El Gobierno permite a Feijoo decidir la fecha electoral durante el estado de alarma

Cambia el decreto original para dejar vía libre a los presidentes de Galicia y País Vasco

Feijoo, en su última comparecencia en el Parlamento el miércoles, sigue teniendo intacta su prerrogativa para convocar elecciones
Feijoo, en su última comparecencia en el Parlamento el miércoles, sigue teniendo intacta su prerrogativa para convocar elecciones

redacción / la voz

«La vigencia del estado de alarma no supondrá obstáculo alguno al desenvolvimiento y realización de las actuaciones electorales precisas para el desarrollo de elecciones convocadas a Parlamentos de comunidades autónomas». Este breve artículo que reforma el primer real decreto sobre el estado de alarma, publicado el pasado 14 de marzo, deja las manos libres a los presidentes de Galicia y el País Vasco para tomar las decisiones que consideren oportunas para el desarrollo de los procesos electorales autonómicos. Esta reforma del decreto original permitiría tomar estas decisiones aunque se vuelva a prorrogar de nuevo el estado de alarma, cuyo nuevo período de 15 días expira el próximo 24 de mayo.

Tanto Alberto Núñez Feijoo como Íñigo Urkullu tendrán por tanto intactas sus prerrogativas exclusivas para fijar la fecha electoral, una capacidad que incluso en esta situación sigue estando vigente, de acuerdo con el informe de la Junta Electoral que fue emitido cuando se suspendieron los comicios del 5 de abril. Ambos tendrán que escuchar al resto de los partidos políticos, en los foros habilitados tras la suspensión, pero eso no significa que estén obligados a consensuar con ellos la fecha definitiva de las elecciones, que en principio deberán seguir la hoja de ruta prevista en los respectivos estatutos de autonomía, aunque se puedan llegar a acuerdos sobre, por ejemplo, una campaña electoral más corta dadas las actuales circunstancias de excepcionalidad.

Feijoo estaría por tanto desde hoy habilitado para fijar la convocatoria electoral, aunque no la disolución del Parlamento, pues la Cámara gallega está en esta situación desde el pasado 11 de febrero. Desde el momento en que se produzca esta decisión pasarán 54 días hasta la cita electoral.

Tampoco está claro si esta vez Galicia y el País Vasco irán juntos a la cita electoral como en las anteriores convocatorias desde el 2009. Urkullu ha enseñado claramente sus cartas y ha mostrado su preferencia por la segunda quincena de julio, al considerar que en otoño puede haber un riesgo de rebrote de la epidemia, según apuntan la mayoría de los expertos. Esto abocaría a las dos comunidades a una situación compleja si se ven obligados a suspender de nuevo un proceso electoral con los parlamentos disueltos. Los nacionalistas vascos creen que es mejor asegurarse el escenario político a medio plazo celebrando las elecciones de forma inédita en verano para tener el Gobierno y el Parlamento constituidos antes del final del período estival, con el objetivo de hacer frente a la dura crisis económica y social que se avecina. En este contexto podría servir la fecha que marca los cuatro años desde las elecciones celebradas en ambas comunidades el 25 de septiembre del 2016, que en este caso sería el domingo 27. La ley fija el 25 de octubre como límite para la celebración de los comicios, pero parece que ese mes habría un mayor riesgo de que hubiera repuntes de contagios. La decisión de adelantarlas a la segunda quincena de julio despejaría dudas sobre la influencia de la situación sanitaria, pero también haría aflorar inquietudes sobre la participación de los electores en un mes donde muchos ciudadanos disfrutan de sus vacaciones.

Feijoo, al contrario que Urkullu, no ha sido explícito con sus preferencias, que siempre ha vinculado a la evolución de la epidemia del covid-19 en Galicia. Ni siquiera en su segunda comparecencia ante la Diputación Permanente esta semana sirvió para arrojar luz sobre este asunto, aunque el presidente gallego sí dejó claro que está preocupado con la posibilidad de que haya un rebrote de contagios, en línea con lo expresado por el lendakari. Pero hasta el momento el líder del PPdeG solo ha dejado caer que la fecha de las elecciones debe decidirse en un contexto de «certidumbre sanitaria» y que, en estos momentos, el escenario electoral «non está na axenda». Aunque admitió que es preciso «despexar a incógnita» sobre qué quincena es más propicia para las elecciones. Es posible que en los próximos días haya conversaciones entre ambos mandatarios para ver si es posible una convocatoria electoral conjunta, como ha sucedido en las últimas tres citas electorales.

La «cláusula PNV» que permite a Feijoo convocar elecciones en julio

Rubén Santamarta
Feijoo y Urkullu, en una reunión a mediados del 2016
Feijoo y Urkullu, en una reunión a mediados del 2016 Efe

Los nacionalistas vascos apoyan prorrogar el estado de alarma a cambio de que el Gobierno no ponga «obstáculo alguno» a la realización de comicios. Urkullu quiere celebrarlas en verano

El acuerdo entre el Gobierno y el PNV para que este apoye una nueva prórroga del estado de alarma incluye una disposición que pone en bandeja a Feijoo la convocatoria de comicios en julio, si es que finalmente opta por esa fecha en lugar de septiembre-octubre. «La vigencia del estado de alarma no supondrá obstáculo alguno al desenvolvimiento y realización de las actuaciones electorales precisas para el desarrollo de elecciones convocadas a Parlamentos de comunidades autónomas», dice esa cláusula. Hablando en plural, solo se puede referir al País Vasco y Galicia, que tienen obligatoriamente que celebrar comicios antes de acabar el mes de octubre. También valdría para Cataluña, en tanto que el presidente Torra anunció antes de la pandemia que su intención era aprobar sus cuentas para este 2020 -algo que ya ha hecho- y liquidar la legislatura. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Gobierno permite a Feijoo decidir la fecha electoral durante el estado de alarma