La retirada de un pilar en la lucha contra el narcotráfico en Galicia

El agente Carlos formó parte del primer grupo policial llegado en 1989 de Madrid para investigar lo que acabó siendo la operación Nécora; ahora se jubila tras 43 años de servicio y decenas de narcotraficantes encarcelados

Furgones policiales en 1994 en el pazo de Baión (Vilanova), incautado a Laureano Oubiña
Furgones policiales en 1994 en el pazo de Baión (Vilanova), incautado a Laureano Oubiña

VIGO / LA VOZ

Deja el Cuerpo Nacional de Policía con la misma discreción con la que ejerció durante 43 años. Ayer entregó el uniforme, placa y arma en la comisaría que lo recibió en octubre de 1989, en Pontevedra. Integraba el primer equipo desplazado a Galicia, desde Madrid, por la Brigada Central de Estupefacientes (BCE) en el marco del un plan especial antidroga del Gobierno civil de Pontevedra. Había que poner coto al desmadre que campaba en planeadoras por las Rías Baixas. Eran cuatro agentes y llegaron en calidad de agregados de la BCE. Él ha sido el último en retirarse tras cuatro décadas en la pomada de la cousa nosa. Se llama Carlos y ni sus apellidos ni su foto se conocerán para preservar su identidad, por razones de seguridad.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La retirada de un pilar en la lucha contra el narcotráfico en Galicia