El segundo macroalijo de cocaína con destino a Galicia desencadena 28 detenciones

Javier Romero Doniz
Javier Romero VILAGARCÍA / LA VOZ

GALICIA

Ramón Leiro

Juan Carlos Santórum, uno de los supuestos cerebros de la red que trataba de introducir cuatro toneladas, se fugó antes de ser detenido. El buque con la droga y sus quince tripulantes llega este martes a Vigo

28 abr 2020 . Actualizado a las 00:37 h.

Aunque el estado de alarma ha trastocado muchas cosas, no se ha detenido ni el tráfico de drogas ni la lucha policial contra él. En estos momentos, el GRECO Galicia de la Policía Nacional y el Servicio de Vigilancia Aduanera trabajan juntos en una operación, denominada Donkey y coordinada por el juzgado número 3 de Vigo, que ya ha dado como resultado la incautación de 4.000 kilos de cocaína en un mercante y la detención de 28 personas, quince de ellas a bordo del buque y el resto en tierra. El barco navegaba bajo bandera de Togo.

El abordaje se hizo desde una embarcación de la Armada con funcionarios de ambos cuerpos y los presuntos responsables de organizar la descarga serían actores de peso en el escenario actual del narcotráfico patrio y con un pasado cargado de antecedentes por los mismos hechos. Uno de ellos responde al nombre de Juan Carlos Santórum, un lanchero reconvertido a empresario del negocio con los contactos necesarios para hacer grandes descargas y que se dio a la fuga poco antes de ser detenido, por lo que aún sigue en busca y captura. Escapó de forma precipitada y con el tiempo justo para esquivar el control policial, lo que unido a su amplia red de contactos hace posible cualquier posibilidad.

El otro investigado de importante, y ya detenido, es Braulio Vázquez, nacido en 1981 en Vilanova. El suyo es un caso de precocidad pasmosa. Este talentoso lanchero mantuvo relación profesional con Santórum, incluso compartió con él una huida a Madeira en planeadora en el 2014. Su caída, a mediados de enero del 2019 a manos de UDYCO Pontevedra, fue sonada más por el calado del arrestado que por el grupo desmantelado (acusado de transportar kilos de coca en coches con zulos a Cataluña). Un mirlo blanco que, todo indica, acabará condenado por estos hechos. Estuvo en prisión provisional acusado de tráfico de drogas y de pertenencia a grupo criminal. También se le atribuye capacidad para trabajos de mayor calado como este, por lo que ha sido detenido. Junto a él figuran cinco investigados más, todos detenidos también, que pasarán a disposición judicial esta semana. La operación se realizó en alta mar y la embarcación llegará a puerto el martes, ya en Vigo, para la descarga de los fardos. «Aunque dependerá del tiempo y la navegación».