Las familias denuncian un problema de conciliación con el cierre definitivo de los colegios

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Una trabajadora del servicio de limpieza desinfecta un colegio tras la apertura estos días para tareas administrativas
Una trabajadora del servicio de limpieza desinfecta un colegio tras la apertura estos días para tareas administrativas Manuel Bruque

«Se expropia la economía doméstica para resolver un problema de organización de la Administración», lamentan

17 may 2020 . Actualizado a las 20:40 h.

El cierre de las aulas gallegas hasta el próximo curso para todos aquellos alumnos que no terminen FP (media y superior) y bachillerato, ha sido recibido con diferente ánimo en la comunidad educativa.

Las más preocupadas son las familias, que deben afrontar ahora la organización de la desescalada laboral sin el apoyo de los colegios. Rogelio Carballo, presidente de Confapa (Ceapa en Galicia), lo explica: «Es evidente que el problema sanitario no está resuelto, pero se está haciendo una expropiación de la economía familiar para resolver un problema social, laboral y de organización de la Administración». El pontevedrés se pregunta: «¿Qué medida de conciliación resuelve que un padre no tenga que renunciar a su salario por reducción de jornada o deje de trabajar para conciliar y atender a sus hijos?». Y eso que Confapa es compresiva con la situación actual «a pesar de la incalculable merma de la calidad educativa que recibimos, injustificable de ninguna manera y bajo ningún parámetro de análisis, salvo por el de la incapacidad de la Administración para adaptarse a las circunstancias, como sí lo han hecho la educación privada y concertada».

La otra organización familiar gallega de la escuela pública, Anpas Galegas, se alegra primero de que «impere a cordura ao non abrir os centros de infantil e primaria», pero lamenta que la consellería no tome la «iniciativa, e fíe todo á dirección do Goberno central». El presidente de la entidad, Fernando Lacaci, exige soluciones: «Esiximos urxentemente a elaboración dun protocolo sanitario, e se Madrid non o fai hoxe mesmo terá que facelo a Xunta, que clarifique as obrigas de todas as entidades, de calquera tipo, que queiran organizar actividades con presenza de menores de 12 anos», y también que se aclare cuanto antes «a situación das escolas 0-3, aínda que non dependan de Educación».