El abogado de la familia Quer: «La sentencia del TSXG sobre Diana demuestra que el sistema funciona»

Ricardo Pérez Lama cree que la figura del jurado popular sale reforzada con el segundo fallo condenatorio

Ricardo Pérez Lama
Ricardo Pérez Lama

VIGO / LA VOZ

El abogado Ricardo Pérez Lama no llegó al juicio de Diana Quer por casualidades de la vida o del turno de oficio. La familia de la joven raptada, violada y asesinada el 22 de agosto del 2016 lo fue a buscar a su despacho de Ferrol. Lo avalan, entre otras, las condenas por los crímenes de Asunta, Maruchi Rivas, los mellizos en A Coruña, la niña de Narón, Marta Sequeiro o el parricida de Oza. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) confirmó la semana pasada la de José Enrique Abuín Gey, el Chicle.

-La resolución del TSXG respalda al completo su tesis procesal...

-La instrucción de este asunto es muy compleja, el único acusado intentó destruir numerosas pruebas, se deshizo del móvil de Diana y de su ropa, lastró el cuerpo y lo escondió 500 días. No puso ninguna facilidad, en contra de lo que se pudiera creer. De ahí que solicitásemos, y así lo acordó el juez instructor, numerosas pruebas. El gran trabajo de la Guardia Civil, igualmente, sirvió para desmontar la tesis exculpatoria. Sus especialistas revelan la ubicación de Diana de forma empírica tras analizar un millón de datos cruzados en 2.000 kilómetros. Eso fue definitivo, igual que el pelo de Diana en la brida. Esos pelos justifican cuál es el arma homicida: la brida; justifican también cuál es la causa de la muerte: el estrangulamiento. A mayores, y resulta fundamental, la niña estaba desnuda y sin ropa interior.

-La estrategia exculpatoria se basó en acusar por igual a jueces, fiscales o Guardia Civil de conspirar contra el acusado: ¿es necesario poner en duda la honestidad de tantos funcionarios para ejercer una defensa justa?

-La defensa plantea su estrategia y se puede compartir o no, pero tiene derecho a ello. No acabo de entender, al menos en este asunto, de dónde salen las teorías conspiratorias. Está claro que si planteas una versión que va siendo destruida manifiestamente por pruebas objetivas y científicas, eso no puede funcionar. Y eso que hablamos de funcionarios públicos independientes... Poner de acuerdo a los 40 o 50 que han intervenido me parece imposible. Por eso, para mí, la sentencia del TSXG sobre Diana demuestra que el sistema judicial funciona, y concretamente el tribunal de jurado. Aplicando la ley, se hace justicia a Diana.

-El juicio dejó varias imágenes. Una, de Abuín, sonriendo durante la reconstrucción del crimen...

-Aquel día, en A Pobra, nadie lo comentó, pero las caras de los presentes pudieron verse también durante la reproducción del vídeo en la vista: caras de asombro ante su frialdad. Pero no fue solo en una ocasión, hubo más.

-¿Otra evidencia de su falta de arrepentimiento?

-Yo ya lo tenía muy claro entonces, pero, ojo, más claro lo tenían, antes, las psicólogas del Imelga que lo examinaron. Abuín Gey es un hombre peligroso, y creo que todos sabemos que Tania, la chica de Boiro, volvió a nacer. De no ser por la lesión en el hombro de Abuín, que no le dejó cerrar el maletero, seguramente no lo podría contar. Corríamos el riesgo de encontrarnos ante un asesino en serie. Las conductas se repiten y perfeccionan, y Abuín Gey es un ejemplo.

-Supo detectar el seguimiento que la Guardia Civil al inicio de la investigación...

-Lo normal en cualquier ciudadano honrado...

-Dada su experiencia, más allá del caso Diana Quer, ¿existe en causas de tanta trascendencia un conflicto entre la presunción de inocencia y la libertad de prensa?

-No, y me explico: resulta tan constitucional un derecho como el otro. Nuestra Constitución legitima y refuerza la participación de los medios de comunicación en un proceso de relevancia pública, que genera interés informativo. Pero a su vez, la ley protege: primero al pretender que los jurados sean imparciales, y determina que el jurado sea el juez competente. En este caso, hay que recordarlo, se suspendió el juicio al no reunirse el número mínimo legal de candidatos porque la defensa, obviamente, haciendo su trabajo, y esto que quede muy claro, recusó hasta determinarse que algunos estaban contaminados. El fondo de la cuestión es que el jurado motivó exhaustivamente el veredicto por unanimidad y basándose en lo que vieron y oyeron en el juicio. ¡Solo en el juicio! Igualmente, adoptaron una actitud proactiva al proponer alternativas. No se conformaron con lo dicho por el magistrado en el objeto del veredicto o lo implementado por la defensa y la acusación particular.

«Abuín estuvo dentro de la nave con ella al menos una hora y 21 minutos: sobran las palabras»

Lo preguntó, mirando fijamente al jurado popular, una perita forense durante el juicio: «¿Creen que esta familia lo ha pasado mal por lo sucedido a Diana?». Ella misma respondió: «Es solo el principio, ahora tienen una causa por la que luchar, la sentencia. Pero cuando llegue, luego, se apagan las luces y solo hay soledad».

-Ya no por los Quer, en general y dada su experiencia, ¿hasta qué punto se pasa página de la tragedia al conocer la sentencia?

-Sinceramente, no se pasa.

-¿Ni con el tiempo?

-Creo que no... En este asunto, además, se dieron muchas circunstancias. Siempre que pasa algo así, no hay una sola víctima, eso seguro. Sí hay una víctima principal, Diana, y prefiero ni imaginar el sufrimiento de la niña. La Guardia Civil determinó que Abuín estuvo dentro de la nave a solas con ella al menos una hora y 21 minutos. Sobran las palabras. Los hechos, la forma de suceder, me consta que no se les va nunca de la cabeza. El problema es que en este caso concreto cada información reveladora iba siempre a peor, a peor.

-¿Al menos a convivir con ello?

-Eso sí. Podrás volver a sonreír, pero no serás el mismo. Yo no creo en esas nuevas normalidades, pero sí creo en las nuevas realidades, y para todas estas familias sí supone, al menos, adaptarse a esas nuevas realidades. Toda España ya sabe qué le pasó a Diana, pero una vez apagados los focos, ahora que se conoce la sentencia, lo peor está por llegar desde la soledad. Su familia podrá aprender a vivir con ello, pero no restablecerse. Ya se dijo, con muy buen criterio, en el juicio.

El Tribunal Superior no duda del móvil sexual del Chicle en el asesinato de Diana Quer

José Manuel Pan
Primer día del juicio por la muerte de Diana Quer. José Enrique Abuín Gey, El Chicle, único acusado del crimen
Primer día del juicio por la muerte de Diana Quer. José Enrique Abuín Gey, El Chicle, único acusado del crimen

Confirma la prisión permanente y dice que no se vulneró la presunción de inocencia

«No se trata de una condena arbitraria, ni se vulneran el principio acusatorio ni el derecho a la presunción de inocencia, pues los hechos se fijan sobre la base de la prueba indiciaria». Este es uno de los argumentos de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para rechazar el recurso de apelación presentado por José Enrique Abuín, el Chicle, contra la sentencia de la Sección Sexta de la Audiencia de A Coruña que lo condenó a la pena de prisión permanente revisable por el asesinato de Diana Quer. La sala, presidida por el magistrado Pablo Sande, echa así por tierra las tesis de la abogada de oficio del Chicle, Fernanda Álvarez, que alegó que a su defendido se le había negado la presunción de inocencia y se le había privado de un proceso, con jurado popular, justo. «No tuvo un juicio imparcial ni garantista, no tuvo un juicio limpio. Se le ha condenado sin pruebas, en base a suposiciones», sostuvo la letrada en la vista ante el Tribunal Superior el pasado 26 de mayo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El abogado de la familia Quer: «La sentencia del TSXG sobre Diana demuestra que el sistema funciona»