Acuerdo de todos los partidos para que Feijoo comparezca dos veces al mes en el Parlamento

Los grupos pactan el funcionamiento de la disuelta Cámara gallega, con funciones muy limitadas y a la espera de la convocatoria electoral

Pleno del Parlamento de Galicia en una imagen de archivo
Pleno del Parlamento de Galicia en una imagen de archivo

redacción

Los grupos políticos con representación en el Parlamento de Galicia han pactado este lunes que el presidente de la Xunta tenga que comparecer dos veces al mes ante la Diputación Permanente, que se reunirá semanalmente con un orden del día en el que figurará, como mínimo, la presencia de un conselleiro y hasta nueve preguntas orales formuladas de los grupos, pero con funciones limitadas: no podrán tramitar iniciativas de impulso como proposiciones no de ley y mociones.

Así figura en el acuerdo de funcionamiento de la Diputación Permanente pactado por los grupos parlamentarios -PPdeG, PSdeG, Común da Esquerda, BNG y En Marea- y que ha sido registrado esta tarde. De este modo, mientras permanezcan activadas las situaciones de estado de alarma (que depende del Gobierno central y el Congreso) y de emergencia sanitaria (decretada por la Xunta), el órgano interino que rige la Cámara desde su disolución a mediados de febrero por la convocatoria de elecciones se reunirá cada semana durante el tiempo que marca el período ordinario de sesiones. Se desconoce aún cuando podrá operará al 100 % porque ni están convocadas las elecciones gallegas tras suspenderse las del 5 de abril. 

Feijoo acudirá a la Diputación Permanente dos veces al mes en semanas alternas para informar «sobre la situación derivada de la pandemia del covid-19 y las previsiones de la Xunta al respecto», según figura en la propuesta pactada por los grupos.

Galicia y el País Vasco, así funcionan los dos parlamentos disueltos

Domingos Sampedro

En ambos territorios, la oposición censura la limitación a su labor de control al Gobierno. Feijoo compareció una vez y Urkullu, otra. En el caso gallego, también rindieron cuentas hasta seis conselleiros; y en el vasco, ninguno

El País Vasco y Galicia están viviendo una situación política excepcional desde que el pasado febrero disolvieron sus respectivos parlamentos autonómicos para celebrar unas elecciones que se han quedado sin fecha debido a la pandemia del coronavirus. El poder legislativo de ambas comunidades está paralizado: no se pueden debatir ni tramitar leyes, y los grupos de la oposición de quejan en ambos casos al tener limitadas sus capacidad de control al Gobierno.

La oposición gallega elevó este mismo martes una queja formal conjunta a la Mesa de la Diputación Permanente para reclamar que se tramiten las peticiones de comparecencia solicitadas, pues entienden que desde la mayoría que representa el PP se están boicoteando sus peticiones. Al otro lado del Cantábrico, Elkarrekin Podemos y el PP, que son oposición al Gobierno vasco -formado por el PNV y el PSE-PSOE-, acumulan ya cuatro quejas por motivos similares. En ambas comunidades, la oposición demanda que se rebasen las restricciones legales que impone el reglamento y se puedan tramitar iniciativas como si los parlamentos no estuvieran en realidad disueltos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Acuerdo de todos los partidos para que Feijoo comparezca dos veces al mes en el Parlamento