Galicia alojó a víctimas de violencia machista en hoteles durante el confinamiento

Junto a otras cuatro comunidades utilizó esta fórmula para evitar el contacto con el maltratador

La ministra Irene Montero, durante su comparecencia esta tarde en el Congreso
La ministra Irene Montero, durante su comparecencia esta tarde en el Congreso Efe

Madrid

Extremadura, Cantabria, Castilla-La Mancha, Murcia y Galicia han optado por alojar a víctimas de violencia de género o de trata con fines de explotación sexual en hoteles durante el estado de alarma por la crisis del coronavirus. La ministra de Igualdad, Irene Montero, lo ha explicado este lunes en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género del Congreso de los Diputados.

Montero ha indicado que el Ministerio aún no dispone del reporte completo del uso de alojamientos turísticos para albergar a mujeres víctimas de violencia de género o de trata con fines de explotación sexual, una medida excepcional recogida en el real decreto para reforzar la protección de las víctimas durante el confinamiento. Pero sí ha podido avanzar que Extremadura, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia han hecho uso de este recurso.

«Las situaciones de riesgo para muchas mujeres se siguen produciendo y se producen con mayor intensidad, y precisamente por ello debíamos reforzar, como hicimos, los servicios y formas de ayuda a las mujeres víctimas de violencias machistas para conseguir llegar a ellas a pesar de todas las dificultades que esta situación impone», ha dicho. 

Las denuncias por violencia familiar repuntan tras casi un mes con la población confinada

m. v.

La Guardia Civil ha arrestado a quince personas por estos hechos dede el pasado 14 de marzo

El estado de alarma ha cambiado los modos de vida de los ourensanos. La obligación de permanecer en casa ha obligado a establecer modificaciones en las rutinas y tener que estar veinticuatro horas conviviendo bajo el mismo techo con la familia provoca en algunos casos situaciones de tensión que terminan en enfrentamientos o agresiones. Salir de casa para coger aire y dar un paseo ya no es una opción y tras cuatro semanas de confinamiento, las autoridades comienzan a detectar un incremento en el número de denuncias por violencia familiar. Y aunque sigue habiendo agresiones de hombres hacia sus esposas, el maltrato familiar más habitual, también se están detectando en los últimos días episodios violentos entre hermanos, de mujeres a esposos y de padres a hijos, que se relacionan con esa situación de encierro que ha obligado a las familias a convivir.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Galicia alojó a víctimas de violencia machista en hoteles durante el confinamiento