En tres de cada cuatro crímenes machistas ocurridos en Galicia no había denuncias previas

Las mujeres de más de 65 años son las que menos acuden a la policía

Imagen de archivo de un acto reivindacativo contra la violencia machista celebrado en Santiago
Imagen de archivo de un acto reivindacativo contra la violencia machista celebrado en Santiago

REDACCIÓN / LA VOZ

El miedo es el gran aliado de quienes ejercen la violencia machista. La afectación psicológica que el maltrato provoca en las víctimas y el temor a una agresión aún mayor alientan el silencio de muchas mujeres e impiden que se pongan en marcha los mecanismos de protección. Así lo recoge el informe del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género que analiza los casos de las mil primeras víctimas mortales de la lacra machista desde que estos crímenes se contabilizan de manera específica (el año 2003).

De entre esa cifra terrible del millar de muertes por violencia de género, alcanzada en abril del 2019, 60 de ellas se produjeron en Galicia (a día de hoy esa cifra se ha elevado ya a 64). Y solo una de cada cuatro de esas víctimas mortales en territorio gallego (el 23,3 %) había presentado denuncia previa. La cifra es ligeramente peor que la del conjunto de España, donde el 26,1 % de las mujeres asesinadas habían denunciado.

Según el informe, en el ámbito nacional la edad media de las víctimas que habían presentado denuncia fue de 38,9 años. Son tres años menos que la edad media de todas las víctimas mortales (42,2 años). Y es que la interposición de denuncias es más habitual cuanto más joven es la mujer que sufre el maltrato. Así, entre las víctimas de más de 65 años, apenas una de cada diez (el 9,2 %) había denunciado su situación. Sin embargo, en el tramo de edad de 36 a 45 años, habían presentado denuncia casi una de cada tres asesinadas (el 32,8 %).

La maternidad, señala el documento del Observatorio, es uno de los factores que elevan el riesgo de un desenlace mortal: «El miedo a que el agresor haga daño a los hijos como venganza o represalia contra la madre frena a las mujeres a la hora de denunciar su situación», incide.

23 hijos menores asesinados

Una sola víctima mortal es ya demasiado. Pero en 38 de las agresiones machistas analizadas por el Observatorio, hubo más de una muerte y la violencia se extendió a allegados de la mujer a la que el agresor pretendía dañar. Así, junto a sus madres fueron asesinados 23 menores. También perdieron la vida cuatro hijos mayores de edad. Cuatro padres o madres de las víctimas de los feminicidios fueron asesinados junto a sus hijas, y en otra ocasión fue un hermano o hermana quien falleció en el estallido de violencia. Además, hasta seis veces el agresor se ensañó también con la nueva pareja de su víctima. Otras seis víctimas mortales del entorno de las agredidas elevan a 44 el número de personas cercanas a las víctimas asesinadas en agresiones machistas con múltiples fallecidos.

765 menores huérfanos

De entre las mujeres cuyas vidas han sido segadas por la violencia de género en España, casi la mitad (el 49 %) tenían hijos o hijas menores. Sus asesinatos dejaron huérfanos a 765 niños, niñas y adolescentes. De ellos, 499 sufren además el dolor añadido de saber que fue su propio padre quien mató a su madre. En el resto de los casos, los hijos de las víctimas eran fruto de relaciones anteriores o posteriores a la mantenida con su agresor.

Sumando a los mayores de edad, son 1.494 los hijos que perdieron a sus madres en un asesinato por violencia de género.

016 - Las llamadas a este teléfono son gratuitas y no quedan registradas en la factura

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

En tres de cada cuatro crímenes machistas ocurridos en Galicia no había denuncias previas