¿Por qué se acaban los trenes nocturnos?

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El tren hotel de Barcelona en la estación de Lugo
El tren hotel de Barcelona en la estación de Lugo OSCAR CELA

Los convoyes hotel desaparecen con la mejora progresiva de los tiempos diurnos

15 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Es fácil hacerse una composición de lugar si se tiene en cuenta que son las comunidades periféricas del oeste, Galicia y Extremadura, las más maltratadas históricamente por la calidad del servicio ferroviario, las únicas que conservan los servicios nocturnos. Galicia cuenta con tres relaciones: el que une Ferrol con Madrid y A Coruña/Pontevedra con la capital. Y el que conecta A Coruña y Vigo con Barcelona. A Extremadura le daba servicio indirecto el Lusitania, la única frecuencia nocturna internacional que ha sobrevivido a la extensión de la alta velocidad. En esta misma categoría entraría el Surexpreso, que une Lisboa con la frontera francesa en Hendaya, pero está operado por Comboios de Portugal con material alquilado a Renfe. Los trenes hotel estaban pensados para trayectos diurnos que superaban las seis horas de viaje y que permitían a sus usuarios estar a primera hora de la mañana en su lugar de destino. El perfil de sus viajeros suele ser el de personas que nunca utilizan el avión, ni siquiera para viajes de negocios, y de forma muy limitada el vehículo privado.

¿Qué trenes nocturnos desaparecieron en los últimos años?

Prácticamente todas las ciudades que estaban conectadas por trenes hotel los perdieron a medida que avanzaban las conexiones de alta velocidad. Muchas de estas frecuencias nocturnas unían el país de punta a punta, como el Alhambra (Barcelona-Granada) el Antonio Machado (Barcelona-Cádiz), o los que enlazaban Cataluña con Asturias y Madrid. En las conexiones internacionales los últimos en desaparecer fueron los que unían Madrid y Barcelona con París, en el 2013, sustituidos por una conexión más moderna de alta velocidad.

¿Influye el parón de movilidad del coronavirus?

Renfe no esconde que la decisión de que los trenes hotel ya no vuelvan a circular cuando se recupere la movilidad ferroviaria se debe a la situación de números rojos en la que la ha puesto la crisis sanitaria y el estado de alarma, que solo en el primer trimestre le supuso un 17,7 % de descenso en los ingresos, pero que en los meses siguientes, por lógica, fue aún peor, pues la crisis sanitaria solo afectó a la segunda mitad del mes de marzo. Aunque la compañía no ha decidido eliminarlos de forma tajante, en la desescalada ferroviaria se priorizarán las conexiones más rentables y se dejará para el final las que ocasionan más perdidas y no cuentan con las ayudas estatales de las obligaciones de servicio público, orientadas principalmente a relaciones de media distancia. Aunque se puede dejar una puerta abierta a recuperar los trenes hotel, especialmente el de Barcelona, nadie oculta que el fin de estos convoyes está próximo y que la crisis del coronavirus no ha hecho más que acelerarlo. La operadora pública pierde unos 20 millones cada año por estos servicios.