMP para ver qué podemos hacer entre todas las administraciones», dijo la ministra María Jesús Montero. Pero lo cierto es que no hay una fecha para esa autorización para el gasto. «En eso estamos trabajando», dijo la responsable de Hacienda.

En Galicia, los regidores de las principales ciudades llevan meses reclamando una autorización que no llega, antes para poder acometer gastos e inversiones, y ahora para tirar de la reconstrucción. El alcalde de Vilagarcía y presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias comparte la reclamación planteada por Caballero y el regidor de Valladolid a Pedro Sánchez a lo largo de la ejecutiva federal del PSOE. «Poder empregar o superávit no financiamento de políticas propias e servizos que precisa a cidadanía é unha reivindicación na que a Fegamp leva insistindo moito tempo», subraya el socialista Alberto Varela. «É certo — añadía— que nos últimos tempos o Goberno adoptou decisións que permitiron unha certa flexibilidade, pero tamén é obvio que os concellos estamos asumindo unha parte crecente do esforzo económico fronte as consecuencias da pandemia, e agardamos que este problema teña unha solución rápida».

«Es una cuestión de justicia. Los concellos deben asumir muchas competencias de forma impropia, yendo más allá de lo que les corresponde, como se ha visto durante el coronavirus», refrendaba ayer la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, también del PSOE. Para otro socialista, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, es «absolutamente imprescindible», y a la vez «inexplicable» que todavía esté sin resolver esta cuestión. Bugallo incide en que «os concellos vimos asumindo en primeira liña enormes responsabilidades sen axudas», por lo que le resulta «imposible de entender» que no se les permita disponer de sus propios recursos, y además, «aplicándonos unhas normas de control orzamentario que non cumplen nin se lles esixe ás comunidades autónomas nin ao propio estado».

Compañero de partido, el alcalde de Ferrol, Ángel Mato, recuerda que «os concellos tiveron sobrecustos importantes para facer fronte a numerosos imprevistos derivados da epidemia» y por ello se suma a la reclamación de ese desbloqueo: «Non temos recursos suficientes para asumir situacións derivadas tanto de competencias propias coma impropias, e por iso sería unha boa medida económica que o superávit municipal puidese destinarse a cubrir eses gastos»

Más rotundo es el regidor de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores: «Estamos fartos de leria barata. Isto arréglase publicando no BOE que os concellos poidamos empregar os nosos recursos sen límites».

Desde Ourense, la coalición DO-PP también reclama una salida urgente a esos fondos: «Se nos deixan sen ese diñeiro, vaise todo ao garete. Sería ademais tremendamente inxusto porque estás castigando aos concellos que aforraron, ou aplicaron o plan Montoro para facer ben as cousas, e agora teñen ese diñeiro para empregar en iniciativas que beneficien aos seus cidadáns», decía su portavoz, Miguel Caride.

Caso diferente es el de Lugo, que con deuda cero puede servirse del superávit para abordar gastos, pero su gobierno, de coalición PSOE-BNG, se solidariza con el resto: «Levamos tempo demandando un cambio na Lei de Estabilidade Orzamentaria para que os executivos municipais teñan unha maior autonomía e decisión de gasto. Cartos ademais, que son especialmente necesarios nestas circunstancias, porque os gastos para afrontar as necesidades derivadas da pandemia se están afrontando con recursos propios, sen que aportase nada a comunidade autónoma». 

PSOE y Podemos rechazan devolver a las comunidades el IVA: «No estamos para ‘‘fregaos''»

 El Congreso, con los votos del PSOE y Unidas Podemos, rechazó ayer reclamar al Gobierno la devolución este mismo año a las comunidades autónomas de los 2.500 millones de euros procedentes del IVA pendiente de liquidar del 2017. Tras rechazar el pasado mes de febrero una moción impulsada por el PP, la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja rechazó una proposición no de ley en este sentido, esta vez defendida por el Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

Montse Mínguez, del PSOE, recordó que este «lío se montó» por la implantación del sistema de Suministro Inmediato de Información, que acortó la recaudación por IVA ese año, pero no solo a las comunidades, sino para todas. Desde el Gobierno, dijo, «se quiere facilitar la solución» y «está encima de la mesa».

«No está la cosa como para meterse en este tipo de fregaos», dijo Txema Guijarro, de Unidas Podemos, que abogó por «mimar» a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ante la «tarea ingente, casi imposible» que tiene por delante por esta crisis.

El diputado popular Jaime de Olano señaló que esta devolución, que el Gobierno rechazó ejecutar, deberá dilucidarse en los tribunales.

La iniciativa debatida en el Congreso fue respaldada por el PP, Ciudadanos, ERC y Junts, pero sus votos no fueron suficientes ante el rechazo de Unidas Podemos y el PSOE, ya que tanto Vox como el PNV se abstuvieron. El PP intentó que la propuesta se acompañara con los 750 millones de euros pendientes de liquidar a las entidades locales, pero el diputado de PRC, José María Mazón, optó por centrarse exclusivamente en la financiación autonómica.

Información elaborada con las delegaciones de La Voz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alcaldes gallegos exigen al Gobierno que les permita ya gastar su millonario superávit