El doble atasco de la Justicia: de la resaca de la huelga al covid-19

Los juzgados encaran la desescalada con unos profesionales que piden medidas para evitar la saturación


redacción / la voz

«En muchas jurisdicciones no nos habíamos recuperado de la huelga y ahora nos viene este problema que va a ser peor». La frase es de Félix Mondelo, decano del Colegio de Abogados de Lugo, que teme el colapso judicial que puede provocar la paralización a la que ha obligado la pandemia porque, además, en el caso gallego, cae sobre una administración de Justicia todavía convaleciente de la huelga que hace dos años vació los juzgados durante meses. Desde que el 14 de marzo se decretó el estado de alarma solo se tramitan los procedimientos considerados esenciales, y al retraso que esto genera se sumará, creen los profesionales, una próxima avalancha de casos derivados de los ERTE o de procedimientos matrimoniales o de custodia. Por eso Mondelo pide medidas que permitan agilizar los procesos y que se eliminen los procesos superfluos.

Como él, otros profesionales de la Justicia apuestan por tomar decisiones que permitan dar mayor agilidad. El Colegio de Procuradores de Vigo, por ejemplo, ha elaborado un manifiesto en el que plantea algunas propuestas encaminadas a aliviar la carga judicial. Una de ellas es la creación de la figura del procurador ejecutivo, que podría asumir determinadas funciones que ahora no tiene este colectivo y que, aseguran, «doblaría la capacidad de gestión de la administración de Justicia».

Hace una semana, el Gobierno aprobaba un decreto de medidas judiciales en el que se incluyen medidas como la de potenciar los procedimientos telemáticos o declarar hábil el mes de agosto. Sobre este último punto son escépticos los profesionales. Ignacio González, portavoz de Jueces para la Democracia, considera que, aunque ese decreto incluye «medidas razonables y muchas de ellas imprescindibles», también puede tener puntos discutibles, y uno de ellos es, dice, el de considerar agosto como hábil. De la misma opinión es Félix Mondelo, quien ve «difícil» que se celebren juicios durante ese mes: «Hay que hacer coincidir a juez, fiscales y abogados, pero también a peritos y testigos», expone.

El decano de los abogados de Lugo también desconfía del éxito de los procedimientos telemáticos. «Va a ser imposible por medios técnicos», dice, y explica que, aunque la dotación tecnológica en el ámbito judicial pueda llegar a ser la adecuada, en los procesos judiciales hay personas ajenas involucradas que en muchos casos pueden no disponer de esos medios. Pueden darse, apunta, «dificultades de garantía» a la hora de tomar declaración a testigos o a peritos. Por eso cree que los sistemas telemáticos solo contribuirán «a sacar trabajo burocrático». Xunta y TSXG elaboran, precisamente, un protocolo sobre los procesos telemáticos.

Pero la desescalada de la Justicia conllevará también un mayor trabajo presencial. Para asumirlo, los sindicatos piden más medios de protección. Desde Alternativas na Xustiza-CUT, denuncian que «no hay garantías de material suficiente» y piden equipos de protección, mascarillas, pantallas faciales y mamparas, así como la realización de pruebas PCR a los funcionarios que vuelvan al trabajo.

Desde el Tribunal Superior de Xustiza informaban ayer de que durante el estado de alarma se notificaron más de 8.000 resoluciones que finalizaban casos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El doble atasco de la Justicia: de la resaca de la huelga al covid-19