El segundo macroalijo de cocaína del año en Galicia procedía de Panamá y fue transferido en el Caribe

GALICIA

Vivienda de Juan Carlos Santórum, que huyó al conocer la operación policial
Vivienda de Juan Carlos Santórum, que huyó al conocer la operación policial MONICA IRAGO

El buque que transportaba cuatro toneladas hacia Galicia utilizó una ruta comercial entre Sudamérica y Europa.La operación suma 28 detenciones, pero el presunto cerebro logró huir en el último momento

05 jul 2020 . Actualizado a las 21:49 h.

El 2019 se despidió con el estrepitoso episodio del narcosubmarino que emergió en la ría de Aldán con tres toneladas de cocaína en las tripas. Las fuerzas de seguridad redondeaban, así, un año de récord por lo que respecta a la lucha contra el tráfico de sustancias estupefacientes. El balance, quince toneladas de polvo blanco incautadas, con el denominador común de Galicia en alguno de los pasos del intento por colocar la mercancía en el mercado europeo. De seguir así las cosas, el 2020 destrozará aquella marca. Solo en el mes y medio transcurrido desde la implantación del estado de alarma para tratar de frenar el coronavirus se ha incautado la mitad de aquel volumen: 7.700 kilogramos de fariña entre las dos planeadoras perseguidas a la antigua usanza entre las bateas de la ría de Arousa, el 28 de marzo, y los cuatro mil kilos que el domingo fueron interceptados en el Atlántico, cuando se dirigían a las Rías Baixas para ser descargados de una forma similar, al estilo de la vieja escuela.

La operación ya tiene nombre. Se llama Donkey y corre a cargo del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) y los Grupos de Respuesta contra el Crimen Organizado (Greco) del Cuerpo Nacional de Policía, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo, adonde hoy llega este segundo macroalijo del confinamiento. El buque que transportaba la mercancía navegaba bajo la bandera de Togo y fue interceptado en el Atlántico por la Armada mientras recorría una de las rutas comerciales que comunican Sudamérica y Europa. A bordo, quince tripulantes, detenidos. De la cocaína se iba a hacer cargo una de las organizaciones de transporte por planeadoras más importantes de las Rías Baixas, lo que equivale a colocarla en lo más alto del podio europeo. Y hay otro detalle sustancioso: la droga procedía de algún punto de la costa panameña y habría sido transferida en el Caribe por una embarcación menor.

La operación en tierra se tradujo en una secuencia de registros que peinaron diferentes puntos de O Salnés hasta completar 28 detenciones. Entre ellas, la de Braulio Vázquez, a quien se le supone un papel preponderante en el guion preparado para que esas cuatro toneladas de cocaína hubiesen alcanzado Galicia. Una de las naves que presumiblemente escondían las planeadoras -al menos dos de ellas han sido intervenidas- se halla en las inmediaciones de la playa de A Lavaxeira, en O Grove. Fue en este municipio donde cayó Yamandú Reboiras, que tuvo sus problemas hace unos treinta años con el tabaco y el hachís, pero parecía haber abandonado la vida en el filo de la ley para consagrarse al mundo de las motos. Presidió, de hecho, el club Sentolos, desde el que ganó relativa notoriedad hace unos años, al levantar ampollas con los carteles de aroma inequívocamente sexista con los que promocionaba sus concentraciones. Su relación con esta trama también está por determinar.