Ni el estado de alarma puede con los excesos de velocidad

La detención de un conductor por circular a 234 kilómetros por la A-6 amplía la lista de infracciones

ANTENA EN EL FRONTAL Este es uno de los coches rotulados que llevan radar. Externamente se diferencia por la antena en el frontal, que es la que detecta la velocidad y envía la señal para que se haga la foto
ANTENA EN EL FRONTAL Este es uno de los coches rotulados que llevan radar. Externamente se diferencia por la antena en el frontal, que es la que detecta la velocidad y envía la señal para que se haga la foto

redacción / la voz

La detención del conductor que circulaba a 234 kilómetros por hora en la A-6, a la altura del municipio de Guitiriz (Lugo), el pasado sábado, suma un nuevo caso de infracción por exceso de velocidad en las carreteras gallegas, tanto convencionales como en autopistas y autovías en lo que va de año. La Dirección General de la Guardia Civil de Tráfico (DGT) tramitó miles de denuncias por sobrepasar los límites de velocidad establecidos en la comunidad gallega el año pasado, solo en el primer tramo de ese año se contabilizaron cerca de ochenta mil y en este 2020 la tendencia iba también en aumento, solo paralizada por el obligado confinamiento de la población a causa del covid-19.

Pero reanudada la movilidad, las infracciones de tráfico han vuelto a las carreteras. El helicóptero de la DGT, que efectuaba labores de vigilancia, detectaba el vehículo que sobrepasaba con creces los límites establecidos. Además de la sanción económica, el conductor del Audi, puede enfrentarse a penas por el delito contra la seguridad vial.

Este tipo de conductas vuelven a demostrar la percepción que mantienen las autoridades de tráfico de que cada vez se conduce más rápido. Los datos corroboran esta advertencia, tanto por el número de siniestros con resultado de muerte que se produjeron en Galicia por circular a velocidad excesiva, como por las actas levantadas que certifican haber sobrepasado los límites legales en la conducción.

Algunos de los casos más significativos detectados por los agentes de Tráfico se produjeron hasta marzo. El del sábado no batió el récord en el velocímetro de su automóvil. Hubo precedentes de sanción por circular hasta 280 kilómetros en autopistas. Entre los casos más recientes, el pasado enero, cuando un conductor fue interceptado por circular a 229 kilómetros por hora en la A-6, a la altura de O Corgo pilotando un automóvil de alta gama, un Porche Panamera. Lo hacía apenas dos días después de que los agentes levantasen acta a dos turismos que en apenas hora y media el radar les delataba por conducir por encima de los 100 kilómetros hora permitidos en las vías convencionales por las que transitaban.

Por la espectacularidad de la detención, en enero también un helicóptero de la DGT aterrizó en una rotonda de la AP-9, cerca de Ames, para detener a un hombre de nacionalidad portuguesa pilotando su vehículo a 210 kilómetros. Ya con el confinamiento a las puertas, en Bueu la policía dio el alto a un conductor por exceso de velocidad cuando iba a una vista oral por circular sin carné.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni el estado de alarma puede con los excesos de velocidad