El Concello de Ferrol pagó el IBI del Pazo de Meirás hasta mediados de los años 70

El Estado lo reclama de cara al juicio que arrancará el día 6, y alega que se gestionó con dinero público

Desde que empezó la pandemia, el balcón de la torre principal del pazo de Meirás luce una bandera de España con un crespón negro
Desde que empezó la pandemia, el balcón de la torre principal del pazo de Meirás luce una bandera de España con un crespón negro

redacción / la voz

Todo está previsto para que el próximo 6 de julio comience en A Coruña el juicio en el que el Estado solicita la recuperación para el patrimonio público del pazo de Meirás, una propiedad que en la actualidad está en manos de la familia Franco. En la vista de la audiencia previa, celebrada el pasado mes de febrero, quedó claro que no hay acuerdo posible entre las partes. Hace ahora un año, el Estado presentó una demanda en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña en la que reclamaba la titularidad del pazo basándose, fundamentalmente, en que fue adquirido de forma fraudulenta por Francisco Franco y en que se gestionó con fondos y personal públicos. Se subraya que durante la dictadura, el edificio, también identificado como Torres de Meirás, tuvo un destino completamente oficial, ya que fue utilizado como residencia veraniega del jefe del Estado, fue sede de los consejos de ministros que se celebraban en agosto y acogió audiencias oficiales en sus dependencias.

En esa audiencia previa de febrero, los demandantes ya argumentaron que el pazo se mantenía con fondos públicos y que el Estado, por medio de la Casa Civil, era el que gestionaba el pazo como residencia oficial y que incluso varios ayuntamientos enviaban a Meirás jardineros, electricistas y otros equipos para el mantenimiento del pazo. En la audiencia, la Abogacía del Estado sorprendió con el dato de que el Ayuntamiento de Ferrol fue el que pagó, hasta mediados de los años setenta, el impuesto de contribución urbana del pazo de Meirás, una propiedad situada en el término municipal de Sada, a casi 50 kilómetros de Ferrol.

La demanda presentada por la Abogacía del Estado expone que la posesión del pazo de Meirás por parte de Francisco Franco y de sus herederos «se basa en un título, la compraventa de 1941, que es un texto simulado y completamente nulo, y cuya finalidad exclusiva era permitir, en el futuro, una posesión de Franco y sus herederos a título particular». En el escrito de los servicios jurídicos del Estado se argumenta que en marzo de 1938 se constituye la Junta pro Pazo del Caudillo, de la que formaban parte el gobernador civil y varios alcaldes de la provincia de A Coruña. Se crea para comprar un inmueble que sirviese de residencia de verano del jefe del Estado. El pazo de Meirás era entonces propiedad de la familia de Emilia Pardo Bazán. Según la demanda, Manuela Esteban Collantes, viuda del hijo de la escritora y heredera la propiedad, vendió el edificio y sus terrenos a la Junta pro Pazo por 406.346 pesetas. Esta escritura, que fue hallada ahora por la Abogacía del Estado, es clave en el proceso, porque tres años después se produjo una segunda venta sobre el mismo inmueble.

El 24 de mayo de 1941, Manuela Esteban Collantes vuelve a vender el pazo, pero en esta ocasión el comprador es el propio Francisco Franco, representado en la escritura por Pedro Barrié de la Maza, según la documentación en poder de los servicios jurídicos del Estado, que en la demanda consideran que en esa segunda venta «se genera artificiosamente la apariencia de que Francisco Franco adquiría ese inmueble por un precio de 85.000 pesetas». 

«Una simulación»

La conclusión es, por tanto, que el inmueble fue adquirido legalmente en 1938 por la Junta pro Pazo y que fue donado por esta a la Jefatura del Estado. Ante esos hechos, la demanda destaca que la pretensión de Franco y sus herederos de presentarse como propietarios a título particular «se basa en una simulación y en una ocultación de la realidad».

La defensa dice que es propiedad privada y que Franco pagaba los impuestos

La defensa de la familia Franco alega que el pazo de Meirás es una propiedad privada y niega que el mantenimiento se realizase con fondos públicos. En la audiencia previa de febrero, los abogados llegados desde Madrid argumentaron que era el propio Francisco Franco el que pagaba los impuestos y que incluso gestionaba una explotación agraria en terrenos del pazo. Además, aseguran que tras la muerte de Franco, el Estado se desentendió del pazo y que fueron los herederos los que poseyeron la finca y se encargaron de su mantenimiento.

Respecto a cómo se compró el pazo, los abogados del Estado señalan que en el juicio se podrá demostrar que los ciudadanos se vieron obligados participar en una suscripción popular que se sufragó con aportaciones «que no eran voluntarias, sino que tenían un carácter coaccionador». En la audiencia previa, el abogado de los Franco contestó que eso era irrelevante a efectos del litigio por la propiedad del pazo y que además era difícil de saber. «Suponemos que hubo gente que pagó de forma voluntaria y otra que se vio compelida a realizar esa aportación», le respondió a la jueza.

En el juicio están personados la Xunta, la Diputación de A Coruña y los ayuntamientos de A Coruña y de Sada. Las partes presentarán a siete testigos. Entre los tres que aportarán los Franco está Ramón Rodríguez Ares, alcalde de Sada entre 1979 y el 2007. «Él era amigo de la familia y conoce bien el pazo», dijo el abogado de la familia Franco, Luis Felipe Utrera-Molina.

Los Franco aportan pólizas de seguro para demostrar que el pazo de Meirás es suyo

José Manuel Pan
Pazo de Meirás
Pazo de Meirás

Presentan también declaraciones de la renta de Franco para contrarrestar la demanda presentada por la Abogacía del Estado para recuperar el inmueble

La familia Franco aportó una serie de documentación tras la demanda interpuesta por el Estado y a la que se adhirieron la Xunta y los ayuntamientos de A Coruña y Sada, en la que se reclama la propiedad del pazo de Meirás y que este se incorpore al patrimonio público. Los Franco quieren «hacer valer» que el inmueble es de su propiedad y para eso adjuntaron pólizas de seguro y declaraciones de la renta. En esa documentación se incluyen las declaraciones de la renta de Francisco Franco Bahamonde en las que se incluye el pazo de Meirás como propiedad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El Concello de Ferrol pagó el IBI del Pazo de Meirás hasta mediados de los años 70