En Marea y Galicia en Común abren un nuevo frente por su representatividad ante las elecciones de julio

Ante los debates y presencia en medios públicos, los primeros se reivindican como segunda fuerza por los resultados del 2016, mientras Podemos y sus socios evitan hablar de esa formación y dicen que los partidos sin representación no deben participar en esos encuentros

Pancho Casal (En Marea) y Antón Gómez-Reino (Galicia en Común)
Pancho Casal (En Marea) y Antón Gómez-Reino (Galicia en Común)

Santiago

La posición del PPdeG en el orden de representación de la política gallega es la única indiscutible a 47 días de las elecciones. Al margen de la primera fuerza, ninguna otra coincide con el resto a la hora de atribuirse una posición (segundo, tercer lugar...) que tiene su importancia en la organización de las elecciones. La reconsideración de En Marea de presentarse a los comicios del 12 de julio —no había confeccionado listas para el 5 de abril— hace supurar una herida que se abrió con la ruptura de la que fue segunda fuerza en votos en el 2016 y que se cerró en falso hace un año en el Parlamento, con un acuerdo para encajar a los diez escindidos inicialmente bajo la denominación Común da Esquerda;y a los otro cuatro diputados, liderados por Luís Villares (que fue candidato hace cuatro años) integrados en el Grupo Mixto, pero que resistieron con la marca y el partido.

Para Pancho Casal, portavoz de En Marea, la formación no tiene «nada que disputar» con Galicia en Común-Anova-Mareas, heredera del grupo parlamentario Común da Esquerda, y apela a una ley electoral «moi clara» en la que, a su juicio, queda evidenciado que los espacios electorales y políticos le corresponden a En Marea. Y por ello reivindicarán su presencia en los debates políticos en medios públicos, y especialmente en los que se puedan desarrollar en la Televisión de Galicia, ya sea de líderes o de candidatos sectoriales o territoriales. Casal ha tratado de ser realista al reconocer que su partido no va a ganar estas elecciones, pero ha señalado que presentar candidato es un «convencionalismo» que cumplirán para facilitar los debates electorales y una portavocía.

¿Y qué más esta en juego en esa reivindicación? La ley electoral dice que la distribución de los espacios electorales gratuitos en los medios públicos se hace en función del número total de votos obtenidos por cada partido, federación o coalición en las anteriores elecciones al Parlamento de Galicia. La diferencia es notable, porque una formación que no se hubiera presentado hace cuatro años tiene un total de 10 minutos compartidos con el resto de contrincantes en su misma situación; en esa situación estarían Galicia en Común, Ciudadanos y Vox, por ejemplo. En cambio, En Marea, que obtuvo el 19 % de los votos, tendría 45 minutos en solitario.

El líder de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, eludió este lunes valorar el regreso de En Marea —«respecto a decisión, non teño nada que dicir doutras forzas»— pero sin embargo sí marcó sus reglas del juego para los debates políticos. Quiere el mayor número de citas posibles, incluso «temáticas», y mostró sus preferencias por acotar la representación a las formaciones con diputados en la legislatura recién finalizada para no dar «unha foto artificial da política que non beneficia a ninguén», un comentario con el que parecía referirse a Vox, pero que afectaría también a Ciudadanos, pero que le puede venir de vuelta en función de lo que vaya decidiendo la junta electoral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

En Marea y Galicia en Común abren un nuevo frente por su representatividad ante las elecciones de julio